GADEMA/La Verdad/MINPI preocupados por los sicarios

Nadie puede decir que el joven artesano Alexander Fernández Fernández es delincuente, menos la representante en Machiques de la Ministra Nicia Maldonado, que no conoce al igual que el periodista Gastón Fernández del diario La Verdad la cotidianidad de las comunidades Yukpa, menos la situación de violencia de larga data, pues la primera, la indígena mestiza Wayuu Yukpa Amalia Pérez vive en Machiques donde se crió y ahora se la pasa en Caracas y el segundo en La Villa del Rosario, ellos sirven mediáticamente a los intereses oscuros de ganadero/parceleros violentos.

La  vergonzante gestión política de Maldonado y Pérez en la Sierra de Perijá, desde el Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas (MINPI) las conduce en la práctica a coincidir plenamente con las acciones encubiertas y el odio racial que profesan públicamente algunos ganaderos de derecha o “izquierda” de Machiques; odio que les sirvió para justificar su enriquecimiento familiar y el don de sus apellidos a partir de la pobreza al indio generada por el despojo y la apropiación de sus mejores tierras, las tierras que hoy con justicia reclaman para el buen vivir, y que el Gobierno reconoce a medias al otorgar en sustítulos de tierra otorgados derechos de terceros sobre las mismas y se demora en comenzar a pagar las bienhechurías prometidas, generando así este nuevo capítulo de violencia en Perijá contra el Yukpa rebelde Caribe en donde el mismo Gobierno se viene transformando en cómplice así como en los mejores tiempos de la tercera república.

La Media Luna Ganadera/parcelera

Los ganaderos, principalmente los del sector Gil Blas y sus vecinos los dirigentes parceleros instigadores de las Flores y la Estrella, y demás sectores watía violentos aledaños al Tukuko, están preocupados porque están a punto de generarse acciones políticas policiales jurídicas que podrían llevarlos al ser descubiertos y sacarlos de sus escondrijos.

La única muerte de un indígena Yukpa acaecida sin que estuviese las manos sangrientas del sicariato encapuchado fue la muerte de José Manuel Romero padre de Sabino, que murió días después de propiciarle una tremenda golpiza un grupo de hombres armados sin pasamontañas en compañía del presunto propietario de la hacienda Kusere hoy Guamo Pamocha, Alejandro Chávez Vargas. El expediente aún descansa en la Fiscalía 24 de Maracaibo.

Para nadie es un secreto que el mismo abogado de los ganaderos es el mismo abogado de los parceleros violentos. Fue Alfonso Chacín quien gestionó la puesta en libertad del presunto asesino de Dario Segundo García Fernández sobrino de Anita, donde también fue herido dos de sus hijos. Aún no se sabe o al menos no se conoce resultados si el Ministerio Público y el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones de Interior y Justicia han ordenado abrir averiguaciones al respecto, a sabiendas que hasta ahora hay siete indígenas asesinados y un criollo, todos ocurridos en el mismo sector triangulado, la media luna ganadera/parcelera Gil Blas, Las Flores y La Estrella. En Gil Blas operan aproximadamente 20 sicarios colombianos y sus financistas y desde allí generan violencia al Tukuko y al Yaza..

Ocultar la verdad no es por Chávez, sino para salvar a los ganadero/parceleros

No sólo han sido asesinados algunos familiares de Sabino, sino también de Amalia la mano derecha de Nicia, seguidora de sus ordenes ministeriales, con la clara diferencia que Sabino defiende la inocencia sus hermanos Yukpa muertos o heridos, sea cual sea sus familias y no niega sus vínculos de sangre si los hubiese, pues Sabino es uno de los pocos dirigentes que en ese sector Tukuko Yaza no controla Nicia ni Gadema, peses a sus esfuerzos de amenazas o coqueteos alguna veces con Sabino. Lorenzo que muere al lado de Wilfrido Romero y Lionel Romero con los hijos de Anita son primos de Amalia, víctima del sicariato ganadero y la violencia de los parceleros.

Es inaudito y ya insostenible seguir leyendo en el diario La Verdad sin señalar fuente o prueba alguna la criminalización del pueblo Yukpa y de sus dirigentes. Es penado por la Constitución y las leyes afirmar por un medio masivo como lo hace el periodista Gastón Fernández cuando afirma que José Luis el hijo de Anita “participó en varios atracos a fundos” o que él y su hermano “los señalan como azotes en los sectores Las Flores y La Estrella”, La aseveración infundada “A Alexander le pesaba el crimen de violación de una joven en 2009 otras mujeres de la zona” (La Verdad, 24/06/12: 12) a todas luces deja claro que se trata de la opinión personal del periodista Gastón Fernández que desde la salida de Machiques de la licenciada Ojeda continúa trabajando en la criminalización a los Yukpa durante todo este conflicto por la tierra con hacendado/parceleros.

No habían llegados muy bien los cuerpos de investigación policial al lugar de los acontecimiento cuando ya por un acto de magia aseguraban al diario La Verdad, que se trataba de un “ajuste de cuentas” (La Verdad, 24/06/12: 12), frase aislada desarrollada periodísticamente al día siguiente por el periodista Fernández bajo el tendencioso título “A indígenas de la Sierra los mataron por botín” versión digital de la madrugada http://www.laverdad.com/sucesos/5273-a-indigenas-de-la-sierra-los-mataron-por- botin.html y en la versión impresa “Por pugna de ganado robado mataron a yucpa” y subtitulan en letra mayúscula y en negrilla el formato contra Sabino que nada tienen que ver en el asunto “LA POLÍCIA MANEJA EL CASO COMO UN AJUSTE DE CUENTAS, INVESTIGAN SI LA BANDA DE SABINO ROMERO ESTÁ INVOLUCRADA” (La Verdad, 25/06/12: 11); acaso tienen miedo los ganaderos y parceleros que se les investigue e interrogue escudándose en La Verdad y en declaraciones de la funcionaria indígena de la zona. Por qué el diputado regional de la oposición pro ganadero Yukpa Javier Armato y la chavista Amalia Pérez trata echar sombras en declaraciones en emisora local contra la dignidad de Alexander y su hermano, y no gestionan ni hacen un llamado a la Fiscalía y al CICPC a que se investigue a fondo a ganaderos y parceleros de la zona.  

No acusamos a la FARC como dice el diario de la familia Guisantes

Así mismo, dentro de esta línea de reflexión, que esconde el diario Qué Pasa cuando cita un texto largo de la Sociedad Homo et Natura y sobre el titula en grande “Supuestos agentes de la Farc secuestran a dos hermanos yucpa en la sierra de Perijá” (Qué Pasa, 24/06/12: 29), ¿a que intereses juegan los señores Guisandes?, por qué en el texto citado nada decimos al respecto, nos referimos sólo al sicarioganadero, antesala del paramilitarismo. Nuestras investigaciones nada dice de la FARC.

Pero lo más sospechoso de todo lo vivido estos últimos años es la campaña, de ciertos personeros locales odiadores de Chávez, abierta hace algunos días contra los luchadores de los movimientos sociales a nivel nacional, en especial contra las ongs. ecologistas, en el medio de esta lucha infinita por la defensa de los territorios indígenas donde venimos arrastrando un saldos negativo de dirigentes sociales e indígenas criminalizados o indígenas asesinados por poderosas fuerzas oscuras gubernamentales y no gubernamentales fronterizas. Al lograr terminar de estructurar una fuerza que nos permita golear el núcleo duro del sicariatoganadero, sus financistas, a los odiadores mediáticos y el inicio de los pagos de haciendas y parcelas. Terminaremos, repetimos, luego de derrotar parte de esta fuerza en esta guerra contra el sicariato, el paramilitarismo y el golpismo de dar una respuesta mediática ideológica, pues hoy la respuesta es orgánica dentro de los territorios y por los territorio indígenas, pues no podemos distraernos en el cumplimiento de nuestra agenda, de nuestros objetivos tácticos y estratégicos al interior de las comunidades, a nivel nacional e internacional y en el terreno del enemigo. No podemos por ahora perder tiempo, ni caer en provocaciones ni en tratar de resolver prejuicios ajenos, porque sería una actitud pequeña burguesa de enfrentamientos de egos heridos.

Vamos a las comunidades, a la información y contrainformación, a la investigación de campo, a las marchas, al reparto de hojas en las equinas, a pegar afiches y calcomanías, a la demanda y contrademanda, a los foros, a las universidades, a programas en los medios de comunicación masivos a nivel nacional, a la Fiscalía, Defensoría, a la Vicepresidencia, etc. En fin vamos a las comunidades, a la calle y a la demanda ante los organismos del Estado o internacionales.   

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2443 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /desalambrar/a146140.htmlCUS