Movilización contundente de la revolución bolivariana contra la violencia fascista y la guerra económica de los capitalistas

Repudiemos el atentado contra Eduardo Samán

A media noche, entre el 2 y el 3 de octubre 2013, varios individuos, con armas cortas y granadas, atentaron contra el Presidente del INDEPABIS y ex Ministro de Comercio de Chávez, Eduardo Samán.  Dispararon directamente a la ventanilla del conductor (Samán) sin mediar palabra. Por suerte el blindaje resistió los balazos y un escolta logró frustrar la acción. Resulta muy extraño que se produzca un “intento de robo” a la salida de la sede del INDEPABIS, donde los autores no se percatasen de que se trataba de un funcionario del gobierno, protegido por su guardaespaldas. Estos hombres portaban armas de alta potencia y varias granadas, uno falleció por disparos en el momento, un segundo asaltante fue herido y falleció posteriormente, y otro de ellos murió al activarse una granada que llevaba.  En un programa de radio, Samán  calificó lo ocurrido como un atentado: “Estas personas querían matarme, es mi percepción”.  Para Samán, el atentado fue un intento de sicariato, aparentando un atraco, que desmoralizaría al pueblo y permitiría a la derecha ahondar los ataques contra el gobierno bolivariano. “En mi opinión fue un atentado; yo pido que los organismos de seguridad hagan una investigación más profunda”, dijo Samán. “Tenemos que estar preparados. Esto es una lucha, está en juego la Patria, todos tenemos que vencer el miedo, salir adelante. Acciones de este tipo no nos pueden detener“. Hasta ahora sólo uno de los individuos ha sido identificado por la policía.  A varios días del suceso, el gobierno nacional, sorprendentemente no ha emitido aún un informe, ni ha fijado una posición de rechazo contundente a este hecho, mientras que los medios públicos casi no han tratado el tema.

Atentado a Samán es parte de la guerra económica y la violencia contra el proceso bolivariano

La agresión a Samán tiene una gran significación. Se presenta en plena batalla contra el acaparamiento, la especulación y los sabotajes, contra la fuga de divisas. Toda una  guerra económica contra el pueblo venezolano y la revolución bolivariana.

El robo descarado a través de los inflados precios y la escasez artificial, son una tremenda  provocación que buscan exasperar al pueblo y desgastar al gobierno bolivariano. Este tipo de agresiones no hacen más que profundizar un clima de violencia que hay que detener.  En este combate, la figura de Samán desempeña un papel importante en la defensa del derecho  del pueblo a la adquisición de productos de primera necesidad, bienes y servicios accesibles a precios justos. Como presidente del INDEPABIS y como ex Ministro de Comercio de Chávez, ha venido enfrentando a las mafias capitalistas con un empeño que le ha ganado el cariño y la confianza del pueblo, del movimiento popular. En cambio, la burguesía le tiene la más grande de las arrecheras: FEDECÁMARAS, CAVIDEA, CONSECOMERCIO, los consorcios farmacéuticos y los grandes mercaderes de la medicina, los importadores que viven del fraude al Estado y la especulación con el dólar “paralelo”. También despierta el recelo y la incomodidad de los sectores burocráticos corruptos y de todos los enemigos de la revolución socialista, que ven entorpecidos sus negocios con los aliados burgueses.  

Samán ha estado batallando junto al pueblo todos estos días, fiscalizando, decomisando, imponiendo multas, denunciando y actuando contra acaparadores y especuladores capitalistas, a pesar de los limitados alcances y competencias con que cuenta,  casi maniatado por limitaciones impuestas por el propio Ministerio de Comercio, frenado por sectores del gobierno. Samán representa el combate radical de la revolución frente al saqueo que ejecuta la burguesía contra la población y contra la renta nacional, tanto por su afán de lucro como por sus fines conspirativos. Es uno de los símbolos de la lucha popular bolivariana más odiados por los enemigos el proceso, porque apunta hacia el rumbo de la coherencia revolucionaria y no hacia las medias tintas de la conciliación que nos empantana.

Es necesario restituirle a Eduardo Samán todas las  competencias que se le han sustraído desde el Ministerio de Comercio y que entorpecen sus funciones, además de poner fin a todo tipo de presiones que ocurren cuando Samán pretende actuar con todo el peso de la Ley, porque hasta han anulado sanciones y multas, por influencia no sólo de sectores capitalistas sino de gobernadores, políticos y altos funcionarios, poniendo en entredicho su autoridad.

Pero lo acontecido con Samán no hay que verlo como un hecho aislado. En menos de quince días han muerto dos comuneros campesinos en el estado Lara a manos de los paracos, como continuidad de una cadena de asesinatos que se han venido produciendo. Otro fue asesinado unos meses atrás. Incluso llegaron a la osadía de realizar una toma militar del caserío El Flaco y ocupar la escuela de la comunidad,  convirtiéndola en centro de operaciones para expulsar a los campesinos de sus tierras y reclutar menores de edad, según reportes de los pobladores de la comuna El Maizal, Lara-Portuguesa (www.aporrea.org/desalambrar/n236539.html ).  Podemos entrever  incluso los hilos conductores que  conectan con los más siniestros personajes de la vecina Colombia, en intrincada relación con ganaderos, opositores e infiltrados,  autoridades locales, funcionarios y militares corruptos en suelo venezolano. Van alrededor de 300 campesinos víctimas del sicariato en estados. No olvidemos el asesinato de Yukpas y del Cacique Sabino, justo dos días antes de la muerte de nuestro Comandante Chávez.

Hace poco más de un año, fue asesinado Ragid Samán, hermano de Eduardo, quien conducía  el programa "Mundo Árabe" por  YVKE Mundial. El hecho fue atribuido a una banda de delincuentes. Pero las bandas no sólo actúan para fines propios, también pueden ser contratadas para servicios mercenarios, por lo que el móvil delictivo común no es el único posible en estos casos.

Nada nos puede sorprender.  En agosto de 2013, varios hombres fueron capturados por estar  vinculados a un plan de magnicidio contra el presidente de la República, Nicolás Maduro, denunciado por los organismos de seguridad del gobierno. Las investigaciones determinaron su pertenencia a una banda criminal dedicada al sicariato en Colombia.

Todavía están frescos los asesinatos y atentados promovidos por el ex candidato de la derecha, Capriles Radonsky, durante las jornadas de disturbios emprendidas por la oposición proimperialista para desconocer los resultados electorales en Venezuela e impedir que Nicolás Maduro asumiera la presidencia después de la muerte de nuestro Comandante Chávez. Y en el transcurso de los últimos meses también han ocurrido extraños casos de asesinatos y hechos delictivos contra dirigentes medios y militantes del PSUV en varias partes del país.

Necesidad de una gran demostración de nuestro pueblo movilizado contra la violencia fascista y contra la guerra económica del capital

Repudiamos la agresión sufrida por Eduardo Samán, la repudiamos junto con todos los hechos de sicariato mencionados. Más allá de la solidaridad, hace tiempo que está planteada la necesidad de una gran demostración de nuestro pueblo movilizado contra los flagelos que nos vienen azotando, y por la aplicación de medidas para su afrontamiento: 1) la violencia fascista, el sicariato y la impunidad; 2) la guerra económica burguesa contra el pueblo, el acaparamiento y la especulación.

Ante esta situación, en un reciente documento, Marea Socialista ha presentado  algunas propuestas para la emergencia (Merentes a contravía de Chávez: ¿Qué esconde la Guerra Económica contra el Proceso Bolivariano? www.aporrea.org/trabajadores/a173971.html), dirigidas a quebrarle el espinazo al desabastecimiento y la especulación, recuperar el ingreso familiar del pueblo bolivariano al nivel previo a la devaluación de febrero y recuperar el control total de la Renta Petrolera y de las divisas.

Llamamos al gobierno del presidente Nicolás Maduro, al PSUV, al Gran Polo Patriótico, a las centrales obreras del proceso, a todas las organizaciones del Poder Popular, Consejos Comunales y Comunas, a las organizaciones campesinas, populares y sectoriales, a todas las corrientes políticas de la revolución, para que nos articulemos en la batalla frente a esta arremetida capitalista, de la contrarrevolución, la derecha y sus aliados de la burocracia; para que llevemos adelante demostraciones de fuerza y unidad en movilización nacional alrededor de estos dos puntos. Creemos que junto a esta movilización, debe abrirse el espacio para el debate revolucionario, democrático, participativo y crítico, sobre las estrategias y tácticas para enfrentar la múltiple ofensiva de la burguesía y el imperialismo, que viene abriéndose paso con la complicidad de la corrupción y de sectores de la burocracia, que ya está aliada o quiere aliarse con los explotadores. Lo que marca la coyuntura actual no son simplemente las elecciones municipales, sino la conjunción de la guerra económica y de la guerra política de la burguesía y el imperialismo, que se combina a la vez con esa otra guerra, la de la violencia fascista y del sicariato, constante y de creciente intensidad.

¡Repudiemos la agresión a Eduardo Samán! ¡Investigación profunda de los hechos!

¡Acabemos con el sicariato a luchadores populares y dirigentes revolucionarios! 

¡Derrotemos la guerra económica de la burguesía y sus cómplices!

¡Pongámonos en movimiento todas las fuerzas de la revolución! ¡Con Chávez: Golpe de Timón!

www.mareasocialista.org

@MSocialista89


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.

Marea Socialista

Corriente de militantes del PSUV. ¡Ni Burocracia Ni Capital, Socialismo y más Revolución!
www.mareasocialista.org

 @MSocialista89

Visite el perfil de Marea Socialista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas