Visión Crítica del Diseño Curricular del Sistema Educativo Bolivariano

El modelo curricular del Sistema Educativo Bolivariano, que se presenta subyace de la transformación que procura el estado transformar la sociedad, enmarcada en una postura socializadora y liberadora; conceptualizada en tres estructuras: la primera relativa a las orientaciones teóricas conceptuales (legales, filosóficos, epistemológicas, sociológicas y educativas), la segunda referida a los elementos organizacionales (principios, características, objetivos, leyes y perfil del estudiante y del maestro(a) y la tercera etapa: relacionada con las áreas de aprendizaje, componentes, mallas curriculares, la organización de las experiencias de aprendizaje y la evaluación.

La hermenéutica puede considerarse como la ciencia y el arte de la interpretación, sobre todo de textos, para determinar el significado exacto de las palabras mediante las cuales se expresa un pensamiento. (Martínez 1999:39). Las tres raíces, modelo educativo que se fundamenta en el proyecto originario del MVR-200 donde se apoyan las ideas del libertador Simón Bolívar que sirve de aporte ético moral; el maestro Simón Rodríguez como sabio pensador, didáctico y pedagogo, Ezequiel Zamora, por cuanto su dicotomía se refleja en posturas de igualdad social de acuerdo a sus procederes tal cual, como lo establece la historia de ese combatiente Venezolano. Es considerado modesto, generoso, humilde y con un sentido ampliamente democrático. Fundador de la comunidad de las tierras, hombres, libres, elección popular y principio alternativo.

En cuanto a la axiología, entendida como la ciencia o disciplina que trata el estudio de los valores. La axiología estudia los elementos y procesos que inciden en una visión antropológica del valor a la educación así asiste a analizar la realidad en forma crítica desde el punto de vista de los valores. Ayuda a operativizar, a configurar el proyecto educativo desde una visión de principios, es decir a partir de un valor. De acuerdo con Marín (1986) señala “es importante hacer frente y valorar lo que hay de valorativo, entendiendo por valor, todo aquello que rompe nuestra indiferencia, lo que aceptamos como mejor que su contrario, pero que no resulta fácil a veces discriminar” (p:137).

El Diseño Curricular Bolivariano reconoce y valora la identidad étnica, cultural cosmovisiones y valores de los pueblos, comunidades indígenas y afro descendientes, fundamento que se sustenta en el artículo 121 del texto constitucional el cual establece el derecho que tienen estos pueblos y comunidades a una educación que atienda los valores de cambio, sus particularidades socioculturales. Se puede interpretar entonces que el normativo en referencia resalta los:

Valores Individuales: Serenidad, libertad, fortaleza, paz, gratitud amor a lo bien hecho, amor a Dios para todos los creyentes.

Valores Sociales: participación, protagónica, cooperativismo, responsabilidad tolerancia, dialogo solidaridad, amistad, amor al prójimo.

Valores Personales: amor, deseo, alegría, esperanza, audacia, serenidad, entre otros.

En este sentido, y sobra la base de lo antes expuesto, se aprecia que la construcción del diseño Curricular Bolivariano está concebido atendiendo al modelo de país delineado en el ordenamiento jurídico de la República Nacional y caracterizado por una sociedad participativa, corresponsable, solidaria, justa, respetuosa de la vida y de los derechos colectivos e individuales. De acuerdo a lo referido por Scheler (S/F) citado por Morente A (1983) “Los valores se clasifican en: Útiles: adecuados, inadecuados. Vitales: Fuerte, débil. Lógicos: verdad, falsedad. Estéticos: bello, feo, sublime, ridículo. Éticos: justo, injusto, misericordioso, despiadado y por último el valor Religioso: Santo, Profano” (296).

El Diseño Curricular del Sistema Educativo orientado por un modo de vida que centra su fuerza hacia el desarrollo del equilibrio social, a través de una moral colectiva la producción social, la equidad territorial y la conformación de un mundo multipolar. Para la reconstrucción de la sociedad sobre nuestras raíces libertarias desde una concepción neo-humanística ambientalista e integracionista, impregnada en una energía popular y espiritual. La heurística educativa, es conceptualizada como la capacidad de un sistema para realizar de forma inmediata innovaciones positivas para sus fines.

La capacidad heurística, es un rasgo caracterizado de lo humano desde cuyo punto de vista puede describirse, como el arte y la ciencia del descubrimiento y de la inversión o de resolver mediante la creatividad y el pensamiento lateral o pensamiento divergente. (Hurtado I y Toro J. 1997. P: 89).

La sincronía con que interpreto este material sobre la educación bolivariana, en este espacio visualizo las diferentes tendencias paseándose por el idealismo, realismo, pragmatismo y positivismo en la educación. El idealismo como la posición filosófica, sostiene que el deber de la escuela es el de desarrollar las facultades de la mente y las cualidades del alma. La vida mental y espiritual del educando es lo que interesa. El realismo afirma que en nuestros conocimientos no hay más factor que los objetivos, Donde las ciencias y las técnicas son de verdadera importancia.

Por su parte, para el pragmatismo lo principal de la educación es la conducta y desarrollar modos de conducta que realicen fines deseados y convenientes a la vida humana. El positivismo, admite la realidad de los hechos y las relaciones entre estos, enfatizan la educación científica sobre el componente fisiológico y religioso. Entonces vale formular la siguiente interrogante.

¿Cuál de estas tendencias marca el modelo del diseño curricular bolivariano?

Una visión crítica al diseño curricular bolivariano, es que está circunscrito en una visión integral del ser humano; desde el punto de vista totalizador; amplia, holística y compleja. En este sentido la educabilildad promueve el conjunto de habilidades sociales, culturales, intercultural, e institucionales con los cuales el individuo enfrenta la mejor manera posible el proceso de educación formal, de esta forma se aumenta la posibilidad de transformación del nuevo hombre; considero que el modelo curricular está diseñado para la formación de seres humanos con una visión multidimensional.

(*)Doctorante: M.Sc.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 24753 veces.