Mercal desestabiliza como la Polar y mata esperanza

Antes de exponer la idea que intento plasmar en este artículo, debo decir que no soy un experto en Mercal. He estado como usuario en algunos operativos y esa experiencia me da como argumentos para exponer, que este mercal que hemos tenido, es una fuente de descontentos, mata votos y -como sabemos- de corrupción. Mercal hasta ahora es como un callejón sin salidas.

Hasta donde sé; Mercal se creó en el marco de una coyuntura intensa de desestabilización y Chávez la percibió como un recurso para atender un problema, que respondía a una debilidad del sistema económico. Chávez posiblemente percibió que los alimentos y su distribución serían una amenaza a futuro, pero le dio la condición de un programa de inclusión.

Quien ha estado en un operativo de mercal o en una bodega mercal, habrá podido darse cuenta, que el Mercal real, es todo lo contrario a lo que se suponía debería ser.

El usuario o comprador es sometido a una humillación. La mayoría de los compradores de MERCAL salen de hacer las compras rabiosos y rabiosas, si es que logran comprar. Horas y horas en una cola y a pleno sol..

Es una cola donde se percibe que la dignidad no existe. Estoy seguro que Chávez no vio a mercal, como un mecanismo para atender (llenar) al estómago de un segmento de la población. Seguro que lo percibió como un mecanismo para alimentar la consciencia y hacerle ver a los más excluidos que el proyecto tenía la clara intención de devolverle la dignidad que AD y Copei le habían arrebatado.

Eso no lo he visto en los operativos que he estado de Mercal. Debería ser una cosa especial, con buena atención, sin humillación y sin maltrato. No es así. Mercal fue creado para atender a un segmento de la población (D y E). En cualquier sitio de Mercal hay cola, se maltrata y humilla a los usuarios y producto de ese atropello; los compradores salen con su bolsas medias llenas pero con corazones llenos de desencantos y desesperanzas.

Acabar con ese Mercal luce titánico porque se ha convertido en un callejón sin salida. Si los productos se los coloca a los consejos comunales; la distribución por lo general cubre un círculo de influencias y si lo hace mercal, las colas son inmensas y se ve el maltrato y la humillación

Estos programas (Mercal y Bicentenarios) si aún queda tiempo de los seis meses de plazo que le dio Ramos Allup a Nicolas Maduro, necesitan de una total revisión y reestructuración. Este proceso debe evitar en lo posible, que estos centro de distribución de alimentos sean una fuente de corrupción, que a su vez, apoya directamente la desestabilización y sirven como máquina mata votos.

Si lográsemos un milagro (revisión y reimpulso) en la forma que operan los consejos comunales, las comunas, las Ubch y los CLP, este asunto de la distribución y comercialización de los productos que se venden a través de Mercal y los Bicentenarios, estuviera hoy siendo fuertemente estudiado por el Poder Popular para tratar de encontrar una vía con la finalidad de atenuar la corrupción e impedir que estos centros de distribución, dejen de humillar y maltratar a los consumidores.

No será fácil, pero vale la pena realizar un esfuerzo, si el Poder Popular, estuviera consciente que estos dos mecanismos de distribución de alimentos tal y como funcionan ahora, ayudan al desaliento y la desesperanza.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2912 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Dominguez

Claudio Dominguez

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /contraloria/a222765.htmlC0http://NON-VEca = .