A propósito del debate sobre la amnistía: "La impunidad de los delitos hacen que estos se cometan con mayor frecuencia..."

En estos días de coyuntura de cara a las Elecciones Regionales, el debate de la política nacional no ha dejado de ser menos intenso. La idea de la conformación de las comunas por parte del líder indiscutido e indiscutible y elemento subjetivo de la Revolución Bolivariana, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, del Debate Constituyente de cara a la elaboración del II Plan Socialista de la Nación 2013-2019, las inspecciones sorpresa y la mano de hierro que ha prometido aplicar el comandante-presidente, se suma ahora un tema espinoso, y hasta escabroso para algunos de nosotros como lo es el tema de la amnistía a los supuestos "presos y exiliados políticos del régimen chavista".

En estos días me llamó la atención, leyendo el diario Ultimas Noticias del pasado domingo 18 de noviembre, día de la Chinita y que se conmemoro el 8 aniversario del asesinato del Fiscal Valiente, Danilo Anderson, la columna Politikom escrita por la periodista Luz Mely Reyes, escribió unas líneas que me permito transcribir, porque me causaron estupor, y luego procederé a realizar algunas reflexiones y comentarios al respecto.

Esta periodista, finalizando su columna, se dió el tupé de escribir lo siguiente: "Escribí profusamente sobre el tema de la amnistía en mi articulo del pasado viernes en El Mundo, Economía y Negocios. Por eso les sugiero que lo busquen en esta dirección: http://www.elmundo.com.ve/firmas/luz-mely-reyes/la-amnistia-y-la-hora-de-la-paz.aspxen 
 

No obstante, reiteró aquí que es un tema que debe recibir el apoyo de todos. José Vicente Rangel tiró la primera bola hace tres lunes y ya se realizó una reunión a la que asistieron los diputados Edgar Zambrano, Biagio Pilieri y Hernán Alemán con el vicepresidente Nicolás Maduro y la procuradora Cilia Flores. El proyecto de ley es mucho más amplio que el decreto del 31 de diciembre de 2007. Una vez más insisto. No es suficiente con la norma. 
 

Cada uno de nosotros pudiera hacer el ejercicio de "amnistiar" al otro".

Es bueno recordar lo siguiente.  En Gaceta Oficial del 31 de Diciembre de 2007 fue publicado el Decreto-Ley Amnistía que , además de algunos indultos, acuerda la amnistía para determinados hechos especificados en el artículo 1 de su texto, todos ellos referidos a sucesos relacionados con el 11-A y otros constitutivos de imputaciones políticas por rebelión o instigación a éstas, ocurridos hasta el 2 de Diciembre de 2007. 

Dicho artículo concedió amnistía en favor de todas aquellas personas que enfrentadas al orden general establecido, y que a la fecha del decreto se encontraban a derecho y sometidos a procesos penales, hayan sido procesados y condenados por la comisión de delitos en los siguientes hechos:
1.- Por la redacción del Decreto del Gobierno de facto el 12 de abril de 2002.
2.- Por firmar el Decreto del Gobierno de facto del 12 de abril de 2002.María Corina dixit pues.
3.- Por la toma violenta de la Gobernación de Mérida el 12 de abril de 2002.
4.- Por la privación ilegítima del ciudadano Ramón Rodríguez Chacín, Ministro del Interior y Justicia el 12 de abril de 2002.
5.- Por la Comisión del Delito de Instigación a Delinquir y Rebelión Militar hasta el 2 de diciembre de 2007.
6.- Por los hechos acaecidos el 11 de abril de 2002 en Puente Llaguno, en aquellos delitos en los cuales no se haya incurrido en ofensa de lesa humanidad. Por eso es que los Comisarios Vivas, Forero y Simonovis siguen presos, aunque Forero disfruta de una medida humanitaria por presuntamente tener "problemas de salud".
7.- Por la toma violenta de la alcaldía de Junín del Estado Táchira, en abril de 2002.
8.- Por la toma violenta de la Gobernación del Estado Táchira en perjuicio del Gobernador Ronald Blanco La Cruz, el 12 de abril de 2002.
9.- Por el allanamiento de la residencia de la diputada Iris Varela en abril de 2002.
10.-  Por el ingreso a la fuerza al Palacio de Justicia de la Circunscripción Judicial del Estado Táchira el 12 de abril de 2002.
11.- Por la toma violenta de las instalaciones de la planta televisiva Venezolana de Televisión.
12.- Por los hechos violentos ocurridos en los buques petroleros en diciembre de 2002.
13.- Por los hechos que configuren o constituyan actos de rebelión civil hasta el 2 de diciembre de 2007.

La amnistía, como dice el DRAE, es el olvido de los delitos políticos y, jurídicamente tiene el efecto de una ley abolitiva, esto es, los hechos amnistiados quedan cancelados como delitos. Como dice el Código Penal, se extingue la acción penal y cesa la ejecución de la condena, con todas sus consecuencias penales. 

La amnistía, por tanto, es general e impersonal y opera sobre los hechos comprendidos en la ley. Se trata de un acto político por el cual los hechos investigados, imputados, objeto de una acusación o de una condena, resultan borrados y, por tanto, extinguida la responsabilidad penal de cualquier persona concernida en esos hechos. 

A diferencia del indulto, de naturaleza personal y que, en principio opera sobre la pena , la amnistía actúa sobre la acción penal promovida con relación a determinados hechos, no pudiendo, en consecuencia, limitarse a ciertas personas, con exclusión de otras. Si los hechos quedan cancelados o extinguidos como delitos, ello ocurre para todos, sin excepción. 

Teniendo claro estos conceptos, mi opinión es que plantear una "amnistía" mucho más amplia, ya no sería amnistía o un esfuerzo por restablecer un clima de convivencia pacífica o el imprescindible respeto a la disidencia política, cuyas actuaciones, en ejercicio de derechos constitucionales, deben mantenerse alejadas de las redes enmarañadas de la justicia penal. Pareciera que escuchara a nuestro Libertador y Padre de la Patria, Simón Bolívar, cuando un 15 de diciembre de 1812, en su Manifiesto de Cartagena escribía lo siguiente:
 

"Fundando la Junta su política en los principios de humanidad mal entendida que no autorizan a ningún gobierno, para hacer por la fuerza libres a los pueblos estúpidos que desconocen el valor de sus derechos. Los códigos que consultaban nuestros magistrados no eran los que podían enseñarles la ciencia práctica del gobierno, sino los que han formado ciertos buenos visionarios que, imaginándose repúblicas aéreas, han procurado alcanzar la perfección política, presuponiendo la perfectibilidad del linaje humano. Por manera que tuvimos filósofos por jefes; filantropía por legislación, dialéctica por táctica, y sofistas por soldados. Con semejante subversión de principios y de cosas, el orden social se resintió extremadamente conmovido, y desde luego corrió el Estado a pasos agigantados a una disolución universal, que bien pronto se vio realizada. De aquí nació la impunidad de los delitos de Estado cometidos descaradamente por los descontentos, y particularmente por nuestros natos e implacables enemigos, los españoles europeos, que maliciosamente se habían quedado en nuestro país para tenerlo incesantemente inquieto y promover cuantas conjuraciones les permitían formar nuestros jueces perdonándolos siempre, aun cuando sus atentados eran tan enormes que se dirigían contra la salud pública. La doctrina que apoyaba esta conducta tenía su origen en las máximas filantrópicas de algunos escritores que defienden la no residencia de facultad en nadie, para privar de la vida a un hombre, aun en el caso de haber delinquido éste en el delito de lesa patria. Al abrigo de esta piadosa doctrina, a cada conspiración sucedía un perdón, y a cada perdón sucedía otra conspiración que se volvía a perdonar, porque los gobiernos liberales deben distinguirse por la clemencia. ¡Clemencia criminal que contribuyó más que nada a derribar la máquina que todavía no habíamos enteramente concluido!"

Y por eso hemos observado con estupor lo que algunos diarios han estado publicando, de reuniones cuasi clandestinas entre el diputado Edgar Zambrano de AD, con el Vicepresidente Ejecutivo de la República, Nicolás Maduro Moros y la Procuradora General de la República, Dra. Cilia Flores, tratando sobre este tema. Particularmente no apoyo ni estoy de acuerdo con ampliar la Ley de Amnistía del año 2007, porque la experiencia nos dice que si esto se hace, pues preparémonos para otros 11 de abril y otros sabotajes-paros como el de diciembre de 2002 y comienzos de 2003. No se nos olvide, cuando en la madrugada ya del 14 de abril de 2002, el casi resucitado Presidente Hugo Chávez Frías, con un cristo en la mano perdono a los conspiradores de la felonía de tres días antes, y en diciembre volvieron con todo y por sus fueros a una nueva desestabilización a nuestra revolución. Creo que por la sangre derramada, por los que sufrimos en esos días, por nuestros hermanos y hermanas caídos y caídas, no más amnistías criminales. El socialista puede ser humanista y hasta llegar a perdonar, pero los socialistas y las socialistas no somos pendejos ni pendejas.

En un supuesto negado, que Henrique Capriles Radonski se hubiese alzado con la Presidencia de la República. ¿Hubiese hecho la derecha lo mismo de decretar la amnistía para los que apoyamos al Presidente Hugo Chávez?

¿Volveremos a tener otro 31 de diciembre de 2007, cuando mientras disfrutábamos de las fiestas de navidad y preparándonos a recibir el año nuevo, muchos fuimos sorprendidos en nuestra buena fe con este Decreto-Ley?

Ahí se las dejo...
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ddhh/a154551.htmlCUS