El ojo del gato… ¡

Como deben ser las universidades revolucionarias

 Las Universidades tienen que ser instrumentos del pueblo Venezolano para contribuir al desarrollo integral y sustentable de cada uno de los territorios, en apoyo a la construcción del Socialismo Bolivariano a través de la formación integral liberadora, la generación y apropiación social del conocimiento y la vinculación activa con proyectos de desarrollo, empresas socialistas y comunidades, en función de las líneas estratégicas del Proyecto Nacional Simón Bolívar.

Se trata de romper el paradigma de la Universidad elitesca y transformarse en modelos de Universidades populares, socialistas, territoriales, de desarrollo científico, tecnológico para el progreso de Venezuela.

Estas nuevas instituciones deben ser integrales, porque deben trabajar con múltiples campos de estudio, bajo enfoques Inter. y transdisciplinarios, abordando a los problemas de su contexto territorial, de acuerdo con las necesidades del pueblo, tomando para si lo problemas éticos, culturales, sociales, políticos, socio-productivos, ambientales, en su región, con perspectiva nacional, de unión latinoamericana y caribeños, y en su dimensión territorial servirán a todo un ámbito definido a partir de las realidades geohistoricas, culturales, sociales y productivas, ayudando a conformar la Nueva Geopolítica Nacional.

Con vinculación al Consejo Federal de Gobierno, para impulsar la Nueva Ética Socialista, a través de un modelo de formación fundado en la solidaridad, la cooperación, el arraigo en las comunidades y la lucha contra todas las formas de exclusión, explotación y dominación, vinculadas con las Comunas, los Consejos Comunales, los Distritos de Desarrollo Agrícola, Turístico, Industrial, Científico y Tecnológicos Socialistas Venezolanos.

Al centralizar, proyectos estructurantes y dinamizadores a través de los Programas Nacionales de Formación (PNF), tienen que constituirse en motores para el desarrollo territorial socialista, en el marco de la Nueva Geopolítica Nacional, con el fin de profundizar la integración nacional, independencia, soberanía, equidad socio-territorial integral y en correspondencia con las necesidades planteadas por el Poder Popular.

Que sean universidades que no estén de espaldas a las necesidades sociales de la población, sino que se constituyan y construyan su desarrollo, respaldando sus proyectos con todos los actores de la sociedad y comunidad en general, estudiantes, docentes, empleados, obreros y sociedad organizada, posibilitando el fortalecimiento de los procesos de formación en conjunto con el pueblo, a fin de satisfacer las necesidades concretas del territorio, en el marco de una nueva institucionalidad, con el Poder Popular, conjuntamente con los gobiernos locales y regionales, así como en la planificación, seguimiento y control social de la gestión.

De la misma manera, ser una formación contextualizada en realidades, identidad, en particularidades socio-productivas y esta las puede hacer una realidad concreta y no quedarse en los niveles de abstracción en los que suele permanecer la universidad tradicional.

En contraposición a la universidad tradicional que se aísla de la realidad nacional, responde al mercado capitalista mundial y que se desarraiga del territorio en el que esta inserta, estas casas de estudio tiene que ser un instrumento de las comunidades para transformar su propia realidad, y ser parte del patrimonio de la Revolución Socialista Bolivariana, la cual será referencia útil para las futuras generaciones, y que puedan construir sus propias posibilidades de alternativas de desarrollo, superando la dependencia científico-tecnológico, que históricamente han tenido los pueblos del sur, para construir una patria libre y soberana.

[email protected]

(*)Analista Político y Científico Social.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2040 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /educacion/a145120.htmlCUS