El Proyecto Educativo Nacional: Génesis del Sistema Educativo Bolivariano

    La formulación de un Proyecto Educativo Nacional (PEN) que garantice la viabilidad y continuidad de las políticas en el campo educativo, es una necesidad declarada, tanto en la Cuarta como en la Quinta República, en todos los sectores de la vida nacional.

    Lo que no ha quedado suficientemente claro es: qué entendemos por PEN. Algunos grupos lo definen como una publicación en la cual el Estado declara algunas prioridades y líneas maestras que los demás deben cumplir y hacer cumplir; otros creen que se trata de un Plan al estilo quinquenal, donde se determina en qué se invertirá en los siguientes cuatro o cinco años; y otros más arriesgados escriben una declaración de principios ideológicos, estableciendo el qué es y para qué es la educación, fundamentada desde la perspectiva de un marco teórico determinado. Afortunadamente, ninguna de las situaciones señaladas corresponde al deber ser de un Proyecto Educativo Nacional.

    El PEN es una construcción de carácter social, una descripción de acuerdos, un compendio de compromisos y responsabilidades, un conjunto de resoluciones inviolables que van desde lo más simple y obvio como el diseño curricular, horarios de clases, calendarios escolares, el compromiso de los medios de comunicación con la formación ciudadana, hasta complejos consensos sociales o morales.

    La República Bolivariana de Venezuela vive momentos de profundas transformaciones hacia la consolidación de una sociedad humanista, democrática, protagónica, participativa, multiétnica, pluricultural, plurilingüe e intercultural en un Estado de derecho y de justicia; que se inicia con la elaboración colectiva de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en 1999.

    En el actual ordenamiento jurídico se plantea desarrollar un nuevo tipo de sociedad humanista, centrada en la libertad, igualdad y justicia social y construir un país soberano, con el desarrollo de la capacidad creadora de sus habitantes.  

    Tales postulados están expresamente consagrados en la Constitución Bolivariana de Venezuela, cuando en su preámbulo y otros artículos, plantea refundar la República La democratización protagónica se concreta en el proceso de elaboración, planificación, ejecución y evaluación de políticas públicas, este protagonismo persigue el desarrollo integral tanto del individuo como de la sociedad. En el caso del PEN, al ser producto del protagonismo del constituyente primario en a escuela (docentes alumnos, representantes y demás sectores comunitarios), viabiliza en la práctica el anterior principio constitucional.

    Nuestra Constitución contiene la filosofía y el marco legal que orientan el proceso de refundación de la República como fin supremo del Estado y plantea la formación de un ciudadano y una ciudadana transformadores, con principios y valores de cooperación, solidaridad, convivencia, unidad e integración, que garanticen dignidad y bienestar individual y colectivo. Asimismo, nuestra Carta Magna considera un proceso de educación integral para todos y todas como base de la transformación social, política, económica, territorial e internacional. Al respecto, Simón Bolívar señaló: “A la sombra de la ignorancia, trabaja el crimen” y “El ciudadano sin educación es instrumento fácil de la corrupción y de servidumbre”. Por ello, corresponde al Ministerio del Poder Popular para la Educación la dirección de ese proceso de formación ciudadana

    A partir de estos principios surge El Sistema Educativo Bolivariano (SEB) el cual transita hacia la construcción del modelo de la nueva República, donde el Estado ejerce la acción de máxima rectoría, garantiza el acceso a los derechos esenciales como principio ético y político. Refundar la República significa construir ese nuevo modelo de sociedad plasmada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; y un pilar fundamental para lograr tal fin es la educación.

    La educación, concebida como un proceso indisolublemente ligado a las fuerzas que impulsan el crecimiento cualitativo y el desarrollo del país, alcanza un valor estratégico de vital importancia. La búsqueda de fórmulas que contribuyan a la solución de los problemas que afectan de manera sensible al país identifica al SEB como fuente de las principales respuestas relacionadas a la transformación que todos(as) los(as) venezolanos(as) aspiran a producir.

      La educación, concebida como un proceso indisolublemente ligado a las fuerzas que impulsan el crecimiento cualitativo y el desarrollo del país, alcanza un valor estratégico de vital importancia. La búsqueda de fórmulas que contribuyan a la solución de los problemas que afectan de manera sensible al país identifica al SEB como fuente de las principales respuestas relacionadas a la transformación que todos(as) los(as) venezolanos(as) aspiran a producir.

      En el 2007, se hace necesaria la consolidación del SEB a partir de la elaboración de una propuesta curricular, que materialice las condiciones de la sociedad venezolana, para la consecución del modelo de Estado que demanda la CRBV.

      De allí que la concepción curricular adoptada, guiada por las ideas de Simón Rodríguez, Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y por pedagogos y pedagogas venezolanos y venezolanas, como Luis Beltrán Prieto Figueroa, Belén Sanjuán y otros permite construir un currículo fundamentado en las raíces de nuestra identidad, responsable de la formación de la conciencia ciudadana desde un enfoque humanista-social y emancipador, para lograr la participación y el compromiso de todos y todas los actores y actrices involucrados en el proceso educativo hacia la formación integral del nuevo(a) republicano(a).

      Lo que se presenta constituye una guía con líneas orientadoras metodológicas que dan coherencia y pertinencia al proceso educativo a partir de objetivos formativos, métodos, actividades y modos de actuación que permitirán cumplir el encargo social de preparar y formar al ser humano para incorporarlo activamente al momento histórico que le corresponde de manera comprometida y responsable.

(*)MsC
Aspirante a Doctorado UPEL

 

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 26410 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas