Director del Proyecto Intercultural Guaicaipuro y la Cátedra Intercultural César Rengifo

Llamado del Saúl Rivas Rivas ante el constante asesinato de la dirigencia Yucpa en la Sierra de Perijá

Camarada Lusbi Portillo:

Mi saludo y abrazo solidario a los familiares y amigos de los hermanos indígenas desaparecidos, por la unidad de los pueblos indígenas, indo- descendientes y aliados:

Con el pueblo Yucpa y con ustedes, el Proyecto Intercultural Guaicaipuro y la Cátedra Intercultural César Rengifo condenamos el constante asesinato de la dirigencia Yucpa en la Sierra de Perijá. Y solicitamos la investigación para localizar a los autores materiales e intelectuales de estos asesinatos en forma constante.

De la misma manera hacemos un llamado responsable al Gobierno Nacional, comenzando por el Presidente Hugo Chávez y el Vice Presidente Elías Jaua, para que no solamente se castigue a los culpables, sino también para que vayamos a las causas más profundas y revisemos las modalidades utilizadas para la demarcación de las tierras y hábitat y su incidencia en esta problemática. Partimos de la buena fe del alto gobierno, tanto del Presidente Chávez como del Vice Presidente. Pero es necesario ampliar el diálogo, revisar la metodología en la necesidad de detener urgentemente el asesinato de Yucpas y debemos revisar en la zona críticamente,  primero, como está funcionando la unidad de los pueblos y comunidades indígenas, entre sí, los aliados y la relación con los organismos específicos del Estado para la política indígena la unidad civico-militar, los partidos, los movimientos sociopolíticos y el Polo Patriótico en su conjunto para el resguardo de la vida de los pueblos indígenas y de la ecología de la región.

Lo que tu cuentas, Lusbi de la Sierra de Perijá y lo que pasa con el pueblo Yucpa es el itinerario, casi idéntico, con sus especificidades, a lo que sufre todo pueblo indígena que ha presenciado un despojo continuo y sistemático de sus tierras ancestrales: esto es un retrato hablado de la terrofagia. Ese cuadro es muy parecido, casi idéntico, al que vivimos con los Cuiva del Capanaparo en Apure. Vivimos de cerca eso. Y hoy sobreviven, gracias a una alianza que en el fondo hicieron y contribuimos a edificar.

El cura de Elorza, Marcelo Tapia, un pequeño ganadero amigo, una antropóloga llamada Arelis Sumabila, quien conectó en aquel entonces a Hugo Chávez, que como militar, se vio obligado a vestir de civil para entrar en contacto con los Cuiva y poderlos apoyar con una serie de iniciativas como Jefe Militar en esa zona de Elorza. Ellos son las víctimas de la masacre de la Rubiera y de muchas Rubieras, como lo dice el poeta del llano Genaro Guaitero, viejo guerrillero de la zona. Porque donde los Cuiva veían un uniforme militar o policial, salían corriendo despavoridos. Dentro de nuestra estrategia, sacamos de la región a los dirigentes indígenas más perseguidos. Especialmente a Marcelo y David Machal

Entraron en el escenario alguna gente de la escuela de Antropología, Esteban y Jorge Mosonyi, Gloria Marrero, Erólida Rey y quien escribe, desde los Teques, entre otros. El naciente movimiento indígena, Conive, con Noelí Pocaterra como coordinadora del Moiin, (antecedente de Conive) posteriormente el Diputado Gustavo Márquez se movilizó frente al Ministerio del Interior y a los altos niveles del gobierno de Carlos Andrés Pérez. La superación del genocidio indígena por tierras y por racismo inducido por la población ganadera y la clase política dominante, que ahora se quiere disfrazar de pro-india, con plumitas en la cabeza desde la Gran Sabana, la Guajira o el Amazonas, al amparo de los Francisco Fajardo, malinches o falsos caciques, disfrazados de caciques y hasta de piaches (como lo hemos presenciado en los últimos días en la campaña electoral de nuestras fronteras). No descarto que en esa comparsa de disfraces de indios participen los mismos autores materiales e intelectuales de los asesinatos, viejos y recientes, contra el heroico pueblo Yucpa). Así como por la Gran Sabana vimos a los saqueadores del oro y envenenadores y depredadores de los ríos y montañas, que han entregado por años cientos de toneladas de oro y diamante al capital sionista internacional y usan un sector de la población indígena como mampara de sus ecogenocidios). Le prometen hoy a los indios, minas, villas y castillos. No se todavía cual es en ese escenario el papel de algunos sectores pseudorreligiosos en este relincho electoral en las fronteras. Pero los ultramineros, son los mismos Colón de ayer, los Diego de Losada, los Hernán Cortés, su malinche y sus indios guateaos: los Andrés Velásquez, los Chacelor, los Guarulla, y tantos otros saqueadores y bandidos de las nuevas formas de conquista y colonización. Es el Pacto Indio demoníaco, con sus propios verdugos. Son los indios chayota. Por esta vía nos vamos encontrando con movimientos que parecieran no apoyarse a sí mismos. Burocratizados, apartados de sus pueblos y comunidades y respondiendo cada vez más a intereses foráneos.

Prosiguiendo con la procesión de la terrofagia para no perder el hilo: Después que se estaba superando el genocidio contra los Cuiba y contra las madres wayuu por parte de la Guardia Nacional en la iv república, entrando este Gobierno, todavía veíamos rastros de genocidio contra los Pume o Yaruros en Apure. Y como tu cuentas, hermano, desde los tiempos de la iv en la Sierra de Perijá, ya venía cocinándose el problema de tierra contra los Yucpa y Barí y Japreria, con claros antecedentes en la dictadura de Pérez Jiménez y comienzos del Pacto de Punto Fijo. Y muy justo es reconocer el apoyo que tuvo la Sierra durante el Gobierno de Lolita Aniyar. 

Si se superaron estos rezagos de genocidio indígena ¿por qué no superarlos en la Sierra de Perijá? como se trata de una lucha larga, mi primera recomendación en un foro al que fui invitado por ti a la Facultad de Ciencias de LUZ, fue la necesidad de construir una sociedad de amigos de la Sierra de Perijá y de los pueblos originarios de Perijá. Lo cierto de todo, que en una zona fronteriza, donde convergen tantos intereses, los pueblos indígenas y la ecología son los eslabones más débiles de la cadena.

Hoy día hay que plantearse con toda seriedad, en el marco del Polo Patriótico, no sólo el lugar de la geoestrategia sino también de una ecopolítica, donde los intereses de los pueblos indígenas, de la región y de la soberanía de la nación y del continente se conjuguen. Así como nada de esto será fácil de lograr, más difícil será en esos contextos la necesaria unidad cívico-militar, de los partidos patrióticos y movimientos sociales. no olvidamos que los Estados Imperiales y luego, los Estados Nacionales, nacieron en una relación de antagonismo étnico-territorial, comunal y linguístico con los pueblos y comunidades indígenas. Nada fácil será la superación de las formas de colonialismo interno de las izquierdas, teologías de la liberación, sectores progresistas y los nacientes Estados Plurinacionales o Multiétnicos y pluriculturales, como reza nuestra Constitución. Otra unidad importante es la de los pueblos indígenas Con los movimientos afrodescendientes y con los indocampesinos, sin desconocer las especificidades de las luchas de cada uno de ellos en un frente muy amplio. Hasta que la clase obrera de las ciudades se reconozca en sus antecedentes indígenas.

Las luchas de los pueblos indígenas en toda América, amenazan con convertirse en lo más subversivo, especialmente en lo tocante a la simbiosis pueblos indígenas y sobrevivencia de las fuentes de agua y la lucha por la tierra y sus territorios. Otro problema que tampoco se nos escapa, es que estos pueblos y comunidades en su derecho a la autedeterminación dentro de los Estados Nacionales y realidades binacionales, están fuertemente amenazados por ciertas y determinadas ONG que también, como los partidos impiden que se desarrollen sus propios movimientos, su propia filosofía, ideología y política, atadas a ciertas fuentes de financiamiento norteamericano y europeo, que tampoco es nada inocente. Sin embargo, entendemos, que esta embarazosa situación ha dado pie a la formación de peligrosos estereotipos negativos - anti-indígenas- manipulados por ciertas vacas sagradas de la política y de la cultura, con cierta premeditación y valiéndose de un largo adoctrinamiento en la ideología hispanocéntrica y economocéntrica de "la cultura única mestiza". Porque las ONG actúan con financiamiento exógeno en todos los movimientos, el obrero, de género, los afro, los campesinos, etc., etc., es decir, donde a los grandes intereses le interesa financiar e intervenir. No son sólo los indígenas, aunque, como dijimos, son el lado más frágil de la cadena de los movimientos político-sociales y culturales.

De esta forma, sólo la claridad de sus propias comunidades, pueblos y movimientos puede fortalecer su filosofía ideología y política de la indianidad, pero en una visión intercultural, indianista y bolivariana en el marco del Socialismo del Siglo XXI. Porque no hay tal tercer camino. Pero si hay un camino propio para nuestros pueblos. Porque como dice Eduardo Galeano, nada hay aquí más extraño que el individualismo que nos ha inculcado el capitalismo y el neoliberalismo consumista y depredador del planeta.

Fraternalmente, camarada y amigo de siempre, Saúl Rivas Rivas,

Vocero Coordinador

pd: en síntesis hay que propiciar las condiciones para la elaboración progresiva de referentes teórico-metodológicos que permitan cada vez más la inclusividad intercultural de los pueblos originarios en el marco de los procesos de cambio y revolución, comenzando por los países del ALBA, que permita procesar las diferencias en el tránsito al socialismo y que facilite la consolidación de la independencia y soberanía de nuestros países y la integración de la región. Pero atendiendo sobre manera, las nuevas modalidades de colonialismo interno en los nuevos procesos de integración. Base fundamental de todo anti-imperialismo de fondo. De lo contrario seguiremos arrastrando las equivocaciones y los vicios de la revolución mexicana.

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2821 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas