La estafa de la sociedad de propietarios

La ley de propietarios que quiere promulgar la nueva mayoría neoliberal en la Asamblea Nacional tiene un componente particularmente contrario al objetivo que se proponen en el plano político, sin adentrarnos en la flaqueza jurídica que la caracteriza. ¿Por qué cambiar las reglas de entrega de títulos de propiedad de viviendas a quiénes ya las tienen o están por recibirlas? Por eso, es impopular y actúa de manera contraria a sus propósitos.
 
La intentona privatizadora está hecha, como se dice en criollo, “para molestar y joder”. Como estrategia palurda para ganar adeptos ante la posibilidad del referendo revocatorio y el eventual proceso electoral presidencial. Persigue fracturar al chavismo más comprometido, dividirlos y derrotarlos. En contracorriente la gran mayoría de los beneficiarios con viviendas sienten gratitud eterna a Chávez. Un elemento simbólico duro que intentar quebrarlo resulta cuesta arriba. La gente lo ha identificado así y al final la derecha no le quedará otra que recular.
 
¿A quién intenta joder y quién resultará jodido?
La oposición está jugando con candela. Intentos como éste de privatizar valores fundamentales de la vida de la Nación no son nuevos (salud, educación, servicios públicos, empresas estratégicas) el comportamiento en el pasado lo deja claro, empresas y medios públicos que tuvo que recuperar Chávez.
 
Pero los políticos de oposición ya no ocultan esos propósitos. Más bien lo justifican como gastos y no inversión social, todo lo que no exprese ganancias y dividendos. Quieren además caotizar la vida cotidiana del venezolano para que rechace a futuro el socialismo. Ahora se sienten respaldados por la legitimidad que les brinda el voto popular coyuntural, pero en el fondo expresan la ideología de quienes están retomando el poder legislativo. Identificados con el empresariado comercial especulativo, expresión de lo peor del capitalismo criollo, defensores acérrimos de las leyes del sacrosanto mercado de la oferta y la demanda, pero jamás los observaras dispuestos a pagar impuestos ni a respetar a las instituciones del Estado.
 
Por eso, la estafa de la sociedad de propietarios es la primera iniciativa legislativa que presentan con mucha fuerza, porque necesitan promover la defensa de una mentalidad, de un estado de ánimo contrario al socialismo. Quiere decir, no a la comuna, no al poder popular, ni a los intereses colectivos, pretende borrar la visión socialista y humanista de del poder y la convivencia social. Promover el afán de lucro y la visión egoísta que privatiza la participación desde la óptica hegemónica del dueño capitalista que decide y manda en contraposición al paradigma democrático y participativo que expresa la Constitución Bolivariana. Una medida que a mediano plazo garantizaría apropiarse de buena parte de las viviendas construidas por la Gran Misión Vivienda Venezuela. Cuando el sistema bancario logre crear las condiciones para comprar esas viviendas  estará hecho todo. Necesita a juro la aprobación del marco legal que permita enajenar la vivienda principal y aceptada como garantía de otras inversiones.
 
Pero a contrapelo de las intenciones perversas del sector bancario e inmobiliario que ambiciona  recuperar su espacio de mercado perdido en estos 16 años de regulaciones en contra del sector inmobiliario especulativo, hay despierta una conciencia sobre el tema de profunda sensibilidad por los beneficiarios afectados en el pasado por las malas prácticas conocidas como cuotas balón, créditos indexados, mexicanos, etc.  Una plaga que Chávez extinguió del sistema bancario venezolano.
 
Las encuestas realizadas demuestran que la gran mayoría de los venezolanos no aprueban el intento privatizador que expresa la propuesta de los legisladores de la derecha venezolana. Las encuestas realizadas al respecto indican que el 61% no aprueba la privatización ni el contenido de la ley propuesta y el porcentaje puede aumentar si los consultados fueran los beneficiarios directos de viviendas o salvados de continuar pagando los vicios y la vagabundería que contenían los créditos engañosos e impagables del pasado. Muchos de estos últimos que son votantes de la oposición pero en este tema respaldan el apoyo que recibieron de Chávez.
 
 
Pero la respuesta de la gente ha sido contundente. Expresa un componente emocional muy fuerte de compromiso e identificación con uno de los planes más exitosos del gobierno bolivariano y con la figura de Chávez en particular. Hay que recordar que los beneficiarios de las viviendas recibieron créditos y los están pagando, hay otro sector que la ley protege con subsidios totales o parciales  porque fueron víctimas de las vaguadas y otros eventos climáticos o coyunturales que los dejaron sin vivienda a expensa de la protección del Estado.
 
Para lograr establecer la transparencia en la adjudicación y entrega de las viviendas no necesariamente hay que crear una ley, sino un ente contralor que verifique que los trámites se hayan realizado con transparencia, al igual con el sector bancario, determinar quiénes están pagando y quiénes no los créditos de las viviendas.
 
Entre los errores más graves del chavismo está no haber nacionalizado el sector bancario y los grandes emporios inmobiliarios, cuando tuvimos mayoría absoluta en la Asamblea Nacional y los recursos económicos. Hoy esos sectores especulativos y antinacionalistas controlan más de un millón de viviendas que están vacías por no aceptar la regulación de precios de los alquileres. Y lo peor, a los inquilinos que ilegalmente les cobran lo que les da la gana cada mes, y que según la inflación, con la amenaza de que si no pagan los desalojan.
 
Están pendientes de resolver estas rémoras y abusos que podrían definitivamente acabar con el déficit de viviendas del país, creando un verdadero sentido de propiedad de la vivienda principal, como un activo que garantiza el bienestar de la familia y no la desestabilización, ante los riesgos de perderla la casa de todos, de los niños y los abuelos, que en el pasado iban a vivir debajo de los puentes porque el Estado garantizaba la estafa que llaman “sociedad de propietarios”.

agapitoman1926@yahoo.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /contraloria/a223466.htmlC0http://NON-VEca = .