Un "condenado a muerte"... ¡Se escapa!

Quizás recuerden los comentarios acerca de un Compañero-Camarada, asiduo visitante de Nuestra-Plaza, en donde aprovechando la "tercera-edad", hablamos y compartimos experiencias pasadas, frente a este presente que ofrece el Proceso-Revolucionario, complacidos de que por lo menos en el ocaso de nuestro espacio-tiempo, tengamos tal privilegio.

Para nuestra generación, la vejez es en la mayoria de los casos enfermedades y achaques, causa de la exclusión a que fuimos sometidos por, esos si "regímenes" (adecos o copeyanos ambos la misma vaina), de manera que en nuestra niñez o juventud no hubo medicina preventiva, y ya adultos, solo tiempo para conseguir el sustento para la familia, relegando la salud, situación que ahora nos esta cobrando tales limitaciones sociales... lo cierto es que nuestro Compañero-Compatriota, finalmente y por razones de un "cólico-renal" entro en la vorágine de lo que todavía es la Salud-Publica.

Denuncie en su oportunidad la carencia de un tomografo (en Mariara, en donde según le informaron, desde que fue instalado, nunca funciono) imprescindible para diagnosticar la dolencia del Compañero, dije entonces que mediante una "vaca", se consiguió tal examen en una Clínica-Privada, como estábamos en pleno diciembre, imposible conseguir la consulta de un Urologo en el Hospital-Carabobo... cero stres, se recurrió también a los servicios de una Clínica-Privada... nuestro Compañero recibió la noticia de tener un tumor a todas luces "maligno" y de inmediata intervención quirúrgica... aquí cabe la famosa frase del programa infantil El Chapulin Colorado: ¿y ahora quien podrá defendernos?.

Mas consultas, mas exámenes, algunos de ellos que el Hospital-Carabobo, no esta en condiciones de ofrecer..., finalmente y habiendo conseguido la atención del Departamento de Urologia, salio de la consulta con sendas referencias, una para el Servicio de Oncologia y la otra para el Servicio de Neumonologia.

El Compañero, mientras nos contaba esta dinámica a la cual debió someterse, nos hizo "tocar madera sin patas", porque uno no sabe cuando le llegue el momento de, por razones lógicas de la edad, se deba enfrentar este tipo de situaciones...

De la consulta al Urologo, y con las referencias mencionadas, en Oncologia le dijeron que era imprescindible para su atención, primero pasar por Neumonologia, de manera que, sigue contando el Compañero... se pateo desde el Carabobo hasta donde se atienden estos casos... al llegar le daban cita para el examen para marzo... ¡joder!... estaba en el día tercero de febrero... el examen requerido tiene un costo de 500.- en las Clínicas-Privadas... con el riñón senteciando a ser extirpado, con la noticia de una posible metástasis, el Compañero-Compatriota, se acerco a Nuestra-Plaza, con el animo por el piso... casi como un: ¡Condenado a Muerte!... mas que por su posible cáncer, por el hecho de ver y experimentar las carencias de la Salud-Publica... "por ahora".

Me dijo: "tu que escribes y comentas cosas en la Pagina de Aporrea, da a conocer esta humilde historia de un trabajador a quien le robaron los patrones los aportes al IVSS, que se sepa que ahora estoy cobrando una Pensión, gracias al Proceso-Revolucionario que alienta el comandante Chavez, creo en el futuro de esta Revolución, por mas errores u horrores que se comentan, di también que en medio de tantas molestias, finalmente fui atendido, diagnosticado y medicado (con un medicamento carisimo que ya estoy empezando a tomar, quizás un poco tarde por el mal que me aqueja, producto del sistema denigratorio de la IV-Republica, que negó a nuestra generación la medicina preventiva.

Di también que fue en un CDI, en donde fui diagnosticado (y no se equivocaron los hermanos Cubanos).

Quienes propiciaron este estado de cosas que aun subsisten en nuestra amada Venezuela y que quizás limiten mis años de vida por falta de una adecuada atención medica.... aun ¡Condenado a Muerte! como me siento, di, que digo yo: ¡NO VOLVERAN!

NOS HICIERON VIVIR INDIGNAMENTE, me iré antes por falta de atención medica oportuna... pero siento que lo poco que me queda llevo en la mente y el corazón las palabras: ¡Vivir-Viviendo!... como un deseo que se cumplirá en mis nietos y en las futuras generaciones, "HASTA LA VICTORIA SIEMPRE"

Cumplo con transmitir la humilde experiencia de un Compañero-Compatriota, que en medio de tanta tribulación, asumió le Proceso-Revolucionario de tal forma, que alienta esperanzas de una Venezuela ¡LIBRE Y SOBERANA!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2131 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Por los Derechos Humanos contra la Impunidad

Actualidad

Anticorrupción y Contraloría Social

US Y /ddhh/a138210.htmlCUS