A propósito de la UBV

¿Qué significa ser revolucionario?

Es importante reflexionar sobre qué significa ser revolucionario, sobre todo en relación a lo que está sucediendo en la Universidad Bolivariana. Para merecer el título de revolucionario no basta afirmar que uno lo es, ni haber votado por el Presidente Chávez, ni haber trabajado para su triunfo electoral, ni mucho menos ser funcionario de este gobierno. Lo que sí es indispensable y fundamental es poseer conciencia y comportamiento revolucionarios.

Un revolucionario cumple con su trabajo de manera honesta, respeta las personas, es siempre solidario. Si es jefe no atropella, maltrata ni explota a sus empleados, al contrario, busca que tengan una vida digna y se preocupa porque disfruten de sus legítimos beneficios Para el revolucionario verdadero, el ser humano está siempre al centro de su preocupación, todo lo que hace, todo aquello por lo que lucha y se sacrifica es para mejorar las condiciones materiales y espirituales de las personas.

Por lo antes expuesto, es inconcebible que en una institución revolucionaria, hija predilecta de este proceso, programa bandera del Presidente Chávez, como lo es la UBV, se estén violando todos los derechos humanos y laborales de los trabajadores. Parece más bien que se tratara de una empresa privatizada, cuyos dueños capitalistas, siguiendo la más ortodoxa línea neoliberal, están despidiendo gente sin justificación y flexibilizando las condiciones de trabajo.

Nos preguntamos ¿La administración y las políticas de una institución revolucionaria no deben estar en función de los seres humanos? ¿Acaso la eficiencia y la rentabilidad van a ser medidas con los mismos parámetros capitalistas? El Presidente ha puesto sobre el tapete el debate en relación al Socialismo y muchas veces ha repetido que Socialismo es la búsqueda de justicia social, es el logro de mejores condiciones de trabajo y de vida para los ciudadanos. En contraposición al discurso del Presidente, se puede afirmar, sin lugar a dudas, que en este momento en la UBV se ha establecido el más salvaje capitalismo: se despide gente sin razón alguna, sin reconocer ni méritos ni sacrificios, de una manera impersonal y despiadada, se recortan los beneficios de los trabajadores, se les hace trabajar en un clima de zozobra e incertidumbre, lo cual constituye una verdadera forma de tortura psicológica.

Los trabajadores de la UBV, obreros, administrativos y docentes están dispuestos y así lo han demostrado en el pasado, a sacrificarse por la institución, pero necesitan su justo salario y sus legítimos beneficios, porque tienen familias que mantener y obligaciones que cumplir. Nadie quiere privilegios ni prebendas especiales, pero no puede ser que en nombre de la Revolución se quiera obligar a los trabajadores a laborar en peores condiciones que en la IV República o que, mientras el Presidente está preocupado en bajar el porcentaje de desempleo, funcionarios de su gobierno se empeñen en incrementar este problema, despidiendo de la UBV gente revolucionaria, comprometida y honesta, sin investigar sus antecedentes, sin tomar en cuenta el esfuerzo realizado y sin justificación alguna.

Lo más triste del caso es que todos estos atropellos se “legitiman” invocando al Presidente Chávez, ¿Cómo es posible que la injusticia, el atropello y la antidemocracia se justifiquen “como política de Chávez”?

Estamos seguros que el Presidente no sabe lo qué está pasando. Él, que tanto amor demuestra por las personas, que tanto se preocupa por el bienestar de los trabajadores, no puede estar de acuerdo con la gestión antirevolucionaria que se está llevando adelante en la UBV. Al Presidente lo tienen engañado, por eso, llamamos a todos los factores de la Revolución a salvar la UBV, principalmente llamamos a los revolucionarios conscientes del entorno del Presidente, ministros, asesores, ayudantes, a que vengan y comprueben estos atropellos y puedan llevarle la verdad al Presidente.

Ayúdennos a llegar al Presidente. Ante nuestros ojos están asesinando a la UBV y no es la CIA, ni el imperialismo, son los burócratas interventores que están destruyendo este proyecto. Todo revolucionario venezolano sensible y consciente debe actuar para salvar la UBV.
> Para el hemisferio sur (por debajo de la línea del ecuador) será:

¡No nos dejen solos ante el atropello!

Señor Presidente, intervenga y ayude a los trabajadores de su institución.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4717 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /educacion/a14994.htmlCUS