Industrias Diana entre el Capitalismo de Estado y el Socialismo Comunitario

Las crisis a veces son buenas para rectificar y debatir soluciones verdaderas, que al final hacen cambiar el panorama para bien. Esta coyuntura que hoy se presenta en Industrias Diana, debe hacer reflexionar a los entes políticos, llámense ministerios, ministros, gobierno etc. Para que de una vez por toda realicen el salto cualitativo de tener una empresa en vía a la consecución de lograr por lo menos en un sector específico una empresa meramente Socialista Comunitaria.

Una verdadera Revolución Socialista no puede tener su basamento solo en decretos. Una empresa no se hace socialista simplemente porque la denominen así. Es internamente donde debe existir la transformación, es decir pasar de la vieja estructura capitalista al nuevo orden social.

Hay que estar claros. El Presidente Chávez realizo una Revolución Política, su accionar en 14 años de revolución fue colocar los cimientos políticos fundamentales donde el estado revolucionario debe erigirse. La nueva etapa evolutiva de la Revolución Bolivariana debe ir hacia los cambios estructurales de la economía. Que no se caiga en el error histórico, donde las revoluciones cambiaban la estructura militar e ideológica, sin modificar la estructura económica, ojo pelao.

Sabemos que es difícil, crear una economía popular y solidaria, en un sistema globalizado neoliberal. Enfrentar al capitalismo no es cosa fácil, pero Industrias Diana parece ser que lo ha logrado, desde dentro de su fábrica. Muchos eruditos exclaman que el “socialismo no puede ser construido con la armas melladas del capitalismo”. Nosotros decimos, que el capitalismo puede ser nuestro aliado en la conformación de los caminos en vía al Socialismo del SXXI. O es que acaso quien ha contribuido en la formación de los trabajadores. Quien ha organizado los modos de producción en donde se fabrican los bienes para satisfacer necesidades. Creemos que Marx tenía razón al decir: “Que el próximo sistema (socialismo) brotaría del seno del capitalismo”. Allí el barbudo fue muy enfático.

Industrias Diana se enfrenta en un dilema, seguir bajo la potestad de un ministerio, con un ministro que ha estado dando bandazos en relación con el tema alimentario, o exigir su independencia administrativa. Esta independencia no quiere decir, la desvinculación total con el gobierno central. Pero es un paso importantísimo para convertir una empresa enmarcada en el Capitalismo de Estado a una en Socialista Comunitaria. La imposición desde arriba de una gerencia que está cuestionada por su pasado, puede dar al traste con el primer paso que dio el Presidente Chávez en su momento.

Los trabajadores de Industrias Diana desde su estatización han incrementado su producción tres veces. Esto significa producción y compromiso con el país. Quien se oponga a que los trabajadores de Industrias Diana escojan de manera protagónica y participativa sus propias autoridades, es un desclasado, ignorante de los cambios que deben ocurrir en una Revolución si esta es verdadera.

El Capitalismo de Estado o Socialismo de Estado, no puede defenestrar las exigencias de los trabajadores de empresas nacionalizadas. Porque simplemente crearan un monstruo gigantesco; burocrático, centralizado, avasallador y represivo.

Para nadie es un secreto, que cuando se agrupa toda la riqueza bajo una sola potestad (Estado) es inevitable la burocratización de la sociedad. Y esto son los mismos vicios que acabaron con la IV República, que no se repitan esos vicios de nepotismo, clientelismo, amiguismo, sectarismo y corrupción.

En fin, creemos justas las intenciones de los trabajadores de Industrias Diana de darse por sí mismos la potestad de elegir de manera democrática sus directivos. Recordemos que “Autoridad” es “Hacer Crecer”, y eso es lo que pretenden los más de 2000 trabajadores de esta empresa de producción social.

Los vicios del capitalismo también se repiten y con mayor acción, en el socialismo de estado. En una sociedad donde todas las empresas de producción pertenecen al estado es tan monopólica como en la sociedad capitalista. Se debe entregar a sus verdaderos dueños, quien más, sino sus trabajadores. Estos trabajadores pertenecen a colectivos y comunidades, he aquí la ampliación del espacio. Las Municipalidades, Los Concejos de Trabajadores, Los Concejos Comunales, serían sus propietarios.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2733 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /endogeno/a170851.htmlCUS