Intermediarios distorsionan precio de las hortalizas

La cesta de pimentón, que contiene un promedio de 18 kilogramos, es vendida por el agricultor trujillano en un precio promedio de 3.000 y 3.500 bolívares. González percibe entre 165 y 200 bolívares por cada kilo de pimentón, rubro que al llegar a los supermercados alcanza quintuplica su valor.

La cesta de pimentón, que contiene un promedio de 18 kilogramos, es vendida por el agricultor trujillano en un precio promedio de 3.000 y 3.500 bolívares. González percibe entre 165 y 200 bolívares por cada kilo de pimentón, rubro que al llegar a los supermercados alcanza quintuplica su valor.

Credito: Prensa Web RNV

30 Ene. 2016.- ¿Cómo se explica que un kilo de pimentón alcance entre 1.200 y 1.400 bolívares en cualquier establecimiento comercial o informal del país cuando a los productores los intermediarios le compran este alimento a un precio promedio de Bs 200?

Pues la distorsión de los precios en el mercado, específicamente en el área de las hortalizas, se debe a papel que juegan los intermediarios en la cadena de comercialización.

Así lo lo explica Mauricio González, agricultor del estado Trujillo, quien posee una hectárea de tierra en la que siembra pimentón. Al terminar la cosecha —que se extiende entre dos y tres meses— recibe la visita de un intermediario en su propiedad para negociar la comprar del pimentón.

La cesta de pimentón, que contiene un promedio de 18 kilogramos, es vendida por el agricultor trujillano en un precio promedio de 3.000 y 3.500 bolívares. González percibe entre 165 y 200 bolívares por cada kilo de pimentón, rubro que al llegar a los supermercados alcanza quintuplica su valor.

"Cualquiera que venga con su camión nosotros le vendemos la cosecha. Ellos se ganan más que el productor que se la pasa todo el día en el campo sembrando", dijo en entrevista telefónica con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Tras cargar los camiones, los intermediarios proceden a distribuir el rubro a los grandes centros mayoristas ubicados en las ciudades, como por ejemplo el mercado de Coche, en Caracas, donde el precio por ventas al mayor de pimentón se ubica en la actualidad en 789 bolívares.

El precio del rubro, que fue vendido en menos de 200 Bs a nivel de producción, pasa a ser expendido al mayor en 789 Bs, lo que significa un aumento cercano a 400%. Al llegar a los comercios se fija otro precio, que es el se presenta al consumidor.

El presidente de la Integral de Mercados y Almacenes (Inmerca), Franco Manríque, dijo al diario Ciudad Ccs que el alto costo de las hortalizas Coche se debe a que los detallistas están comprando con sobreprecio los rubros a los intermediarios.

En el supermercado Unicasa el precio de venta al público por kilo es de 1.200 bolívares, en el Mercado de Quinta Crespo es 1.400 Bs y en el mercado Guaicaipuro se puede conseguir a 1.250 Bs. Luego de pasar por los intermediarios —transportistas y comerciantes— el precio final de venta al público tiene un aumento de 1.266 bolívares en comparación con los 200 Bs que se pagan a nivel de producción.

Lo mismo sucede con el precio de la cebolla. Pedro Moreno, agricultor del estado Trujillo, vendió su última cosecha de cebolla, en diciembre, en 300 bolívares por kilo. En Coche el kilo al mayor de este rubro se cotiza en 1.100 bolívares el kilo tipo A y 700 bolívares el kilo tipo B.

En los locales comerciales en Caracas, como Centralmadeirense, el precio por kilo está en 1.400 bolívares. En Unicasa y Quinta Crespo se expende la cebolla en 1.250 y 1.400 Bs, respectivamente.

"El intermediario es el que gana, ellos se lo llevan todo", comenta Moreno.

Asimismo, Franco Manrique agrega que en el estado Lara existe una especie de "cartel" llamados los Hijos de Juan, quienes son los encargados de fijarle el precio a la cebolla.

"Se trata de un grupo de grandes productores que recogen la cosecha de cebolla de los medianos y pequeños productores y la distribuyen allá en Quíbor. De allí la mercancía es trasladada al Mercado Mayorista de Barquisimeto (Mercabar), donde terminan de ponerle precios especulativos. Es aquí donde está la distorsión", advirtió Manrique, citado en Ciudad Ccs.

Apuntó que en este momento el precio de la cebolla en Barquisimeto está muy alto y al llegar a Caracas se coloca la venta del producto al mayor en 1.100 bolívares por kilo. Los productores alegan que el alto costo de los precios se debe a la falta de semillas.

Control de precios

"Independientemente del número de intermediarios que intervengan en la cadena de distribución o comercialización de un bien o servicio, el margen máximo de intermediación permitido para toda la cadena es de 60%", establece el artículo 6 de la providencia administrativa de la Superintendencia de Costos y Precios Justos (Sundde), publicada en octubre del 2015.

Juan Ramos, vendedor de verduras en el Mercado de Quinta Crespo, expresó que ellos mismos, los comerciantes, son los que le fijan el precio de las hortalizas al público. Dice que respetan el 30% de margen de ganancia establecido por la Sundde, pero otros comerciantes alegan que el que fija el precio de los rubros no son ellos sino los productores.

"Si existe variación en los precios en diferentes locales pudiera ser porque las cestas de céleri, pimentón, tomate o cebollín nunca pesan igual. Unas traen más o menos mercancía y cuando es menos hay que compensar subiendo un poco los precios", dijo Ramos, citado en el diario impreso.

De acuerdo con información publicada por ese medio, la mayoría de los concesionarios de Quinta Crespo compran hortalizas en una comercializadora llamada Wilmer Andrades, un productor merideño que en sus propios camiones traslada la mercancía desde Timotes hasta Caracas.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4947 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /contraloria/n285038.htmlC0http://NON-VEca = .