¿Educación integral bolivariana Vs. Educación globalizada?

I

Algunos académicos o quienes se pretenden tales antaño y hogaño parecen veletas. Según soplen los vientos de la política y los intereses crematísticos particulares de sus grupos de adhesión van desgranando argumentos cuidadosamente escogidos, aunque se desdigan flagrantemente de posicionamientos frente a la realidad inmediatamente pasada cuando ocuparon ciertas posiciones de relevancia en instituciones, particularmente instancias educativas donde debieron hacer las transformaciones requeridas y no pudieron. O no quisieron. Polizontes de otros naufragios buscan ahora quien los rescate de su orfandad ideológica. Pero como en la Carta a García lanzan mensajes a quien pueda interesar entre posibles hegemonías nuevas que imaginan en el horizonte mediato, para serles útiles en lo que puedan y volver así al funcionariado.

Así, cuando por estos días voceros del Estado-Nación y su Gobierno Bolivariano legítimo anuncian la aplicación de un nuevo diseño curricular para la Educación Media, a modo de "Prueba Piloto", luego de la sistematización de las propuestas de la Prueba Nacional de la Calidad Educativa, aparecen reportajes y/o entrevistas en medios de comunicación tradicionales de la derecha a estos savant dizque muy "preocupados", lanzando cánticos a los avances científico-técnicos, los idiomas modernos como el inglés que es la lengua franca de la globalización, la cibernética y la ciudadanía planetaria. Abogan por "… una cultura sustentada en el civismo y no en el patriotismo; en la pluralidad, la tolerancia y los valores democráticos" (Carlos Giménez Lizarzado en: El Impulso, Barquisimeto, domingo, 10 de septiembre de 2016, p. A 2).

A continuación vamos a realizar una crítica a la referida entrevista ya que su autor cita luego que después de visitar y analizar cuidadosamente y no simplemente a través de una revisión distraída por internet, suponemos (¿?) las nuevas propuestas en naciones como Bolivia, Nicaragua y Ecuador (miembros del ALBA) concluye este ínclito académico docente de la UCLA y en la UPTAEB, siendo parte del equipo directivo por varios años en esta última; donde hacía parte de su Consejo Académico o Directivo, como Secretario General y fuera responsable en consecuencia de las políticas educativas impulsadas por el Gobierno Bolivariano, donde al parecer hizo mucho en el empeño de lograr la anhelada transformación universitaria, aunque ¿no era poco menos que un infiltrado de la oposición política venezolana en esa nueva universidad territorial.

Cita pues, dizque:

"Nicaragua tomó el modelo de proyecto de desarrollo humano sustentable para adoptarlo a su sistema educativo… Y ninguno de los instrumentos de América Latina está asentado en el tema del ideal bolivariano, ni bajo la pretendida idea de la unión latinoamericana, ellos están educando a sus ciudadanos bajos la perspectiva del mundo actual", (ob cit).

II

¡Caramba! Y pensar que este caballero hasta hace poco y según ya se ha dicho dirigía una universidad creada por iniciativa del comandante Chávez, Secretario General de la Universidad Politécnica Territorial Andrés Eloy Blanco de Barquisimeto, UPTAEB, estado Lara. Si es tan férreo opositor del bolivianismo ahora, ¿cómo es que años atrás no advirtió que era un atraso y antes se paseaba muy orondo por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, de Educación Superior o como se llamara entonces? Si no estaba de acuerdo con la transformación de los institutos universitarios tecnológicos en universidades tecnológicas territoriales, sino que bien se podían quedar como el Tecnológico de Monterrey en México o el Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos, ¿cómo es que aceptó ser el Secretario General de la UPTAEB?

He aquí otras perlas, pues sin que le quedara nada por dentro soltó esto otro el entrevistado el domingo en El Impulso:

"En cambio, en el planteamiento del Ministerio de Educación "… lo que se observa es un afán por seguir tergiversando el pensamiento bolivariano y ponerlo a beneficio de un proyecto oficial casi particular y personalista. Seguimos pretendiendo que un ex presidente fallecido siga siendo el centro de la organización epistemológica de la escuela, lo que fomenta el atraso", (ídem).

¿Con que esas tenemos? ¿Opuesto ahora al legado del comandante Chávez cuando hasta hacía poco exaltaba el nacionalismo del líder bolivariano?

Finalmente, acota que con liceos en precaria infraestructura física, docentes desmotivados y jóvenes sin orientación vocacional no se puede implementar un nuevo currículo en la Educación Media, supuestamente inconsulto e ignorado por la base magisterial. Por eso cierra su disertación Giménez Lizarzado con las siguientes consideraciones:

"Creo que lo esencial es centrarse en el proyecto de vida de los jóvenes, en un contexto donde la violencia escolar está a la orden del día, al igual que el embarazo precoz y las drogas, entre otros elementos reales que se convierten en obstáculos para los docentes. Nuestros liceos están desmantelados desde el punto de vista de la planta física y cuentan con unos profesores desestimulados, golpeados por la situación precaria del país" (…), "estamos en presencia de un cambio desfasado. Además de que no impulsa las potencialidades de los estudiantes. También asegura que "la gran mayoría de los docentes desconocen el contenido del documento y tampoco fueron consultados", (ídem).

III

De todas las citas anteriores es dable concluir que el ex secretario general de la UPTAEB considera que estaba profundamente equivocado al aceptar formar parte del Gobierno Bolivariano como funcionario de la Educación Universitaria y el régimen "personalista" de Hugo Chávez; pero, Dios es grande, ahora ha dado un salto de talanquera igual que Ismael García, regresando a su antiguo redil; aunque "Chivo que se devuelve de desnuca", dicen; ya que irresponsablemente debió cumplir con unos roles que ahora debe detestar como firmar títulos universitarios y otras cosas administrativas sin que compartiera los ideales políticos de sus líderes. ¿O sería que era un peón de cierto grupo político hoy disidente, como el de Luís Fuenmayor Toro de quien se dice era una de sus cuotas de poder en la UPTAEB y fue impuesto desde la OPSU en su momento? ¿Querrá nuevamente ser manumiso intelectual en un eventual gobierno de transición? ¿O es que sus críticas son válidas y somos nosotros los equivocados?

Por lo pronto ha de entenderse que la educación venezolana toda debe ser bolivariana porque así lo establece el Preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999) y en particular en su artículo 1 que sentencia:

"Artículo 1. Venezuela se declara República Bolivariana, irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador".

Algunos creen que el proyecto bolivariano revalorado y desarrollado por el comandante Chávez es un juego, una ronda de la que se puede entrar y salir, como hemos dicho ya, según los apremios de los intereses políticos grupales o crematísticos; no, sino que aspira trascender históricamente y la educación viene a ser uno de esos medios, ya que según Wagner Geagger la Paideia hace parte de los ideales culturales de un pueblo que se ha puesto en movimiento, donde por cierto esa actitud de adoración perpetua a la ciencia, la tecnología, la sociedad civil y la ciudadanía global es parte también de una ideología, así como el desdén por el ideal bolivariano y la integración latinoamericana y caribeña, como expresan estos nuevos admiradores del historiador Manuel Caballero sin conocerlo realmente en sus libros "Por qué no soy bolivariano" y "La peste militar"; ya que el mismo maestro Luís Beltrán Prieto Figueroa en su conocida obra "El Estado y la Educación en América Latina" (Monte Ávila Editores, C.A. Caracas) es muy contundente al enseñar allí que:

"El Estado interviene, por derecho propio, en la organización de la educación del país, y orienta, según su doctrina política, esa educación. Depende la orientación de una escuela de la orientación política del estado. Si el estado es fascista, la escuela es fascista. Si el Estado es nazista, la escuela es nazista. Si el Estado es falangista, la escuela es falangista. Y si el estado es democrático, la orientación de la escuela necesariamente tiene que ser democrática. En efecto, en toda sociedad la educación sirve a elevados fines sociales, pero no le corresponde fijar autónomamente sus propias metas. Obedece su orientación a la sociedad donde actúa. Es la clase social que dirige el estado y para cuyo servicio actúa éste la que orienta la educación"… (p. 32).

Así, pues, que ¿de qué se extrañan ciertos egregios académicos cuando hablan de que se quiere ideologizar por medio de la educación, si todo proceso educativo y cultural tiene siempre un amplio componente ideológico, para bien o para mal? Así, los que fuimos formados en colegios de nuestra santa madre Iglesia católica allí se nos inculcó una orientación cuyos alcances aún sentimos; luego, el canto a la ciencia y la tecnología que hacen parte del actual estado del arte de la ciencia, la tecnología y las humanidades tampoco es que está ausente en el nuevos diseño curricular sino que está contextualizado en el marco de la globalización pero sin renunciar a un sano nacionalismo; en cuanto a la calidad de la educación que promueve el nuevo diseño curricular una fuente hemerográfica informa que:

"Exigencia será mayor con reforma educativa" (Últimas Noticias, Caracas, 14 de septiembre de 2016, p. 2) y agrega que:

"El Viceministro de Comunidades Educativas y Unión con el Pueblo, Jehyson Guzmán, aclaró que con el proceso de transformación curricular las asignaturas matemáticas, biología, química y física han sido incorporadas al área de formación ciencias naturales y aseguró que el nivel de exigencia será mayor. El nuevo currículo se basa en un aprendizaje comprendiendo la realidad y no memorizando los aspectos aislados de una asignatura sólo para obtener notas", explicó que se incrementó la hora de clase de educación física a tres sesiones semanales como lo establece la Ley de Deporte y Recreación. Por su parte, Yoama Pardedes, viceministra de Educación Media, expresó que los estudiantes aprenderán castellano, y los docentes junto a sus alumnos aprenderán y reconocerán las existencia de 44 lenguas indígenas"; e igualmente, Rosa López informó que el British Council formará maestros en el área de inglés para incluir esta materia en la educación primaria, iniciativa que surgió de la consulta por la calidad educativa (ídem).

Lo anterior sea dicho como parte de una pretendida discusión frente a quienes dicen que la actual propuesta de transformación curricular está desfasada, sin advertir que su sustrato filosófico se apoya en el pensamiento complejo de don Edgar Morin y su inter y transdisciplinariedad, contrario a todo pensamiento fragmentario y disciplinario moderno; que además produjo al menos dos libros importantes sobre educación y pedagogía a solicitud de la UNESCO, ese organismo de las Naciones Unidas dedicada a la ciencia y la tecnología, se llaman "Los siete saberes necesarios a la educación del futuro" y "La cabeza bien puesta. Reformar la educación, reformar el pensamiento" que si uno lee con atención los documentos de la transformación curricular propuestos por el MPPE comprende que se apoyan en esas corrientes epistemológicos y axiológicas de nuevo tipo, uno de cuyos elementos importantes viene a ser el asunto de la identidad o no esa tal ciudadanía global difusa y tramposa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /deportes/a234185.htmlC0http://NON-VE CAC = .