Agricultura sustentable vs renta petrolera

Venezuela posee dentro de sus fronteras, aproximadamente 53.000.000 de hectáreas de tierras con vocación agrícola, casi el 50% de su superficie total. De toda esa superficie aprovechable para producir alimentos de origen vegetal y animal, están productivas menos del 10%, alrededor de 4.500.000 hectáreas. Resulta paradójico que con todo este potencial, nuestro país esté sufriendo una aguda crisis de abastecimiento de los productos de la dieta básica que pueden y deben ser producidos en el territorio nacional. Está demostrado hasta el cansancio que mientras sigamos dependiendo de la renta petrolera, nuestra soberanía y seguridad alimentaria dependerá de las fluctuaciones del inestable mercado petrolero mundial, inestabilidad que obedece más a razones geopolíticas que económicas, ya que desde 1999, somos objetivo estratégico del Gran Depredador, el poder hegemónico imperial.

Que ha pasado para que durante décadas, incluso durante la gestión del actual gobierno, no asumamos la peligrosidad que implica depender de manera casi exclusiva de la renta generada por la venta de hidrocarburos?. Simplemente, que esta aberración económica tiene poderosos intereses tras bastidores que la defienden, ya que la economía de puertos genera ingentes cantidades de dólares a quienes tienen en sus manos la responsabilidad de las importaciones y porque es la solución simplista, carente de toda metodología y esfuerzo.

Mediáticamente, altos personeros del gobierno, hacen y deshacen respecto a la diversificación de la economía. En la práctica, rezan, rezamos, porque ocurra un evento catastrófico a nivel mundial que dispare los precios del petróleo por encima de los 100 dólares. Por cuánto tiempo se mantendrá esa bonanza artificial, transitoria y muy posiblemente cimentada en el exterminio de una nación o una parte de la población mundial y que incluso, podría involucrarnos?. Lógica ilógica que aterra…

Una de las propuestas de la actual administración gubernamental, es el nacimiento de un nuevo hobby, de una subcultura, LA AGRICULTURA URBANA. Excelente, plausible. Todo esfuerzo productivo debe generar admiración y respeto. Máxime, si el objetivo es producir alimentos. Pero… la agricultura urbana nos resuelve la vorágine de desabastecimiento y especulación superlativa que tiene desesperados a la mayoría de los venezolanos?. Definitivamente, NO!. La producción de alimentos en las áreas urbanas debe ser un complemento de la actividad productiva agrícola tradicional y rural, eso sí, luego de que logremos descifrar el intríngulis de como autoabastecernos en los rubros en los que es posible hacerlo, no antes.

PROPUESTAS

1.- Definitivamente, ejecutar de manera científica y metodológica, el diagnóstico del sector agrícola, para detectar donde están ubicados los cuellos de botella que impiden su desarrollo y crecimiento deseado. Un esfuerzo serio que permita saber la situación real de este componente del sector primario de la economía. Con que contamos, en manos de quien están los medios de producción, están cumpliendo su objetivo productivo, cuáles son las causas que ralentizan el proceso y lo hacen altamente ineficiente.

2.- No hace falta expandir la frontera agrícola, solo hace falta hacer más eficiente las áreas ya afectadas. Es indispensable la reordenación del territorio, zonificar la producción de acuerdo a las potencialidades de cada región. Y desarrollar una agresiva campaña de construcción de infraestructuras de riego y drenaje. Los territorios bajo sistemas de riego y drenajes eficientes incrementan su productividad en por lo menos 30%. Debemos producir más en menos espacio físico.

3.- Reactivar y optimizar los procesos de toda la plataforma productiva primaria y agroindustrial. Unidades productivas como hato El Cedral, hato El Frío, Centro Genético "Florentino, EPS "Tamanaco", Empresa Socialista de Mecanización "Pedro Camejo", las plantas de secado y almacenamiento de cereales distribuidas en la geografía nacional, plantas de procesamiento de cereales y otras materias primas, que son propiedad del Estado, los centrales azucareros construidos o estatizados por el presidente Chávez, en fin, todas las empresas y activos que están o estuvieron adscritas a la tristemente célebre Corporación Venezolana de Alimentos (CVAL), institución altamente responsable de las derrotas recibidas por los venezolanos en la guerra económica inducida, variable que no podemos descartar a la hora de hacer un análisis objetivo.

4.- Ordenar una profunda y exhaustiva investigación en los entes financieros, de suministro de agroinsumos y asistencia técnica. Todo ese segmento de la actividad agrícola debe ser redimensionado, los laxos controles bajo los que están sometidos han permitido la configuración de verdaderas mafias que se enriquecen con el dinero destinado a la inversión en el agro y la sabotean en beneficio de sus oscuros intereses. Me refiero específicamente al Banco Agrícola, a FONDAS y a AgroPatria. Lo de AgroPatria es práctica delincuencial, casi toda la cantidad de insumos agrícolas recibidas por las diferentes agencias del país, es sustraída por gerentes y empleados y trasladada a un mercado paralelo existente, con precios incrementados hasta en 10.000%. Cuánto daño están haciendo estos miserables y nadie en el alto gobierno se digna en ordenar una investigación para detener lo que significa un obstáculo insalvable para recuperar la capacidad productiva del campo!.

Estas breves y escuetas propuestas espero sean parte de una avalancha de aportes de parte de productores agropecuarios, profesionales del área y de todo venezolano que sienta esta Patria y desee en un futuro cercano vivir en la Venezuela que soñamos, la que nos merecemos. Y que debemos edificar entre todos!.

celuce007@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1004 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

US Y ab = '0' /desalambrar/a236253.htmlC0http://NON-VE CAC = .