Son los que sufren más accidentes laborales.

Sube mortandad de obreros latinos

ESTADOS UNIDOS / La Opinión - Los Ángeles. 12/05/07

Riesgo. California ocupó el segundo sitio en la lista de estados del país donde ocurrieron más accidentes de trabajo en 2005. (Jeff Grace /La Opinión)


La Opinión, Estados Unidos.- La tasa de mortalidad laboral entre los hispanos fue 23% más alta que la de todos los trabajadores en general en Estados Unidos en 2005, dio a conocer ayer la Central Sindical AFL-CIO, el principal sindicato del país.

Mientras que la cifra global de accidentes mortales en centros de trabajo disminuyó en relación a 2004, la de los hispanos aumento un 2% en el mismo período, dice el documento Muerte en el trabajo: el saldo de la negligencia, encargado por la AFL-CIO.

El total de accidentes fatales en todo el país en 2005 fue de 5,734, de los cuales 923 correspondieron a hispanos, el registro más alto en la historia del país según la Central Sindical. Sin embargo, la tasa de muertes por cada 100 mil habitantes decayó entre estos últimos de 5.0 a 4.9.

Los estados que registraron mayor número de hispanos fallecidos en un centro de trabajo en 2005 fueron Texas (203) , California (135) y Florida (119). De los trabajadores nacidos en el exterior muertos en el desempeño de sus tareas el mismo año, el 62% fueron hispanos (de éstos el 43% fueron mexicanos), 18% blancos, 13% asiáticos y 6% negros.

La tasa de accidentes laborales se elevó además entre los obreros afroamericanos, inmigrantes y jóvenes, en 2005.

Por otro lado, según la Central Sindical, más de 12 mil obreros de todos los grupos sufrieron algún tipo de lesión o se enfermaron en 2005.

El presidente de la AFL-CIO, John Sweeney, declaró que la alta mortandad de trabajadores en el empleo representa "una tragedia y una desgracia nacional".

"Se deben hacer cumplir las leyes de seguridad laboral. Hay que mejorar el financiamiento recibido por el Departamento de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA) y darles a los trabajadores la oportunidad de expresar sus preocupaciones", dijo el líder sindical.

El reporte, el decimosexto anual emitido por esa organización de trabajadores, señala que OSHA no tiene suficientes recursos para proteger adecuadamente a los trabajadores de la nación. El presupuesto asignado a la OSHA para el próximo año es de 490 millones de dólares, 25 millones menos que este año si se toma en cuenta la inflación.

En la actualidad, OSHA sólo dispone de un inspector por cada 63,670 trabajadores, a pesar de que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomienda contar con uno por cada 10 mil en el caso de los países industrializados.

Un reportaje de Justin Pritchard, periodista de The Associated Press, descubrió que aunque varios expertos dentro y fuera de OSHA señalan que la dependencia es muy bien intencionada, sus problemas de financiamiento y falta de personal hispanoparlante le impiden cumplir enteramente su cometido.

"Según OSHA, hay 121 inspectores, de un total de 861, que hablan español".

Al cierre de esta nota OSHA no había respondido aún las llamadas telefónicas pidiéndole comentar el estudio de la AFL-CIO.

En 2003, los inmigrantes fueron el 14% de la fuerza laboral del país y en la segunda mitad de los años 90 casi el 50% del incremento neto en ese sector.

Según el reporte, los trabajadores inmigrantes encaran un ascenso en el número de muertes y lesiones laborales y son los más expuestos a realizar oficios peligrosos. Aunque el porcentaje de obreros extranjeros en la fuerza laboral se incrementó en 22% entre 1996 y 2000, el porcentaje de lesiones laborales mortales aumentó 43%.

Desde 1992, cuando se comenzó a tabular el número de decesos de hispanos durante la faena laboral, el número de trabajadores fallecidos de esa etnia se ha incrementado 73%. Los hispanos del sexo masculino presentan el mayor riesgo de muerte y lesiones en el trabajo entre todos los grupos étnicos. Este riesgo es mayor en los sectores construcción y minería. Aunque en 2000 los hispanos eran únicamente el 16% de la fuerza de trabajo en la construcción, el 23.5% de las muertes ocurrieron entre ellos.

El estudio se refiere a la incidencia que tiene el alargamiento de la jornada de trabajo y la manera cómo está organizada la producción en EU en un alto número de bajas mortales y lesiones.

Los trabajadores estadounidenses trabajan hoy en día muchas más horas que en la mayoría de naciones industrializadas y en Japón. Citando datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, el documento señala que una cuarta parte de los que laboran en la minería, la manufactura y el comercio al por mayor trabajan más de 40 horas por semana.

El diario The New York Times afirmó en un reportaje publicado recientemente que OSHA ha abolido numerosas regulaciones y mecanismos de monitoreo de la industria.

Por Róger Lindo.
Artículos de La Opinión editados en Rebanadas:

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4973 veces.

Comparte en las redes sociales


Notas relacionadas

Por los Derechos Humanos contra la Impunidad

Internacionales

Actualidad