Universidad, Saber y Trabajo

  La ecuación perfecta es la correcta vinculación o más bien integración entre la educación y el mundo del trabajo. Solo así el conocimiento tiene un valor social y se consolida en tanto que los componentes  curriculares como son los contenidos, las estrategias y los procesos educativos se correspondan al contexto en el cual se desarrollan. El seguro resultado será un cuerpo de saberes aplicados a la solución de problemas puntuales y la producción de bienes y servicios e innovación científico tecnológica. Partimos de la tesis argumentada por el Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa según la cual la educación es una necesidad de la sociedad que coloca a las personas en capacidad de servir, promoviendo el cambio y propiciando el progreso, formando intencionalmente a las nuevas generaciones para el desempeño de tareas sociales relativas a la producción pero siempre preservando los valores y la cultura del humanismo. Esta concepción desarrollada en el ámbito universitario encuentra cauce solamente si lo formativo y lo humano se constituyen en los ejes fundamentales que guíen los propósitos de las profesiones en el cumplimiento de la responsabilidad social, reduciendo a la más mínima expresión la visión individualista de la ciencia y la formación académica. También compartimos el fundamento del Maestro Andrés Bello quien le asigna a la universidad la función de ser una organización divulgadora de conocimientos, formadora de profesionales y creadora de modelos al servicio del pueblo. Ambas líneas de pensamiento coinciden con la visión establecida tanto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela así como en la Ley Orgánica de Educación

Sobre estas bases, es posible impulsar proyectos que hagan de la  universidad una institución útil, pertinente, productiva, capaz de avanzar junto al pueblo. Es  indispensable  que estos proyectos  estén conectados  con los objetivos históricos planteados en el II Plan Socialista de la Nación y hacer que la integración de la universidad con el mundo del trabajo sea un proceso propio de la naturaleza esencial de la educación y de su determinante impacto en el cumplimiento de los fines constitucionales para la construcción del Estado de Derecho y de Justicia.

¿Cómo hacer para que esto sea así si en las universidades existen concepciones contradictorias sobre la visión de país que se tiene desde el Estado?

Desde la perspectiva del Estado Docente, rector de las políticas públicas, integrador de los diferentes actores sociales, se deberían establecer Proyectos Nacionales en los cuales  las universidades tengan su cuota de responsabilidad en el impulso de los mismos. Es hacer operativa la intensión de participación, es la incorporación de hecho en los planes, programas y actividades, es la convocatoria no la invitación a la integración efectiva al desarrollo del país. La incorporación se haría desde los núcleos de trabajo académico en cada universidad según el tema problema de su interés y competencia.

La posición de resistencia al cambio de las autoridades universitarias no puede ni debe ser obstáculo para hacer realidad la incorporación de la universidad en los grandes proyectos nacionales en petróleo, salud, agricultura y alimentación, vivienda, infraestructura, ambiente, cultura, finanzas y demás áreas fundamentales del desarrollo. Desde lo concreto será posible cambiar el currículo para contextualizar la formación de nuestros estudiantes. La transformación curricular se hará en tanto que se alimente de los problemas en la dinámica educativa motorizada por la realidad. Lo contrario es quedarse anclado en la concepción burocrática e ineficiente de los intentos que se han hecho para cambiar el currículo dándole pinceladas que terminan por no cambiar nada.

En este marco de ideas, el saber y el conocimiento tendrán valor social y se constituirán en fundamento para que la ciencia, la tecnología y la innovación estén al servicio de los intereses del país y no al margen o direccionadas en sentido opuesto. Lo reiteramos, es clave, fundamental e indispensable que el Estado de una vez por todas impulse ordenadamente, organizadamente y eficientemente espacios para el encuentro constructivo con las comunidades académicas. Los acuerdos sobre la base de los lineamientos estratégicos de desarrollo nacional en proyectos concretos tendrán una repercusión hacia dentro de la institución universitaria, será la vinculación real de la universidad con el mundo del trabajo y solo así será posible el éxito de la verdadera transformación universitaria.

*Profesor Titular. UCLA


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 898 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /educacion/a153039.htmlCUS