Síntesis de los principios de una economía comunal y su aplicación en localidades geográficas específicas

Concepto de una economía cooperativista basada en comunas (Parte II)

Este texto se basa en los principios desarrollados en "Concepto de una economía cooperativista basada en comunas" y su intención es perfilar un marco general del cual se pueden deducir las aplicaciones adaptadas a cada localidad en particular, según nuestro motivo principal "Pensar global y actuar local". En realidad es sólo un extracto de todo lo que abarca el término "economía comunal" incluso en su potencialidad. No es un catálogo con recetas concretas, sino una guía de posibles aplicaciones para su realización práctica. Las decisiones las toman la gente de cada localidad, porque son únicamente ellos los que determinan el diseño concreto.

El término "economía comunal" se enfoca en el desarrollo de economías circulares e incluye el objetivo de lograr la máxima autarquía local con las infraestructuras correspondientes.

Todas las economías, es decir, las esferas de la reproducción material, se fundamentan sobre tres pilares:
- la naturaleza, que nos brinda la materia,
- nuestras actividades como aporte, dependiendo esencialmente de nuestra comprensión de la naturaleza y
- la cooperación, que comprende nuestras interrelaciones entre nosotros.

También utilizamos y empleamos tres principios fundamentales del desarrollo en la naturaleza, que son
- la descentralidad masiva,
- la paralelidad masiva y
- la redundancia masiva.

Hay una frase de Paulo Freire que dice: "Es la vida la que nos pone las preguntas".

Con esto acabamos de perfilar los criterios más importantes de la economía comunal. Según las necesidades locales desarrollamos las respectivas infraestructuras tecnológicas para producir lo que necesitamos para vivir, basándonos en los requisitos para el buen vivir de TODOS. Condición previa siempre será la comprensión de lo que hacemos. La formulación de nuestras metas y objetivos depende en primer lugar de nuestro conocimiento de cuales son las posibilidades que se pueden poner en práctica.

Las infraestructuras tecnológicas creadas por nosotros serán los instrumentos a nuestro servicio, para poder cumplir con los requisitos de un desarrollo local pleno. A continuación algunos elementos básicos.

Sistema de comunicación comunal

Es el instrumento más importante en nuestro camino hacia el desarrollo endógeno local, porque nos garantiza el acceso al conocimiento de la humanidad que a nivel mundial existe en todas las enciclopedias y bibliotecas en internet. Además nos sirve para el intercambio interactivo y directo de ideas, experiencias, métodos y análisis. Es a través de la estructura interna de ese sistema comunicacional y sus componentes, donde expresamos nuestra orientación y actitud de valores. Es a través del diseño de los componentes y de los elementos tecnológicos donde transmitimos nuestros principios de la auto creación y la auto responsabilidad.

Se basa en redes comunales independientes con una estructura de servidores propia y con enrutadores propios. Estas redes locales funcionan autónomamente y se manejan y administran localmente. Los servidores contienen todos los módulos necesarios hoy día para el funcionamiento de los procesos en una red. Esta red además está disponible libre y gratuitamente para todos los seres humanos. Proporciona el transporte de datos digitales como texto y multimedia y vuelve innecesarios todos los servicios comunicacionales comerciales dedicados a esto.

Infocentros comunales en las comunidades, escuelas y universidades

Representan las plataformas comunales para la generación de conocimiento y el procesamiento de experiencias de manera decentral e independiente. Incluyen laboratorios para el estudio experimental en los ámbitos arquitectura de computadoras, software de sistema y aplicaciones, mecanismos de red. Son independientes en cuanto al mantenimiento de los componentes del sistema y auto gestionan sus instalaciones.

Talleres comunales para madera, metal, electricidad y electrónica

Son nuestros instrumentos que le permiten a la colectividad crear activamente su entorno de vida con un alto nivel tecnológico. No se pueden llevar a cabo trabajos complicados en un espacio vacío. Esto sólo es posible en un ambiente apto para la dedicación práctica a esas tareas. A menudo vemos como se esfuerza la gente para realizar algunas reparaciones complejas, completamente asolas y a merced del sistema de distribución capitalista. A estos talleres los organisamos colectivamente y los ponemos a libre disposición para toda persona activa de manera gratuita.

Laboratorios experimentales y centros de investigación comunales

Son los centros para el desarrollo de nuevas tecnologías y para la aplicación de conocimientos. Son ambientes donde la gente se puede reunir temporalmente para sus actividades experimentales. Como las instalaciones para tales laboratorios significan grandes gastos y por tanto llaman al uso colectivo, las organisamos en centros comunales. En la práctica los campos de actividad pueden ser la agricultura natural o ecológica, la tecnología de alta frecuencia, arquitectura de computadoras y componentes de red, arquitectura y construcción con materiales naturales, generación de energía térmica-solar, biodigestores, tratamiento de aguas servidas, construcción mecánica, etc.

Mercados comunales

El objetivo principal de nuestras actividades económicas es el suministro y abastecimiento de toda la colectividad con los medios de reproducción material. Esto se traduce en alimentos, ropa, medios para la comunicación y documentación, medios e instrumentos para el sustento del hogar, instrumentos y recursos para las actividades técnicas, etc. Hoy por hoy tenemos un sistema de distribución en primer lugar privado y basado en capital. A esto le contraponemos un sistema de distribución de orientación comunal, también con el objetivo de minimizar los costos de vida básicos, incluso eliminarlos en la medida posible. Nuestro mercado tiene carácter de trueque donde se intercambian en primer lugar bienes de producción local y regional. Esto no significa escacéz, porque nuestro principio es hacer transparentes nuestros procesos de producción local, apoyando así la divulgación de métodos eficaces. De esta manera también reducimos el transporte de bienes suprarregional.

Transporte comunal público y de carga

Tanto el sistema de transporte material, como el no-material, tiene que ser disponible para la colectividad libre y gratuitamente. Al igual que en nuestro cuerpo, donde el sistema sanguíneo sirve para el transporte de energía y el sistema nervioso para el transporte de información, de manera similar organisamos nuestros sistemas de transporte comunal como ciclos de centros activos. Los requerimientos cuantitativos dependen en primer lugar de nuestra capacidad de diseñar los procesos de intercambio con carácter racional según el principio del uso libre de conocimiento libre.
El transporte comunal de carga organisa el abastecimiento de los mercados a los hogares. El transporte de carga y de personas se orienta por las necesidades y no por reglamentos formales. Mediante sistemas de control informáticos y la recolección de datos podemos organisar un transporte fluido, flexible e inmediato. Con esto eliminaremos el transporte individual, que sólo genera grandes gastos con mínima eficiencia . El único requisito es cumplir con la demanda en el tiempo establecido.

Acueductos y tratamiento de aguas servidas comunales

El agua consiste de 3 categorías: agua potable, agua para el uso y aguas servidas. El agua potable de buena calidad exige agua limpia, activa y viva incluyendo minerales. Nunca puede estancarse, siempre tiene que circular. Para cocinar, lavar o bañarnos el agua puede ser de menos calidad.
Las aguas servidas las hay que reconvertir por lo menos al mismo estado, al que lo encontramos en la naturaleza. Esta ética en cuanto al agua resulta directamente de nuestra responsabilidad por un medio ambiente sano para toda la colectividad. La situación que tenemos hoy es producto del uso individual y egoísta, y demuestra la irresponsabilidad con la que la comunidad actúa hacia sí misma y hacia terceros.

Energía eléctrica comunal con su generación de manera descentralizada

Las reservas energéticas de la naturaleza son inmensas. Sólo hay que entenderlas y reconocer sus posibilidades de uso. Las pautas para un suministro energético eléctrico local nos las dictan la responsabilidad de cada localidad por un gasto colectivo mínimo. Hay reservas energéticas naturales como la energía solar, eólica, hidroeléctrica, geotérmica y de biogas. Requisito previo para el empleo de cualquiera de esos sistemas es únicamente nuestro conocimiento de las leyes naturales. Un manejo del conocimiento abierto y transparente nos garantiza el acceso y la disponibilidad del mismo para todo el mundo.
En toda Venezuela tenemos que transformar los conceptos teóricos en la práctica a nivel local. Como las condiciones geográficas y climáticas varían extremadamente, también lo harán los métodos prácticos.
Las redes eléctricas regionales servirían para superar cuellos de botella locales, pero nunca pueden o deben sustituir la autarquía eléctrica local. Las asincronías cíclicas de la generación y el uso de la energía eléctrica las superamos mediante el almacenamiento local directo o indirecto de forma previa, como lo es por ejemplo el hidrógeno o el agua con un alto potencial de energía térmica.
También en la distribución de la energía eléctrica tiene que prevalecer nuestra filosofía del gasto mínimo y del consumo razonable de los recursos naturales, garantizando máxima estabilidad y redundancia. Sin olvidar la estética de la vida diaria que define nuestras ideas de como queremos diseñar nuestro entorno de vida.

Suministro comunal de gas con biodigestores descentralizados

Utilizamos el biogas como fuente de energía térmica y tal vez también como forma de almacenar energía eléctrica. La separación de la basura en material orgánico y no orgánico nos suministra una masa de compost enorme. Lo mismo vale para toda clase de actividaes agrícolas. Esto forma una fuente de energía adicional si se procesa mediante biodigestores que generan el biogas.
Las respectivas teorías en cuanto a este tema aún carecen de acceso para el público, producto de la ocupación privada del conocimiento, acompañada por el derecho criminal y predador sobre patentes y licencias. Pero nosotros rompemos esos bloqueos, construyendo el espacio para todas las personas de libre pensamiento y con responsabilidad por lo colectivo, sin límites y distancias geográficas.

Guarderías infantiles, escuelas y universidades comunales

Toda escuela se adapta a sus alumnos, al igual que toda universidad para sus estudiantes. Esto implica la auto gestión por parte de aquellos que necesitan de verdad estas instalaciones, siendo esto un acto de responsabilidad colectiva hacia alumnos y estudiantes. Los docentes y profesores adultos fungen como asistentes que acompañan a los alumnos y estudiantes en su aprendizaje, siempre y cuando éstos los necesiten.
La escuela tiene como objetivo ayudarle al niño a desarrollar independencia, auto organización y capacidad de juicio. No existen exigencias cualitativas. En colectivo desarrollamos ambientes inspirativos para nuestros niños, para que éstos puedan investigar y comprender al realidad. Esto es su único requisito para que logren orientarse en la vida. Abolimos la separación entre niños pequeños y grandes. Escuelas se convierten en guarderías que garantizan las necesidades vitales de todos los niños. Tienen la libertad de salir de la escuela y estudiar en la universidad, cuando consideran que poseen la capacidad y lucidez necesaria para una vida propia e independiente.
La universidad es un espacio donde los estudiantes auto organizados se dedican a la profundización de sus conocimientos de las ciencias naturales o teorías técnicas. Un estudiante no necesita clases donde se le exige el consumo de frases y donde se le deshace de su capacidad de juicio. El estudio siempre es un acto auto didáctico.
El conocimiento no se puede embotellar como en una embotelladora industtrial. Estudiar significa leer, debatir, reflexionar y experimentar. Los profesores no son para darle mala vida al estudiante, sino para ayudarle en la elaboración de conocimiento, basándose en sus experiencias. Son para ayudarle al estudiante disolver sus bloqueos. Esto requiere responsabilidad y sensibilidad que a su vez sólo nacen a través del acto conciente de la auto reflexión, del respeto y la empatía hacia los seres humanos que buscan ayuda. Lo importante no es el conocimiento especializado sino la comprensión de cómo se genera y se desarrolla conocimiento, y cuales son sus fundamentos sociales para ese proceso.

Espacios comunales para la comunicación

Somos seres sociales que dependen del intercambio de nuestras experiencias, sentimientos, conocimientos, ideas y visiones. Necesitamos el debate como nuestro cuerpo necesita el agua. El debate nos fortalece en el desenvolvimiento de nuestra energía vital y nos apoya en nuestro afán por un mundo justo y libre. Nos fortalece en la búsqueda de la verdad, fomenta nuestra solidaridad y empatía.
Para esto necesitamos espacios, espacios que invitan, espacios abiertos para el modelado y desenvolvimiento de nuestras vidas. Para esto creamos los espacios comunales para la comunicación, diseñados por la gente que los utilizan, apoyados por el colectivo. Son centros de la comunicación social, de los actores locales. Son su segundo hogar. Equipados con lo que la gente necesita para convertirlos en sus centros, reconocerlos como sus espacios y poder manejarlos como tal.

  [email protected]

nuestro blog y el correo electrónico en Mérida:
http://www.redescomunalesmerida.wordpress.com
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2923 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /endogeno/a148532.htmlCUS