Próximos a celebrar los 243 años del nacimiento del Maestro Simón Rodríguez

¿A dónde iremos a buscar la educación liberadora?

Cuando a uno le pega la nostalgia...

Reflexionando con algunos panas que están involucrados en el ámbito educativo, decía que hasta dónde podemos los que estamos en un ámbito cercano a las comunidades hacer entender que hay políticas que se generan desde las bases y que se convierten en punta de lanza para avanzar hacia la transición socialista... ¿quién lo dice? La leyes de Nuestra República, la potestad que tenemos cada quien con su cada cual de aportar su grano de arena a este proceso, la responsabilidad histórica que tenemos y debemos a esta patria.

Y...  ¿es definitivo esto? Claro que no. Porque existen políticas desde los ámbitos de gestión nacional   las cuáles hay que defender e impulsar para seguir consolidando cosas pues son banderas de nuestra revolución. Ejemplo de ellas...el Programa Canaima Educativo, por decir solo una.

Entonces ...¿de qué se trata el asunto? De la complementaridad en estos ámbitos donde exista gente, seres humanos organizados.

La riqueza de inventarse una dentro de la revolución cobra sentido y fuerza desde la capacidad creadora del pueblo y del gobierno, y sobre todo si ambas  tienen sabor a independencia.

Así que a la hora de esgrimir razones, estas sobran. Por tanto pensar globalmente y actuar localmente es parte del asunto, pero también pensar localmente y actuar globalmente es parte del otro asunto...por eso creemos en la corresponsabilidad. Es decir tener responsabilidades entre el gobierno y la comunidad que somos y viceversa. La política educativa es parte de esta realidad y objeto de tensiones. ¿quién fue primero el huevo o la gallina?

Hay tela de donde cortar, hay espacio para aportar desde lo que necesitamos avanzar desde la educación liberadora de parte y parte, es decir, la liberación de la conciencia, es decir, la posibilidad de la independencia... desde esa trinchera nos queda mucho por construir...pero ojo...de hecho hay construcciones.

Decía por allí que desde la Constituyente educativa, pasando por el ya legitimo y olvidado Proyecto Educativo Nacional hay construcciones que se generaron desde los colectivos de base organizados, y que, mucho de esos aportes salidos del pueblo, de sus filas controversiales, siguen la huella de la historia y hoy se convierten en verdaderas alternativas para impulsar la educación liberadora.

Pero  eso no es suficiente, hay que abrir un debate nacional donde nos atrevamos a decir desde las bases organizadas, cualesquiera sea su condición, cual es el papel de la escuela en este momento histórico, que cambios dentro de nuestro sistema educativo son necesarios avanzar que permitan cualificar y profundizar el acto pedagógico liberador del magisterio venezolano, cuál es esa nueva escuela que habla la LOE en su articulo 15, qué demanda nos pide, cuales las implicaciones de una educación Liberadora, con cuáles referentes podemos transitar, desde las derrotas sufridas por nuestros pedagogos del siglo 19 en toda América Latina pasando por las luchas y demandas de pedagogos del siglo 20 que aún reclaman estas transformaciones. Un espacio plural que nos permita a contrapelo evidenciar las trampas que el sistema educativo heredado no permite, ni permitirá en la viabilización organizativa, ni filosófica, ni programática de la educación que plantea la LOE  en sus fines, propósitos y valores, ni muchos menos las innovaciones producto de tanta construcción añeja antes y durante nuestro proceso.

Si el debate no es posible, entonces revisemos todos los documentos que legítimamente ha levantado el magisterio a los largo de estos 13 años de revolución en eventos, coloquios, escritos y veamos su esencia y demanda.

De modo que en este nuevo ciclo de nuestra revolución bolivariana deberemos destapar conjuntamente las contradicciones que subyace entre lo que queremos transformar y lo que impide esta transformación y de seguro que diremos...políticas han habido muchas, buenas y seguirán habiéndolas...pero existe una camisa de fuerza que impide tanto sueño desparramado...  y es...pretender meter dentro de la lógica capitalista lo nuevo que emerge del proceso revolucionario, esto es vestirse, bañarse y comer como come el enemigo de los pueblos y encima de eso festejarse con un discurso transformador cuando de hecho se nos ve la costura... la que escribe no escapa a ello, de allí la preocupación.

Tiempos de revisiones profundas, desde las trincheras creadoras del pueblo organizado y del gobierno revolucionario creador, tiempo de juntar fuerzas, tiempo de escucharnos, tiempo de poner en la mesa ideas para asumirnos juntos, juntas y enfrentar al gran monstruo que es el capitalismo.

Juntos y juntas.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1093 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /educacion/a152817.htmlCUS