Historia de una truchicultura

Antigua truchicultura Valle Rey, hoy EPS Fabricio Ojeda

A mediados de la década de los 60 el gobierno adeco de Rómulo Betancourt construyó para un grupo de campesinos de la zona de Monterrey en El Valle, sector de la cuenca de El Mucujún en el municipio Libertador del estado Mérida una truchicultura. Se les entregó además parcelas a ese grupo de campesinos, algunos de ellos aun viven. Tiempo después en el primer gobierno de Rafael Caldera se le hicieron mejoras. Sin embargo en realidad a los campesinos se les abandonó a “su suerte” y el azar terminó favoreciendo a unos aprovechadores que por esos caminos “legales” raros terminaron “comprándole” a los campesinos lo que no podían comprar: las bienhechurías que comprendían la truchicultura Valle Rey, entregada a los campesinos bajo un decreto del entonces Instituto Agrario Nacional que especificaba que sólo el gobierno podía comprar.

El 23 de septiembre del 2009 y con el Decreto presidencial número 6.492 se impuso la adquisición forzosa de dichos bienes, incluyendo por supuesto una serie de mejoras que el empresario había realizado. Se encomendó al MPP de Agricultura y Tierras la ejecución de la medida, quien contó con el apoyo del Comando Regional Agrícola Socialista (CRAS), que agrupa a todos los institutos adscritos al Ministerio. Se armó un gran revuelo, el empresario y todas las fuerzas retrógradas de la ciudad, aupados por la prensa reaccionaria, y algunos ingenuos, denunciaron la gran “injusticia” que se cometía con un “empresario” que tenía uno de los negocios mejor llevados en la zona. En realidad el Instituto de la Pesca y la Acuicultura -INSOPESCA-, dado que es el ente encargado de dar los permisos para la compra de alevines (truchas para la cría), podía dar fe que esa truchicultura tenía un año que no compraba. De manera que el negocio era comprar “juveniles” para engordarlos dos o tres meses y después venderlos en el restaurante que el empresario construyó. Este era el “gran negocio”, junto a una extrema explotación de los trabajadores. Se dio el caso de un trabajador que estuvo trece años sin vacaciones, ni días libres! Una infraestructura que se había construido para producir 70 toneladas de truchas al año, se convirtió en un gran negocio turístico, para que los turistas “pescaran” su trucha y el restaurante se la preparaba.

El decreto en referencia habla de “adquisición forzosa” de bienes que no podían de forma legal pertenecer a un propietario y que además desvirtuaron su objetivo de criar truchas para cubrir las necesidades del mercado nacional y convertirlo en un negocio turístico.

Tras apenas un año y cuatro meses, la hoy Empresa de Producción Social “Fabricio Ojeda”- nombre decidido por los trabajadores y los Concejos Comunales, bajo la dirección del Instituto de Investigaciones Agrícolas -INIA- se ha transformado en modelo de granja acuicola para la producción de alevines y truchas. La sala de incubación de alevines, abandonada hace años por el empresario, esta en pleno funcionamiento gracias a la dirección técnica del biólogo Wilfrido Gil y un grupo de trabajadores que mantuvo el INIA de la administración anterior. La mística de trabajo de éste grupo ha logrado convertir ese núcleo de producción, dedicado anteriormente casi exclusivamente al turismo, en proveedor de alevines al Consejo del Poder Popular de Acuicultores de la Cuenca de El Mucujún, organizado por Insopesca y que reúne a 18 truchicultores que fueron apoyados por este instituto en sus proyectos presentados al FONDAS y financiados en el 2010.

La UPS- Fabricio Ojeda – tiene actualmente más de 100 mil alevines incubados allí y además cuenta con mas de 150 mil ovas, se lograron veintisiete (27) ovas de la especie Blue coutry (Trucha azul) y se resguardaron para recuperarla y de las cuales quedaron doce que tienen ya un tamaño de “juveniles”. En total la UPS Fabricio Ojeda tiene una producción mayor a los 265 mil individuos entre ovas, larvas y alevines, sin contar las truchas de tamaño comercial que llegan a 22 mil. Se mantiene la atención del turismo y se han recuperado todas las áreas de esparcimiento y hospedaje. Cuenta con un salón de usos múltiples para charlas y cursos. Loas espacios comunes para locales y cafetines fueron entregados a miembros de la comunidad a través de los Concejos Comunales de El Valle y es además centro de organización y reunión de la Comuna Los Mucu- Unes, ejemplo de organización comunal que reúne a 22 Concejos Comunales de la zona.



[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3635 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /endogeno/a117859.htmlCUS