La desverguenza del Ministerio Público

En este país acaba de ser coronada como Reina de los Carnavales 2013 La Señorita Impunidad. Ojala y el juicio iniciado en contra del delincuente Diputado de la Asamblea Nacional por el estado Aragua Richard Mardo no sea parte de esta desdichada fiesta.

Desmán, descoco, desfachatez, frescura, procacidad, cinismo, desahogo, impudor, ufff si hay sinónimos para describir la impunidad que a diario nos enseña el Ministerio Público. Quienes por un lado informan que los restos de Noel Rodríguez han sido encontrados y encuentran al culpable de su asesinato un coronel esbirro del Ejército detenido en su casa y por el otro dicen con lo que les queda de rostro que el juicio contra Nelsón Mezerhane ha sido archivado.

Menos mal que un puñado de Diputados de la Asamblea Nacional pidieron a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, aclarar la sentencia número 6, con fecha 17 de febrero de 2013, que conllevó a archivar el expediente seguido al prófugo de la justicia venezolana Nelsón Mezerhane, entre otros, por el homicidio del Fiscal Danilo Anderson, y por qué el Ministerio Público no llegó a contar con las pruebas suficientes para imputarlo.

Doble insolencia la del Ministerio Público el cual creíamos le habían desgarrado su alma judicial y humana cuando vieron los restos carbonizados de Danilo Anderson. Fiscal que esperaron su asesinato hasta para empezar a indultar a los golpistas del 13 de abril del 2002 que él había imputado.

Ahora nos tocará a nosotros entender pues el Ministerio Público ni nos explicará cómo dejaron llevar una sentencia de una persona que le prolongaron una investigación y sobre la base de esa presunción tomaron la decisión de apartar la indagación. Que descaro pues en el juicio establece el Ministerio Público no acusar ni solicitar sobreseimiento, fueron salomónicos, buscaron una salida y tomaron la decisión de archivar el expediente.

Nelsón Mezerhane debe andar feliz en su exilio pues con este pronunciamiento queda firme la decisión que ordena el archivo de las actuaciones y culmina el proceso penal, por cuanto no sólo quedan sin efecto las medidas de coerción que hubiera decretado, sino que además los imputados pierden tal condición.

Todo el país sabe que Nelsón Mezerhane es culpable y hay que acusarlo, pues cerrar vil y cobardemente el caso del asesino de Danilo Anderson es contrario a los principios y valores del pueblo venezolano que a cada momento pregona el Presidente Hugo Chávez.

Aquí no existe un sistema de justicia nacional articulado para esclarecer casos de este tamaño e identificar a los responsables de muchos crímenes.

Hagamos memoria. Cuando detuvieron y enjuiciaron injustamente al Cacique de la Sierra de Perijá Sabino Romero colocaron 11 fiscales para que lo acusaran y un tribunal decidió que era “inculpable”, pero los órganos de apoyo del sistema judicial venezolano no se activaron ni recabaron elementos de convicción necesarios para esclarecer este caso y menos los de Eugenio José Añez Núñez y Fernando Jesús Moreno Palmar, por su autoría intelectual en el crimen de Anderson.

Aquí debe acabarse el mito judicial “lo cual ve como difícil establecer una autoría intelectual” y que el único hecho que constituye en una prueba fehaciente es la confesión, pues aquí sobran elementos de convicción para tomar decisiones.

El 18 de noviembre de 2004 cuando volaron por los aires el cuerpo de Anderson quedó como una prolongada vulneración para que a cualquiera le pase lo mismo, así como los hechos del golpe de Estado del 11 de abril de 2002 y el sabotaje petrolero de 2002 y 2003. La impunidad es Reina así pase el carnaval, ahora vendrá Semana Santa y supondremos que aquí nada cambiará.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1056 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ddhh/a159303.htmlCUS