Ley de Amnistía: Licencia para matar

Este recurso jurídico borra toda responsabilidad penal o civil y anula los antecedentes del perpetrador; por eso no puede aplicarse a delitos graves contra los derechos humanos individuales o colectivos
 
Ninguno de los involucrados en las protestas violentas que se suscitaron en el país, a raíz del llamado a “La Salida” que realizó Leopoldo López, ha reconocido su responsabilidad y pedido perdón a las víctimas, condición ineludible para que proceda la amnistía.

Este recurso jurídico es diferente al indulto, que extingue la sanción penal actuando sobre la pena derivada de un delito (la persona sigue siendo culpable, pero se le ha perdonado el cumplimiento de la pena). Por el contrario, la amnistía (del griego oamnestia, olvido) actúa sobre el delito mismo. Por ello, la amnistía extingue toda responsabilidad penal o civil y anula los antecedentes y actúa sobre todos los que cometieron ese delito, y no sobre individualidades.

En Venezuela la nueva mayoría parlamentaria de la oposición acude a esta iniciativa para “reconciliar” a los venezolanos; sin embargo, un sector de la sociedad, considera que si bien es cierto que el país necesita encontrar mecanismos de convivencia entre las diferentes tendencias políticas que actúan en el acontecer nacional, para que eso sea posible debe haber un entendimiento previo, la aceptación del otro y sobre todo, que se asuma la responsabilidad en los delitos cometidos durante las protestas violentas.

Antecedentes

El 26 de marzo de 1994, el Comandante Hugo Chávez Frías, quien cumplía condena de prisión por la insurrección cívico-militar del 4 de febrero de 1992, fue beneficiado con un sobreseimiento judicial.

El 17 de abril de 2000, bajo la presidencia del propio Chávez, la Asamblea Nacional dictó la Ley de Amnistía General, cuyos beneficiados fueron personas involucradas en las la insurrección del 1992. Finalmente, el 2 de enero de 2007 promulga el decreto con rango, valor y fuerza de Ley Especial de Amnistía, cuyo objeto era amnistiar a sus adversarios que estuvieron involucrados en el golpe de estado de abril de 2002, entre los beneficiados estuvo el hoy reincidente Leopoldo López.

Mecanismo de aplicación

La amnistía es una competencia de la Asamblea Nacional en cuanto órgano del Poder Legislativo Nacional y puede materializarse de dos maneras: (1) por medio de un decreto o acuerdo parlamentario sin forma de ley que sea aprobado por la mayoría simple de los diputados; o (2) por medio de una ley formal de acuerdo a lo establecido en el artículo 202 de la Constitución.

Las “perlitas” que quieren amnistiar

La mejor manera de formarse una opinión sobre este proyecto de ley de amnistía es leyéndola. Algunos de los delitos que pudieran quedar en el olvido son los siguientes:

1 Instigación a la desobediencia de las leyes y al odio y apología del delito.
2 Instigación a delinquir.
3 Lesiones.
4 Causar pánico en la colectividad o mantenerla en zozobra mediante la difusión de informaciones falsas.
5 Agavillamiento.
6 Obstaculización de la vía pública con el objeto de preparar el peligro de un siniestro y demás delitos.
7 Daños a los sistemas de transporte, servicios públicos, informáticos o de comunicación.
8 Destrucción o deterioro de caminos y obras destinados a la comunicación pública.
9 Importación, fabricación, porte, detentación, suministro u ocultamiento de artefactos explosivos o incendiarios.
10 Incendio y otros delitos de peligro común.
11 Porte ilícito de arma de fuego y su uso indebido.
12 Daños a las instalaciones en el Sistema Eléctrico Nacional.

Amnistía al homicidio

El artículo 4 de la cuestionada ley declara que procede la amnistía a aquellas personas involucradas en hechos violentos que ocasionaron la muerte de personas. El artículo concede amnistía en uno de sus incisos a la “obstaculización de la vía pública con el objeto de propiciar el peligro de un siniestro y demás delitos, tipificados en el artículo 357 del Código Penal”. Como este tipo de delitos se conoce el caso de Elvis Rafael Durán de la Rosa, joven motorizado que una noche del 2014, cuando regresaba de su trabajo, resultó degollado cuando al ir en su motocicleta, intentó pasar una barricada (guarimba) colocada por opositores y fue sorprendido por una guaya tensada de alambre que no pudo ver a tiempo, este es solo uno de las 43 muertes.

Amnistía al tráfico de drogas

Otro de los delitos que más asombran es el de tráfico de droga en menor cuantía. Y es que durante las manifestaciones estudiantiles, algunas personas cayeron en la “tentación” de vender y comprar sustancias estupefacientes, usando para ello las carpas instaladas en razón de protestas. El artículo 30 señala: Se concede amnistía de los hechos considerados delito de tráfico de drogas de menor cuantía, tipificado en los artículos 149, segundo aparte, y 151, primer aparte, de la Ley Orgánica de Drogas, cuando su supuesta comisión se hubiere producido en campamentos o cualquier tipo de reunión de manifestantes que se hayan congregado con algunos de los fines previstos en el artículo 6 de la presente Ley.

Amnistía a la corrupción

También el artículo 31 le da rienda suelta a quienes especulan y estafan. Taxativamente señala el artículo lo siguiente: Se concede amnistía de los hechos presuntamente constitutivos de los delitos de fraude, estafa y usura vinculados a la actividad privada de la construcción de viviendas, cuando haya existido una actuación desproporcionada de los organismos administrativos facultados para la defensa de las personas en el acceso a bienes y servicios, y el Ministerio Publico y los órganos jurisdiccionales hayan actuado vulnerando la presunción de inocencia mediante actos de persecución y medidas de coerción personal o de restricción de la libertad que no guardaran relación con la colaboración de los imputados en el desarrollo de las investigaciones o del proceso.

En este caso, se pretende amnistiar un delito común sobre la base de un supuesto exceso o violación del debido proceso, que no ha sido comprobado.

Amnistía al terrorismo

Y por si fuera poco, el artículo 15 concede amnistía a los terroristas. “Se concede amnistía de los hechos considerados como terrorismo individual de conformidad con lo establecido en el artículo 52 de la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, que se hayan cometido durante el año 2014, relacionados con la planificación de actos tendientes a la evasión o fuga de personas privadas de libertad por los supuestos comprendidos en esta Ley de Amnistía, siempre que no se haya vulnerado la vida o la integridad física de las personas”.
También el artículo 20 complementa esta aberración jurídica con lo siguiente: Se concede amnistía del delito de financiamiento al terrorismo, previsto en el artículo 53 de la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

Amnistía a la Guerra Económica

El dato más curioso, la Guerra Económica también será amnistiada, y es que ha sido el trampolín de la oposición para cabalgar electoralmente en Venezuela. El artículo 19 señala: Se concede la amnistía de los hechos ocurridos a partir del año 2011 hasta la entrada en vigencia de esta Ley de Amnistía, que hayan originado la investigación, procesamiento, privación de libertad o condena de directivos, empleados o representantes de las empresas productoras, comercializadoras o distribuidoras de medicinas, alimentos o bebidas, bienes calificados como de primera necesidad, u otros bienes similares, extendiéndose además a otras personas naturales

Amnistía al robo

En algunos países el robo se castiga cruelmente cortando la mano del maleante. En Venezuela, la oposición pretende irse al otro extremo, perdonar este flagelo con el siguiente artículo 24: Se concede la amnistía de los delitos de sustracción de efectos y bienes de las Fuerza Armada Nacional, abuso de poder y de faltas al decoro militar…”.

Amnistía a la cobardía

No podían faltar los prófugos de la justicia, ellos también poden ser “perdonados” gracias al artículo 29, que concede amnistía de los delitos de fuga y quebrantamiento de condena, tipificados en los artículos 258 y 259 del Código Penal, en relación con las personas procesadas o condenadas por la comisión de cualquiera de los hechos punibles comprendidos por la presente Ley.

Lo que dice la ley

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 236, numeral 19, manifiesta que son atribuciones y obligaciones del Presidente de la república conceder indultos, asimismo, el artículo 104 del Código Penal expresa que la amnistía “… extingue la acción penal y hace cesar la ejecución de la condena y todas las consecuencias penales de la misma…”

A continuación se presentan artículos de la constitución Nacional que despejan el panorama jurídico en relación a esta dichosa amnistía:

Artículo 187 Corresponde a la Asamblea Nacional en su numeral 1 “Legislar en las materias de la competencia nacional y sobre el funcionamiento de las distintas ramas del Poder Nacional” y en su numeral 5: Decretar amnistías.

Artículo 29 El Estado estará obligado a investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades.

Las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones graves a los derechos humanos y los crímenes de guerra son imprescriptibles. Las violaciones de derechos humanos y los delitos de lesa humanidad serán investigados y juzgados por los tribunales ordinarios. Dichos delitos quedan excluidos de los beneficios que puedan conllevar su impunidad, incluidos el indulto y la amnistía.

Artículo 334 Corresponde exclusivamente a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia como jurisdicción constitucional, declarar la nulidad de las leyes y demás actos de los órganos que ejercen el Poder Público dictados en ejecución directa e inmediata de la Constitución o que tengan rango de ley.
Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Conclusiones

Queda en evidencia que la oposición no desea hacer justicia, ni siquiera investigar si los delitos que se imputan son reales o no, no existe la disposición de crear una comisión que profundice en estos hechos y establezca responsabilidades, simplemente se considera que todos son inocentes, nadie quemó nada, nadie hizo nada, nadie murió, no pasó nada.

De hecho, el artículo 37 señala expresamente lo siguiente: Los efectos de la amnistía concedida por esta Ley se extienden a todos los autores, determinadores, cooperadores inmediatos y cómplices en los hechos punibles correspondientes, hayan sido o no imputados, acusados o condenados. Por tanto, se ignora el sufrimiento de una parte de la familia venezolana que fue víctima de estos hechos, en consecuencia, no existe otra explicación: la oposición se está reconciliando con sigo misma y con sus bajezas.

Hay varias maneras de contrarrestar esta amnistía, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia es solo una de ellas, pero además, el pueblo venezolano “fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad” puede perfectamente desconocer esta ley. Quizá entonces aquella famosa pregunta que le realizaran a una concursante en el Miss Venezuela haya sido respondida por la oposición: Les resulta mucho más difícil pedir perdón que pedir permiso para matar.

 

thekendrick@hotmail.com

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1851 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /ddhh/a223400.htmlC0NON-VE