José Sant Roz ¿Universidad prostituta?

Yo en realidad durante muchos años, 1995-2005, fui maestro rural de Educación Primaria y sólo desde mayo de 2005 después de superar el concurso de oposición con un jurado excelente y muy exigente accedí a ser personal docente y de investigación de una universidad tradicional, Instituto Pedagógico en realidad; por lo que no conocemos al detalle el comportamiento de las organizaciones universitarias, sus manejos corruptos y corruptores en algunos segmentos, aunque ya desde 1998 a 2001 habíamos estado en aula administrando Filosofía de la educación bajo la guiatura de un experto en filosofía kantiana y otro colega joven, quienes nos orientaron en la administración de los contenidos y la didáctica de esta tradición del pensamiento y creemos que nos ha dado una perspectiva privilegiada para crítica y el cuestionamiento, porque la Filosofía es un modo de vida para cuyas búsquedas se apoya en la ciencia de la historia, la sociología y la literatura, entre toras muchísimas áreas del saber; pero lo que queremos decir es que en todos esos lapsos nunca nos ha parecido que nuestras universidades sean unas prostitutas, ¿o será que nos ha faltado perspicacia para identificar tal conducta?; otra cosa es que algunos o ciertos grupos la pretendan prostituir, diferencia que a Sant Roz causará seguramente risa por considerarla una ingenuidad mayúscula y fuera de todo contexto de su argumentación. Aunque la verdad es que no creo que lea esto, sino suponiendo que lo leyera en parte.

Por otra parte, y no sé si es que él sea un empresario de la industria editorial, porque no creo que sea como profesor titular que le asignan montones de dinero en sus cuenta nómina y de manera injustificada; en realidad él ha dicho en otras ocasiones que al cobrar sin trabajar, que según es el estado natural de todo profesor universitario, se convierte en un ladrón y se burla de quienes protestan con marchas y paros para que el gobierno revolucionarios concediera un mínimo aumento salarial, como de hecho lo hizo con un 25 por ciento ; válgame Dios, menos mal que Maduro no se le ha ocurrido nombrar a este profesor disolvente ministro de educación universitaria o no sé si ya ha sido asesor en esa cartera porque sino ya hacía tiempo que hubiera retornado a mi escuelita rural o los gremios fueran una orden de académicos mendicantes como los cristianos y herejes de la edad media; repetimos, otro cosa es que, como expresa siempre el amigo Fran, es que algunos jerarcas y grupos perversos de la derecha o la izquierda, que en esos son igualitos, quieran putear a la universidad, utilizarse para sus fines más protervos pero nunca que la universidad como categoría y realidad socio histórica sea lo Sant Roz dice que es, cómo va a serlo si hasta él estará de acuerdo en que lo poco que es en como activista político, investigador y escritor lo debe a la universidad, mal agradecido es lo que es ese piazo e´ bolsa, que como el detestable Conde del Guácharo habla mal hasta de su propia madre, qué quedará para los demás…

En lo que respecta al quehacer universitario, en tanto que creadores y divulgadores de conocimientos, recreadores o inventores de técnicas y ciencia, y transfiriéndolos a la sociedad, sin distinciones ideológicas y/o político-partidistas, nadie de ese medio creo que esté de acuerdo con esa acusación de que todo el que exige aumento salarial, presupuesto justo para las universidades y seguridad social para su talento humano, sea de hecho un fascista y todos los estudiantes que usen gorras muy cuchi en las marchas sean pagados de la CIA y menos que un justo aumento salarial ( y este de la Contratación Única de los Trabajadores Universitarios tan cacareada, lamentablemente no lo es) sea una “catajarra de billete injustificada, sosteniendo a una universidad que no crea, que no produce y que es la mayor madre de la antipatria que jamás haya conocido esta país”, Sant Roz, qué heterónimo tan ridículo y cuchi, 2013, 12, 08: Toby, colócate en el lugar de Maduro, tú no lo harías mejor, www.aporrea.org); en fin, volvemos sobre la idea de que menos mal que a Maduro al Dr. Pedro Calzadilla no se les ha ocurrido poner a José Rodríguez, asesor del MPPEU o sería que lo fue durante todo ese tiempo que se mantuvo el rezago salarial de los universitarios porque sino ya hubiera mandado a cerrar las universidades, claro como él se formó y chupó mucho en la Cuarta y hasta en el mismo imperio disfrutó de las becas de CAP o en Sevilla de sabático, todo gracias a su universidad, ¿qué cosas verdad?

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.