¿Miedo a la crítica sobre deportaciones FARC?

No criticar las deportaciones de Becerra y Conrado, miembros de las FARC por el gobierno del presidente Hugo Chávez, es no prestarle atención a la política interna de la revolución bolivariana de Venezuela. Nación soberana y clave para la región en el presente siglo por su diplomacia petrolera.

Venezuela, su pueblo y el presidente Chávez producen una inmensa repercusión en el mundo de los pobres, pueblos que luchan por su independencia en el islamismo, en Asia, África, como lo hacen venezolanos, ecuatorianos, bolivianos, y ahora ultimo los peruanos, revolucionarios todos, jamás vencidos por sus ideales de camaradería y solidaridad.

¿Por que seguimos actuando con criterio imperialista? Podría ser por las presiones de Washington y Bogotá, manifestadas a Caracas por la reelección de Obama, economía estadounidense rumbo a otra recesión económica necesita con urgencias triunfos como el de Bin Laden.

No tenemos peso político ante las supuestas pruebas que reposan en el Departamento de Justicia de EEUU, recolectadas por la CIA, DEA, suministradas por Bogotá, y que no tienen sustento legal pero que sirven para acusarnos de colaborar con el terrorismo y el narcotráfico. Chávez, Ahmadinejad, representan otras posibles victorias internacionales que equilibren la derrota económica de Obama.

Los gobiernos Sudamericanos en buena medida están llevados por la ineficacia revolucionaria y por el egoísmo cosa que nunca admitieron Brasil, Argentina, otrora socios revolucionarios se cuidan de una sanción político-económica porque aspiran llegar al G9 o liderar el G20, ni hablar de Chile, Colombia o el Perú de García, incluso Paraguay, se harán los tontos cuando lleguen las sanciones dividiendo UNASUR.

El regreso de Honduras a la OEA con voto en contra de Ecuador, el voto condicionado de Venezuela, podría ser una prueba que nos aferramos a lo que sea como la desgastada e inoficiosa OEA. ¿Dónde nos llevaría una sanción de la tristemente celebre ONU?

La democracia imperial para el mundo, es otra forma de dominación, la OEA, ONU, son organismos utilizados para lograr obediencia, se las utiliza para someter a los países rebeldes y justificar los golpes e invasiones con ella toda suerte de violaciones a los principios civiles y a los derechos humanos, así, la soberanía recae en la mayoría de naciones o en la minoría de ellas, depende que tanto sean aliados de Washington.

Venezuela, como la mayoría de naciones en vías de desarrollo dependen de esa política internacional, congratularse con esa diplomacia exige deportar “terroristas”. No se puede mutilar el socialismo sin traicionar la revolución asunto que nos aparta del proceso revolucionario regional. Ya no somos una amenaza por expandir la revolución, ese efecto ya paso. Lo de Perú, es otra cosa, ahora, se nota una clara conexión con los intereses estadounidenses y europeos. Salvar la reelección prima. La propaganda de la revolución bolivariana enmascara la realidad de la dependencia política-económica con el imperio.

Hacemos exactamente lo que Washington, quiere que hagamos. Involucionamos revolucionariamente descubriendo la importancia de la política internacional estadounidense que eleva la consciencia con una poderosa alianza contra Caracas y Teherán. Este último país acusado de nación terrorista constantemente amenazado, bloqueado, por la ONU y naciones aliadas de EEUU. Nosotros no podemos aguantar sanciones de ese tipo comerciales, económicas ni tecnológicas, nos derrumbaríamos rápido.

América Latina toda sufrimos opresiones económicas, culturales y sociales, masas que buscan liberarse con la inmigración hacia una patria mejor. Estar en revolución significa que no se puede cambiar de patria sino de estructuras políticas y culturales acordes con la dignidad de la mujer y del hombre conforme a los principios revolucionarios de justicia, libertad, solidaridad y fraternidad.

No poder brindar esos principios a camaradas, es hablar y hablar de tonterías imposibles de practicar cuando llegue el socialismo. Realmente no se si el presidente Chávez, es de izquierda comunista o socialista, lo que si que no es partidario en modo alguno de la burguesía ni defensor del capitalismo. Es de esos líderes que aparecen muy de vez en cuando tratando de cambiar los corazones esclavos unos de otros y cada uno esclavo de su propia ignorancia incluido el del camarada Chávez, absorbido por todo ese sistema global que presiona sutilmente como nunca antes.

Caso contrario analicemos nuestro petróleo. Crudo pesado requiere una tecnología diferente para extraerla y refinarla que no todos disponen, el más cercano EEUU, cuya venta representa más o menos el 50% de las divisas que ingresan a Venezuela. Enviar el crudo a China, significa encarecer el precio por el transporte y estar sujeto a la factibilidad de ellos, el estadounidense es un mercado que nos favorece por nuestro petróleo pesado necesitándonos con los estadounidenses mutuamente porque nuestras exportaciones petroleras significan el 8% del 25% que ellos importan para su energía.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2018 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas