Problemas en la educación venezolana

Si bien es cierto que, todos los venezolanos y venezolanas deseamos que nuestros hijos reciban la mejor educación posible, es decir, deseamos que se formen integralmente para la vida y aspiramos que el estado les otorgue todos los recursos posibles para el aprendizaje, no obstante, el sistema educativo venezolano posee ciertas deficiencias que han venido acarreando serios problemas a la sociedad.

Si queremos que como ciudadanos de una república tengamos los mayores niveles de libertad y de felicidad, es menester, mejorar la calidad educativa del país, pero, ¿Quién es el responsable de ese logro? ¿El estado? No, somos responsables todos y cada uno de los habitantes del país, desde nuestros hogares debemos tomar medidas para que los niños y niñas asuman con espontaneidad el saber, es decir, que se deben crear políticas para que todos los padres cumplan con la educación de sus hijos, planteando en las leyes sanciones que obliguen a los padres a custodiar la formación de sus hijos.

Como sabemos el estado posee políticas educativas, posee un proyecto nacional de educación que no está muy bien definido, pero, también existen “politiquerías” donde los “educadores” ingresan al ministerio de educación por obra y gracia de algún amigo político, no es justo que muchas personas no capacitadas para educar, sean las que se encuentren en la aulas de clases, este es el más grave de los problemas, es aquí donde radica “el meollo del asunto”, la mala formación de nuestros niños y niñas proviene de educadores ficticios, que llegan a un aula a improvisar y degeneran el sistema educativo, siendo afectados los más inocentes de los venezolanos (los niños y niñas), quienes inconscientemente son formados para la mediocridad.

Cabe mencionar, que en las diferentes zonas educativas del país, se aplican las “politiquerías” descritas, al mismo tiempo, se excluyen los egresados de universidades autónomas, dando prioridad a los egresados de la UBV (Universidad Bolivariana de Venezuela) sin menospreciar a dichos egresados, pero, existen evidencias de su mala formación en el campo educativo. Si queremos una sociedad igualitaria y justa, se debe incluir a los que fueron excluidos (egresados de universidades autónomas).

Entonces, ¿Cuál puede ser la solución a la problemática educativa? Sabemos que las políticas dirigidas a compensar las deficiencias educativas son competencia del estado, por lo cual este debe cooperar para que muchos de los venezolanos y venezolanas, que se han graduado en la carrera de educación en universidades autónomas, sean contratados para ejercer su profesión, es algo digno por quienes estudian 5 años de su vida para formarse como educadores. Por otra parte, es importante que también se tomen políticas de profesionalización de quienes no han estudiado para la educación, así como, políticas de actualización e investigación en el campo educativo. Urgentemente se requieren de acuerdos que ayuden a delinear el proyecto educativo del país, para así, determinar la escuela nueva que queremos y necesitamos en Venezuela.


(*) Estudiante Educación ULA.
Estudiante Informatica IUTE.
Militante PSUV.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 25536 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /educacion/a103578.htmlCUS