Amnistía, perdón con impunidad y conciliación de clase

Luego de la victoria electoral por Chávez, sectores   bolivarianos, llaman a la reconciliación de “todos” los venezolanos y piden un dialogo “sincero “con la derecha, uno de los que lleva la voz cantante es José Vicente Rangel, hecho este que lleva a sectores de la derecha a pedir de inmediato una amnistía para los presos “políticos”  y  “exiliados” venezolanos, algunos de ellos que se mudaron a buscar fortuna para Miami, Lima, Ciudad de Panamá, Madrid, etc., ya que con el REGIMEN era imposible. La prospera, la Venezuela de “tá barato dame dos”, Chávez la ha llevado a la ruina, al parecer la memoria de estos señores es tan corta que se olvidan de los gobierno de CAP, el engañado de J. Velázquez  y Caldera.

Toda sociedad con clases sociales genera lucha de clases, donde hombres y mujeres de las clases confrontadas asumen militancia política, unos para mantener el orden establecido, otros por derrocar dicho orden y construir una nueva sociedad, solo la clase obrera y sectores explotados son verdaderamente subversivos, ya que atacan a una sociedad decadente, por la construcción de un nuevo orden social que se plantea la eliminación de las clases sociales, entre ellas su misma clase trabajadora, para darle paso a la sociedad de los libres productores.

Ante este hecho real, esta militancia se organiza en diversas formas de lucha, sabiendo que estas acciones podrían llevarles tanto a prisión como a la muerte. Quienes asumimos el compromiso militante de combatir hasta la muerte a la vieja y decadente sociedad burguesa, sabíamos a lo que nos arriesgábamos, lo que llevo a que los gobiernos de la burguesía, desde la independencia hasta los gobierno del punto fijismo, tuvieran permanentemente prisioneros revolucionarios, como también revolucionarios asesinados en tortura, masacres o caídos en combate.

 Debemos decir también que en las décadas de los 70 Y 80, el MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES MRT y GRUPO DE COMANDO REVOLUCIONARIO GCR, teniendo varios compañeros en prisión, decidimos como organización que nuestros militantes no pedían libertad ni perdón, cuestión que nos trajo diferencias con militantes y organizaciones hermanas que tenían presos políticos revolucionarios para ese entonces como BR y PRV; nuestra organización en ese entonces, sacó públicamente un documento denominado CRÍTICA AL FETICHISMO JURÍDICO BURGUÉS, lo que llevó a nuestra militancia presa a no ir a los tribunales, ya que estos no tenían la autoridad moral para enjuiciar a los revolucionarios.

Entendemos que la clase que está en el poder ejerce toda su poder del estado para someter a las clases enfrentadas, esto lleva u obliga a reglamentar o legalizar la sociedad que se plantea construir, en esta confrontación de clases, muchas veces se tiene que disponer de la represión, mas si esta confrontación se da por hechos violentos, cuando sujetos sociales en esta lucha de clases tratan de romper con lo establecido, quienes tienen el control de estado aplican la ley para someter al adversario.

Digo que la única clase que es subversiva es la clase obrera y que quienes generan subversión son los revolucionarios  ya que nos planteamos construir un orden nuevo, la acciones de la derecha sean estas políticas o militares no son subversivas, son acciones contra revolucionarias, ya que se plantean reponer la sociedad burguesa. Tal vez en el plano jurídico estas afirmación no tengan mucho peso, pero en lo político es fundamental definir que es subversión y que es contra revolución, para romper con la conceptualización burguesa de que subversión es todo lo que  altera el orden establecido, no, la subversión es el rompimiento político de una sociedad anacrónica, decadente, como la sociedad burguesa para construir un nuevo orden social que suprima la opresión y la explotación.

¿Ahora bien, de quienes está hablando la contra revolución y lo define como prisioneros políticos? Veamos: Estafadores como Zuloaga  y bandidos como los banqueros Mezerhane, Gonzalo Tirado y Eligio Cedeño, violadores como Nixon Moreno, torturadores como Vivas, Forero y Simonovis, apátridas como Yusti y Carlos Fernández que paralizaron  y sabotearon la industria petrolera y que hoy a  muchos de ellos las propias transnacionales que tanto defendieron no le dan trabajo, sindicaleros vende obreros como Ortega y a los corruptos como Rosales.

Podríamos decir que prisioneros políticos contra revolucionarios son los militares golpista, ya que ellos se lanzaron a la aventura de derrocar al gobierno del Presidente Chávez, muchos de ellos siguen dentro de la concepción conspirativa contra el gobierno (tienen su libertad para hacerlo, como los revolucionarios de contrarrestarlos y someterlos), por lo tanto, esta discusión debe ser sometida a debate en el seno del pueblo trabajador, que es quien ha salido a la defensa contra los planes golpistas.

En Venezuela uno de los grandes problemas que tenemos es la impunidad, hecho que permite que la derecha y la burguesía hagan lo que le da la gana, especulan, estafan, roban, asesinan, blanquean dinero y estos delitos lo ponen como persecución política, pero la impunidad es tan vergonzante que nada pasa, y todavía se dan el lujo de pedir amnistía y de tener vocería que le permite que esta se de, sin discutirla en el seno del pueblo trabajador que en definitiva es quien mantiene este proceso.

Ahora bien, no debemos olvidar, que dentro del bojote este de la amnistía, están los que pusieron las  bombas en las embajadas, los que pararon y sabotearon la industria petrolera, causándole gran daño a la nación, estafadores inmobiliarios, estafadores banqueros que robaron los ahorros de millones de venezolanos, asesinos de campesinos y obreros en sus luchas por las tierras y sindicales, violadores, etc. ¿Será que estos señores son prisioneros y perseguidos políticos?, ¿Será que merecen la amnistía?.

Termino mi opinión sobre la amnistía con una pequeña reflexión, estuve con varios compañeras/os en Argentina, en un restaurant recuperado por sus trabajadores, conocimos a un colectivo bien diverso políticamente, que tienen en común el tango y la lucha por la construcción de una nueva sociedad. Este colectivo que nació en la milonga de Buenos Aires se llama “Tango Pueblo”, tuvimos esa suerte de conocer estos compañeros/as bien interesantes, entre ellos al juez Norberto Lorenzo que acusó y sentenció al Arzobispo y al Jefe de la policía de Buenos Aires, temibles torturadores de la bestial dictadora argentina.  Y les decía que nosotros en Venezuela, con una ley contra el olvido y la impunidad, no tenemos ningún torturador ni asesino preso por su hecho contra el pueblo y los militante revolucionarios, allí están todavía impunes los centenares de asesinatos, torturas, las masacres de Cantaura y Yumare y el Amparo, la masacre al pueblo del 27 de febrero del 89; al contrario, muchos de ellos jubilados cobrando su jubilación y pensión de vejez.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1886 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Osvaldo León


Visite el perfil de Osvaldo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /ddhh/a154956.htmlCUS