Ley Yukpa versus Ley Romana o Ley de los Watía

En un video grabado el domingo 23 de septiembre de 2012 Sabino explica como la Ley Romana traída por los invasores españoles, los misioneros, luego por los hacendados, la Guardia Nacional y el Ejército se está imponiendo en las comunidades sobre la Ley Yukpa, generando fuerte enfrentamientos, divisiones entre ellos y con sus autoridades ahora al servicio del Viceministro de Nicia Maldonado.

Dice Sabino que por la Ley Romana estuvo preso diez meses en el Fuerte Macoa de Machiques y siete en la cárcel de Trujillo. En Macoa le daban agua sucia, comida fría, piche, le daban para bañarse agua de cal; cuando lo trasladaban a La Villa para iniciar el Juicio Romano el CICPC le metían la cabeza al piso del Toyota del Ejercito y le quitaban la mano de la cabeza cuando llegaban a la carretera a Santa Bárbara, al estar cerca de la Villa le volvía a meter la cabeza al piso; en la cárcel de Trujillo él y Alexander por esa Ley Romana sufrieron mucho. La Ley Yukpa no es así, al que falta le ponen a trabajar en el conuco del otro, a tumbar árboles gruesos, carretear al conuco semilla de plátanos, yuca; si es mujer a barrer el patio, lavar; al comienzo se le coloca dos palos entre las piernas bajo la sombra para que se amanse y no se escape.    

Afirma Sabino que desde que el nació los Yukpa están en guerra contra los hacendados invasores de su territorio, es la expropiación de ganado y la ocupación de sus haciendas la manera de golpearlos fuertemente y expulsarlos de su territorio usurpados para criar sus vacas y destruir su hábitat, los bosques sembrando pasto y colocando portones cerrados con candado y alambre de púas por todas partes. En nuestras comunidades, ahora no viene como antes el Ejército o la Guardia Nacional a llevarnos preso o asesinarnos como hace unos años, cuando el Gobierno de Caldera ocurrió la masacre de Kasmera donde murió Vicentico Ramos Romero, la esposa del Cacique de Kampa, entre otros. La ley Romana no se aplicó. Nadie del Ejército fue detenido ni pago cárcel. Como nadie está preso por la muerte de Alexander y los otros cinco hermanos Yukpa. O nos devuelve el Gobierno el territorio autodemarcado.

Cuando llegaron estos señores explica Sabino, llegó al territorio Yukpa las vacas, el hambre y la Ley Romana. Estamos cansados de cuidarles las vacas, porque si se pierde viene la Ley Romana. Hace ya días unas familias se llevó 20 vacas de una de las tres haciendas que aún se mantienen en el Yaza. No vino el Ejército a llevarse preso a los Yukpa o a asesinarnos; o simplemente, como ocurrió cuando la masacre recordada por Sabino, a interrogar a los niños si habían comido esos días carne o a caminar los soldados como locos puyando con unos palos la tierra buscando cueros y hueso de vacas. En esta oportunidad llamaron al Fuerte Macoa al Viceministro para que imponga la Ley Romana devolviendo las vacas. Cuenta un hombre recién llagaba de ese lado, que los Caciques por orden del Viceministro luego de realizada la reunión abrieron una averiguación al respecto, al ubicarse a los participante del hecho, se le obliga a entregar 10 reses primeras, cuando se van a entregar las segundo lote  plantean los familiares al Cacique de la comunidad y al hacendado la necesidad de retener tres reses como recompensa así como la otorgada al Cacique, o de lo contrario a los Caciques que ahora aplican la Ley Romana se les sacaría de sus potreros sus recompensa por estar llorando vacas de hacendados. No se acepta la propuesta, y delante del ganadero y Cacique de inmediato les disparan a tres vacas y reparte la carne entre la gente del pueblo. Posteriormente comienzan los ajustes de cuenta a contra los Caciques “sapos” Romanos, ya golpearon al Cacique que encontró las vacas. El Estado penetra e involucra a las comunidades, generando reajustes y conflicto al interior de las comunidades indígenas.

Esta situación expuesta u otras parecidas ocurran con frecuencia en el pueblo Yukpa o en cualquier otro pueblo de los tantos pueblos originarios que aún resisten en la geografía del país, o de América. Es la continuación de la política social cultural colonial que lleva más de 500 años de evolución interna desde el llamado  “descubrimiento de América, su conquista y colonización”. Ya en la república, en la quinta como hoy se le denomina, con la creación del Ministerio Indígena y con éste el Viceministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas de la Sierra de Perijá y Cordillera Andina el Estado gobierno impone lo que llama Sabino la Ley Romana contra la Ley Yukpa; la razón de Estado Colonial Venezolano desplazan sus usos y costumbres para “civilizarlos” lentamente o de manera compulsiva al margen de lo establecido en las Naciones Unidas, en el Preámbulo de la Constitución de 1999 que determina que se “refunda la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia” y del Capítulo VIII de la misma constitución.  

Es muy importante pero no suficiente haber decretado constitucionalmente a Venezuela una sociedad multiétnica y pluricultural, con una democracia participativa y protagónica, pues se requiere ahora de ponerla en práctica ya que hay fuerzas culturales y sociales que de un día para otro no permitirán que los pueblos y comunidades originarias apliquen sus derechos propios o consuetudinarios, más cuando estos pueblos, como el caso del pueblo Caribe guerrero Yukpa, se mantiene en una guerra prolongada contra los ganaderos/parceleros invasores a su territorio, y han desarrollado desde entonces como estrategia la expropiación de ganado y la acción directa de ocupar las haciendas invasoras de su territorio, ante la fracasada Ley Romana.

En este caso concreto práctico se requería la recompensa como equilibrio ante el conflicto planteado, pero esta posibilidad no está contemplada en la Ley Romana exigida por ganadero y el Ejército. Para un mejor entendimiento de este caso se debe observar tienen varias aristas, además del problema de fondo del territorio despojado con la ayuda del Estado y que ahora se niega a reconocer el pago de las bienhechurías de todas las haciendas y parcelas invasoras autodemarcadas.

  1. Un joven estudiante miembro de esta familia fue arroyado en enero por una camioneta en la Plaza el Carmen en Machiques, el hacendado Alfonso Chacín luego de reconocer y comprometerse en nombre del sobrino chofer en principio entregándole cinco mil bolívares a la madre del joven menor de edad, niega hoy en la Fiscalía 20 reconocer vinculo con el chofer de la camioneta que atropelló al menor de edad. Pese a que hubo herido Transito no envió a la Fiscalía el caso y promovió el arreglo al comprometerse el abogado ganadero Chacín a reconocer sus gastos de salud, operación y recuperación de su pierna, así como la compra de una nueva moto. La ley Romana cuando ampara al indígena no funciona dice Sabino.
  2. Por esta razón la familia ha tenido que vender varias vacas para sufragar los gastos. Algo de esto está presente en la expropiación de las 20 vacas y la medida tomada.
  3. La Ley Romana no funcionó cuando en el Gobierno de Caldera asesinaron a Vicentico Ramos un grupo de solados comandado por el Capitán Ríos en la masacre de Kasmera ante la desaparición de una diez vacas de la hacienda Brasil, hoy denominada comunidad Shirayi cuyo Cacique es hoy el hermano de Vicentico Ramos y tío del joven arrollado.
  4. Dice Sabino y otro Yukpa que el Estado y el Gobierno si aplicará la Ley Romana cuando el arrollado sea un ganadero, o en un enfrentamiento maten a un ganadero o a un efectivo del Ejército. Allí si habrá Fiscalía y prontas vestigaciones del CICPC, pero no funciona la Ley Romana cuando  el hacendado Alejandro Chávez Vargas y sus sicarios de tantos golpes ocasionaron posteriormente la muerte del papá de Sabino. Nada se sabe aún por Fiscalía 20 ni por CICPC quien asesinó con armas de guerra a Silfrido y a Lorenzo, este último hermano del joven estudiante arroyado y de quienes expropiaron las 20 vacas, o a los hijos de Anita Alexander Fernández Fernández, José Luis y a Leonel en manos de sicarios encapuchados.
  5. Cuando el parcelero wayuu mató en diciembre del año pasado al sobrino de Anita Darío Segundo García en el parcelamiento Las flores, e hirió a dos de sus hijos y confesó a la una de la madrugada su delito delante de funcionarios del CICPC y de un grupo de Yukpa del Tukuko mientras fue sorprendido y detenido bebiéndose una botella de ron frente al cadáver tirado boca a bajo de José Luis la Ley Romana no funcionó ya que a los poco días fue puesto en libertad por la Fiscal 20 Jhovan Molero por las acciones del abogado ganadero Alfonso Chacín consultor de la Asociación de Ganadero de Machiques (GADEMA).
  6. Tampoco la Ley Romana funciona cuando la Fiscalía 35 de Competencia Nacional ordenó a la Guardia Nacional Bolivariana brindar custodia a Anita (Carmen Fernández Romero), ni cambió a los Fiscales 35 y 20 por haber sido recusado por Anita y su hija por haber sido Fiscales acusadores de Alexander y Sabino en el Juicio de Trujillo, tener vínculos con los ganaderos de Machiques, y en especial el Fiscal 35 Américo Rodríguez por tener una actitud racista contra los dirigentes Yukpa en cuestión.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3015 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales



Sociedad Homo et Natura


Notas relacionadas

US Y /desalambrar/a151124.htmlCUS