Policía del Estado Bolivar: Intervención light

Recientemente, el Gobernador del Estado Bolívar, Decretó la intervención del Instituto Autónomo de Policía del Estado Bolívar (IPOL-BOLÍVAR), mejor conocida como la Policía del Estado Bolívar; cuestión esta, que a los Bolivarianos Revolucionarios nos pareció bien, aunque bastante tardía. Pero la alegría fue de tísico, inmediatamente nos vino la decepción, por dos razones, una, por la forma como se hará, pareciendo “supervisión de rutina”; y otra por los nombres de los “interventores”, sobretodo los civiles, connotados personajes de la Cuarta Republica en el Estado Bolívar.
Resumidamente, el Decreto, anuncia tres puntos relevantes, cuales son: La eliminación del Instituto Autónomo de Policía y creación de la Policía del Estado Bolívar, cuestión que nos parece muy positiva ya que estos “Institutos Autónomos Regionales (Y Municipales) de Policía”, han sido mecanismos que utilizó el Puntofijismo (y la V Republica no ha hecho nada por cambiarlos) para tener ejércitos privados que no le rinden cuentas a nadie y están exentos de contraloría, a la par de ser centros de corrupción en los contratos de dotación y compras y falanges del golpismo ultraderechista. La reestructuración del personal adscrito a la Policía, es le segundo punto del Decreto Bolivarense, previo estudio y evaluación de caso por caso, en otras palabras, un saludo a la bandera que hará que se queden quienes no deben estar; pero lo mas lamentable y critico, y es lo que nos lleva a concluir que la decisión es mas de tipo propagandístico que de saneamiento real, benefactoramente la llamamos
“intervención Light”; y el tercer elemento del Decreto regional; da nombres y apellidos de los interventores, las personas que van a rectorizar el proceso de intervención; y en dicha lista aparecen personas que fueron Gobernadores de la IV Republica y otros que firmaron en contra del Presidente y hasta ayer nada mas eran conocidos opositores al proceso bolivariano.
Si existe algún sector donde la Revolución Bolivariana ha hecho muy poco, es en lo judicial, y dentro de este, específicamente en lo penal (Tribunales, Fiscalia y Policía), policialmente el proceso ha sido bastante infeliz. Comenzando por los primeros jefes de la DISIP de la antigua PTJ y la Metropolitana, personas que se declararon enemigos activos del proceso y hoy son conocidos golpistas, no limpiaron las policías, destituyendo agentes que tenían prontuario en violación de los derechos humanos y por supuesto, nada hicieron por acabar con la cultura policial de la Partidocracia (Corrupta y asesina), mas bien reforzaron esas conductas con su complicidad (O incompetencia) y se comportaron como unos simpáticos políticos “sindicalistas” y “populistas”, en campaña por buscar votos, ratificando en los cargos a todo funcionario existente, garantizándoles estabilidad y hasta les aumentaron los sueldos y los beneficios socio-económicos, para “dignificarlos”. Muy a la venezolana, se
aplicó una ley de punto final o borrón y cuenta nueva. Por supuesto, como todo perro que come manteca, mete la lengua en tapara, por más “dignificación” y “estabilidad” que hay, la matraca y las muertes no han cesado y seguirán mientras no se efectúe limpieza en las policías, al estilo Bolivariano Revolucionario, pero esa limpieza se hace con funcionarios Penales Bolivarianos Revolucionarios y no prestados de la corruptocracia.

EL PARAMILITARISMO APRENDIO Y ENTRENO PRIMERO EN GUAYANA LO QUE HOY HACE EN CARACAS.
Cuando el traidor de Rojas Suárez era Gobernador de Bolívar, la policía era un instrumento al servicio del golpismo y de no haber sido derrotado, el Estado Bolívar seria un bastión del secesionismo, por arriba del Zulia, ya que la policía estadal era una brigada de choque al servicio del Imperialismo y la contrarrevolución. El Estado Bolívar tiene un record en secuestros y sicariato, los cuales son ajenos al gentilicio Guayanés, quienes somos bastante pacíficos, estos provienen de Colombia y no precisamente de las FARC ni el ELN sino de la ultraderecha paramilitar Colombiana hermanada con la oposición golpista Venezolana. El combinar la muerte de un taxista y/o conductor de transporte colectivo o ciudadano de bien conjuntamente con acciones violentas (Toma de puentes, cierre de calles, toma de tribunales pidiendo “justicia”, etc.), por parte de sindicatos, cooperativas o asociaciones civiles afectas al golpismo o el Imperialismo; se hizo en el Estado Bolívar, monitoreado desde la
Gobernación por Rojas Suárez, aun siendo todavía “Chavista”. Estas protestas, en si lo que piden es represión y mas sangre y muertes, el ojo por ojo, creando un ambiente propicio para que insurjan las denominadas “Autodefensas” que no es otra cosa sino hacerse justicia por sus propias manos de parte de los particulares, y también ambientan a la ciudadanía para que esta vea con buenos ojos las acciones de exterminio de cuerpos elites policiales; contribuyendo este conjunto de actividades macabras a consolidar la cultura de la muerte, ambiente social este contrapuesto, al ambiente de la vida y la hermanación que implica un proceso socialista y revolucionario como el que vive Venezuela.
Muchas policías locales y regionales son recicladoras de funcionarios cuestionados de policías mayores y lavadoras de criminales en potencia y/o golpistas paramilitares a quienes se les otorga una chapa, para garantizarles impunidad en su actividad subversiva, la del Estado Bolívar, no escapa a esa situación; y aun permanece intacto el funcionariado que introdujo Rojas Suárez, en otras palabras es una gendarmería mas apta para una democracia representativa bipartidista proyanqui que para un proceso revolucionario como el nuestro, de ella solo podemos esperar que sean cabeza de playa de la ultraderecha.

RANGEL GOMEZ HA HECHO MUY POCO
Ante el cuadro critico que presenta la Policía del Estado Bolívar, arriba muy por encima narrado, el actual Gobernador Rancel Gómez, es muy poco lo que ha hecho, si le quitamos el decreto regional de intervención que como dijimos, es mas con fines propagandístico que de saneamiento real.
La Policía Guayanesa es la que mas muertes en “enfrentamientos” tiene en todo el país; y la derecha no hace escándalo por ello (Sus medios de comunicación regionales y nacionales), porque la controla, siendo un ejercito de reserva que lo tiene ahí, a diferencia de la del Guarico y Portuguesa, a quienes no condono pero considero que su accionar es menos graves que la de Bolívar.
La intervención de la policía del estado, debe formar parte de una plan estructural nacional en armonía con la aprobación de la ley de policía nacional donde se reestructure a fondo todos los funcionarios, métodos y procedimientos y se cree la nueva escuela bolivariana revolucionaria, con policías de formación bolivariana revolucionaria y no del estilo de los López Siscos, Carlos Castaño ni Jhon Negroponte.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 13504 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /ddhh/a19805.htmlCUS