El Inces se prepara para poner a producir sus 140 centros de revisión

Wuikelman Paredes explica los motores productivos.

Wuikelman Paredes explica los motores productivos.

Credito: Romer Vera

16 Feb. 2016 - El agotamiento del modelo rentista, signado por el desplome de los precios del petróleo, han motivado al Gobierno Nacional, en conjunto con todas las instituciones que constituyen el Estado Venezolano a asumir una nueva vocación productiva.

Desde 2015 en el Instituto de Capacitación y Educación Socialista (Inces) se comenzó a evaluar la necesidad de transformar la institución en un instrumento fundamental orientado a formar a una clase trabajadora de ideales socialistas que se sumara en la construcción del nuevo modelo económico productivo que requiere la nación.

De acuerdo con Wuikelman Paredes, presidente del Inces, esta institución se encuentra en una etapa de revisión de todos los procesos internos con el propósito de adaptarlo al desarrollo de los 13 motores productivos establecidos por el Jefe de Estado.

"Hay nuevas exigencias de la realidad nacional", comenta Paredes, quien asegura que la prioridad del Inces en materia formativa está siendo "ordenada y agrupada en torno a estos motores productivos" para hacer énfasis especial en el motor agroalimentario, el principal para superar la emergencia económica y dejar atrás el rentismo petrolero.

Cabe recordar que los mecanismos (motores) establecidos por el presidente Maduro son 14 y engloban las siguientes áreas: agroalimentario, industria farmacéutica, petroquímica, minería, telecomunicaciones, construcción, industrial, industrial-militar, el turismo, forestal, la economía comunal y social, el de la banca, finanzas y las exportaciones y nuevas fuentes de divisas.

En el caso del motor agroalimentario, la revisión que se lleva a cabo en el Inces busca establecer cómo son las cadenas de cada uno de los rubros priorizados de alimentos, determinar las debilidades presentes en sus eslabones, y con esta información, concebir nuevos diseños de contenido que, desde los cursos, den respuesta en el plano formativo.

"Un trabajo concreto, precisa Paredes, "sería el capacitar mujeres y hombres para el mejoramiento de las semillas, los agroinsumos, o trabajar en un nuevo enfoque agroecológico del sistema productivo o en la formación para el procesamiento de alimentos".

EN EL INCES SE PUEDE PRODUCIR

En 2015 egresaron más de 280 mil participantes del Inces. Este año se estiman que la cifra ascienda a 500 mil

Paredes sostuvo que "en el Inces se puede producir en una escala que corresponda a la naturaleza de una institución educativa". La institución "ha demostrado su rendimiento en la formación de trabajadores" y en su capacidad instalada, ya que cuenta con talleres y laboratorios en la mayoría de los centros ubicados en todo el país.

Aseguró que si se conjugan el trabajo del Inces con el de las universidades y el de "las más de 300 escuelas técnicas que hay en el país", es posible crear una estrategia productiva que genere aportes concretos al desarrollo de los motores productivos.

Consideró que si en las 49 carpinterías que tiene el Inces a escala nacional y en las que poseen las escuelas técnicas y las universidades del país, se iniciara un programa de construcción de puertas, mesas y ventanas para la Gran Misión Vivienda Venezuela, pupitres para el sistema educativo y mobiliarios para las instituciones públicas tendríamos un gran aporte al desarrollo de la nación.

TRABAJO EN EQUIPO

Paredes destaca el trabajo de articulación que se realiza con otras instituciones del Estado como un punto importante dentro de las tareas asumidas por el Inces dentro del nuevo contexto nacional.

El respecto, se refirió al convenio establecido con la Fundación Instituto de Ingeniería para el desarrollo de procesos de innovación asociados a los procesos productivos. Asimismo, el Inces ha creado lazos con Petróleos de Venezuela para dar respuesta a las necesidades asociadas a la cadena de producción de hidrocarburos.

El Inces instaló mesas de trabajo con las industrias básicas integradas al Plan Guayana Socialista con el propósito de orientar los procesos de formación del personal para las cadenas de producción de hierro, acero y aluminio.

Paredes también comentó sobre la necesidad de coordinar esfuerzos con algunas universidades para crear líneas de investigación relacionadas con los sectores asociadas a los motores productivos.

CONTENIDOS EN LÍNEA

Entre las tareas planteadas se encuentra la revisión de todos los contenidos de los más de mil cursos impartidos en la institución con el propósito de actualizarlos, adaptarlos y hacerlos cónsonos con los objetivos país.

"La actualización comprende la reestructuración de los protocolos de diseño, de la metodología que acompaña cada curso y del material didáctico de apoyo para el facilitador y las y los participantes", explicó Paredes.

"Hemos asumido mesas de trabajo con cada una de estas instituciones y a partir de allí estamos revisando y actualizando los contenidos de los cursos y adecuando las instancia internas para dar respuestas", declaró el presidente del Inces.

No obstante, durante la ejecución de este proceso de cambios el Inces continúa su trabajo formativo basado en el material curricular actual. El año pasado la institución formó más de 280 mil participantes egresados del conjunto de programas de formación impartidos en los centros y del programa nacional de aprendices, el cual atiende al sector de la juventud comprendido en los 14 y 18 años de edad que se incorpora al proceso social del trabajo mediante las regulaciones establecidas en la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, cuya norma establece la obligación de las entidades de trabajo de dotar al discípulo de la formación y de asumir su remuneración (80 % del salario básico), además de responder por todo el apoyo didáctico que requiera el participante.

CAMBIO DE PARADIGMA

La modificación del inicio del ciclo académico garantizó este año la participación de casi 10 mil estudiantes en aula

Es con la Revolución Bolivariana que en el Inces se inició un proceso de adecuación con el fin rescatar su objetivo inicial de formación de hombres y mujeres, para su posterior incorporación en la recuperación del aparato productivo de la nación.

Sin embargo, Paredes aclaró que este planteamiento no es reciente, ya que, desde que fue concebida por el Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa en el año 1959, la institución se presentó "como una herramienta pública de formación para el trabajo", para aquel entonces, orientada principalmente como un instrumento de ayuda para las maestras y los maestros rurales y para las y los jóvenes que se incorporaban al proceso del trabajo, un instrumento creado para proporcionarles la formación técnica requerida para su incorporación en "la dimensión productiva del país".

"Lamentablemente", explica Paredes, "esa intención del fundador del Ince, (como era llamada la institución para aquellos años), fue rápidamente distorsionada, ya que durante la Cuarta República se le colocó al servicio del factor dominante de la época, y se le condicionó a formar la mano de obra que requerían las empresas. Bajo el sistema rentista fuimos formados para asumir tareas como asalariados y nunca como emprendedores y ese aspecto junto con la cultura productiva tiene poco peso en la currícula del Inces".

Aseguró que el Inces, está en proceso de actualización, "revisamos todos los contenidos que hemos acumulados durante muchos años, los cuales respondían a herramientas formativas orientadas a determinados enfoques asumidos por la institución en distintos momentos de su vida. Inicialmente la formación por cursos respondía a las necesidades que tenían las empresas como herramientas del capital".

En este sentido, rememora que dentro de su estructura interna los distintos centros del Ince fueron nombrados según las cámaras a las cuales respondían, llegando incluso a discutirse con los sectores privados, cuáles eran sus necesidades para, de acuerdo con sus realidades del momento, adaptar los planes formativos de la institución. Como ejemplo destacó los casos del Ince Turismo, el Ince Construcción y el Ince Textil.

"El diálogo con la empresa privado es necesario, ahora la prioridad, el enfoque y cómo ordenar las acciones institucionales no pueden corresponder a la decisión que tenga este sector".

Añadió que durante muchos años el Inces fue una herramienta orientada a la formación de la mano de obra barata para el capital que priorizó la capacitación de participantes en áreas administrativas y de servicio, y descuidó el sector productivo.

NUEVO CICLO ACADÉMICO

La necesidad de adaptarse con rapidez a la Agenda Económica Bolivariana, motivó a la gerencia del Inces, realizar la reestructuración de su cronograma de actividades. Un ejemplo es la modificación hecha al inicio del ciclo académico. Anteriormente, apuntó Paredes, el ciclo académico se iniciaba en Marzo; este año, dijo, se programó el comienzo del periodo formativo para el mes de enero con la implementación de un plan piloto que a la fecha ha garantizado la participación de casi 10 mil estudiantes en aula.

Este proceso formativo también incluye la evaluación e instrucción del personal docente con el fin de garantizarles la capacidad técnica necesaria que le permita adaptarse a las necesidades en materia de educativa planteadas por la institución y por el país.

Explicó que las inscripciones en el Inces son permanentes. Los cursos se activan al cumplirse con el mínimo de participante por sección. La formación en la institución, se basa en ciclos cortos, sin embargo, también se adapta a las necesidades de los proyectos, especialmente a los realizados conjuntamente con los consejos comunales. La cantidad de horas y los contenidos se establecen de acuerdo a la problemática a resolver en las comunidades.

CONVERSACIONES CON EL SECTOR PRIVADO

En cuento a la empresa privado y su participación en esta etapa de la Institución, Paredes informó que desde el años 2015 se han dado una serie de conversaciones con algunos sectores, como en el área turística, cuyos representantes, se manifestaron de acuerdo con la revisión de todos los procesos de la institución. Señaló que representantes de otros sectores solicitaron que se profundizara la formación de las y los participantes en aquellos aspectos de carácter productivo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3595 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /educacion/n285873.htmlC0http://NON-VEca = .