La suplencia docente en las escuelas públicas

La suplencia docente es el procedimiento de excepción, previsto por el Sistema Administrativo Docente del MPPE, para suplir la ausencia temporal plenamente justificada del docente titular de una determinada materia o grado académico en una de nuestras escuelas públicas. Sin embargo, en el sistema educativo venezolano, este procedimiento ha dejado de ser una excepción para convertirse en el procedimiento regular, mediante el cual se ampara y esconde un perverso sistema de corrupción que tiene tres caras y el cual ha logrado contaminar y pervertir el normal funcionamiento de todo el sistema educativo. Pero lo lamentable del caso es que hasta ahora no se haya denunciado suficientemente esta situación y mucho peor que no se haya instrumentado ningún mecanismo suficientemente eficaz para detener sus efectos nocivos de alto impacto en la formación actual de nuestros niños y por lo tanto del futuro de la patria de Samuel Robinsón y Bolívar.

La aplicación de este procedimiento para cubrir las faltas temporales del docente titular, ha degenerado en una perversa práctica administrativa, de tal manera que hoy día creo sin temor a equivocarme que más del 40% del sistema educativo a nivel nacional funciona y es sostenido a base de este procedimiento. Si consultamos en cualquiera de nuestras escuelas públicas cuántos docentes (maestros) titulares hay asignados, seguramente todos los grados están ocupados, sin embargo, si preguntáramos a su vez, cuantos de esos titulares están en su aula de clase, la respuesta nos sorprendería. Seguramente no menos del 40% están de “REPOSO” y sus respectivas aulas y alumnos están siendo conducidos por una SUPLENTE. Mas aún si preguntáramos cuánto tiempo tiene la suplente nos llevaríamos otra sorpresa, pues, seguramente ya va para el segundo año de suplencia, otras tendrán seis meses, cuatro, tres, etc, pero por lo general la mayoría tiene larga data. Nos preguntamos entonces, y como puede ocurrir esto?. Pues la respuesta es sencilla. La docente está de reposo por problemas de salud y parece que no piensa reincorporarse todavía, parece que la operación que le hicieron le quedó mal, además ella piensa solicitar su jubilación…..y todo un cuento largo.

Ahora examinemos el lado perverso del asunto:

1.- A la docente titular del caso anterior, no le importan los niños que dejó en el aula, eso es problema de la dirección de la Escuela, pero la directora titular no está, sino una encargada y ella no conoce muy bien como se manejan estos asuntos, de modo que por ahora lo importante es conseguir una SUPLENTE a la cual le pagarán 17,00 ó 20,00 bolívares fuertes por cada día trabajado. Esta suplente no gozará de ningún tipo de beneficios laborales y tampoco se le pagará sábados, domingos ni días feriados, solo se le paga según los días de asistencia, de acuerdo a la lista de asistencias que ella misma hace para sus alumnos y que entrega a la administración de la escuela. Y nos preguntamos, quién le pagará a la suplente?, aquí se usan varios caminos, pues depende del asunto. Si el asunto es por REPOSO MEDICO claramente justificado, que le pague el MPPE, con lo cual la dirección debe tener mucho cuidado en hacer llegar los reposos a tiempo y regularmente para que le salga el pago a la SUPLENTE. La generalidad de los casos me ha demostrado que esto no se cumple y entonces someten a la SUPLENTE a un estado infinito de espera por un pago que probablemente nunca saldrá, pues no se cumplió con el procedimiento a tiempo, ya que el MPPE pudo haber cerrado su año fiscal presupuestario y tal vez la dirección de la escuela no ha presentado los reposos de los últimos cuatro meses del año anterior, la razón, pues la maestra titular aún no los ha entregado….pero ella, dijo que los llevaría y ahí queda el asunto.

Las otras alternativas son: hablar con los padres y representantes para ver si ellos hacen un aporte para palear el pago a la SUPLENTE quien es la única que hasta ahora ha dado fielmente la cara por los niños y quien además cubre los gastos del material instruccional que utiliza en su práctica docente, para las exposiciones en  el salón y arreglar la cartelera, porque la escuela no tiene para esos gastos.

2.-  La maestra titular hasta ahora no ha tenido ninguna preocupación financiera, pues el MPPE ha estado depositando fielmente en su cuenta corriente, su salario de quince y último, más los bonos de fin de año, los retroactivos, bonos especiales y por supuesto tomando en cuenta los sábados, domingos y días feriados, además está acumulando antigüedad, prestaciones, etc. A ella no le preocupan los niños pues la escuela puso una SUPLENTE. Tampoco le preocupa enviar a tiempo los reposos para ver si los representantes deciden cubrir los gastos y así el MPPE ni se entera que ella ha estado de reposo, además si acaso el ministerio no paga la suplencia por el retraso en la entrega de los reposos, ella podría apartar algo de uno de sus bonos de fin de año para pagarle a la suplente. Hasta ahora ella no piensa regresar a trabajar pues va a tramitar su jubilación, pero no le interesa mientras pueda justificar su ausencia con reposos. Este ejemplo corresponde a un caso particular, no quiero decir con ello que todos los docentes titulares tengan esta misma aptitud en su comportamiento.

3.- Pero más aún, si la SUPLENTE no se cala la falta de pago, se buscarán otra SUPLENTE y así mantienen a los niños, como diría mi abuela, del timbo al tambo. Así se forman nuestros niños y así sufren nuestras SUPLENTES el oprobioso mecanismo de explotación laboral, recibiendo un salario de subsistencia por debajo del sueldo mínimo. A ellas hay que reconocerles su gran disposición, su tenacidad, su desprendimiento, pues muchas llevan años sosteniendo este maltrato, esperando a ver si les sale el “cargo” para lograr algún respiro y cuando eso suceda entonces ellas podrán enfermarse y cobrar como la maestra titular y así se perpetúa el mecanismo perverso del sistema. Sin embargo, se de casos que después de siete años esperando el cargo, el MPPE envía a la escuela su propia maestra titular, ya que supuestamente, la dirección de la escuela nunca les entregó el currículo de la SUPLENTE o quizá esta no está graduada, pues no ha presentado la tesis. No obstante, mientras hace de SUPLENTE ni al MPPE, ni a la dirección de la escuela, ni a nadie le importa si es graduada o no, lo importante es que haga la suplencia.

4.- Hasta ahora, cuál ha sido la formación impartida a nuestros niños? Claramente se deja ver una formación accidentada, interrumpida continuamente por este perverso mecanismo que se ha constituido en el procedimiento corriente de nuestras instituciones educativas, por eso los niños del 5to y 6to grado de nuestra escuela “CARMEN MAIZO” ubicada en el VALLE, parece que tuvieran un nivel de formación equivalente a un tercer grado. Qué estamos formando?, qué estamos haciendo?. A quien le duele esta situación? Quién tomará cartas en el asunto para REVISAR a fondo, para RECTIFICAR de verdad y REIMPULSAR nuestro sistema educativo hacia el rumbo trazado por Samuel Robinsón y Simón Bolívar. Quien escucha el clamor de la SUPLENTES? A quién le importa esta injusticia laboral?.

Así lanzo al viento mis palabras y mi queja, por si quizá el destino la haga arribar a buena tierra donde puedan dar su fruto.

lic. juan cárdenas, c.i: 4985166;

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13637 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /educacion/a51521.htmlCUS