Lo que viene es feo

La cortina de humo que echó el mandatario nacional poco antes de las elecciones de alcaldes, comienza a disiparse, y reaparece la cruda realidad.

Unas semanas estuvimos emborrachado de onerosos precios y de una especulación atroz, fruto de empresarios irresponsables, política económica errática y sobre todo una falta de supervisión y control por parte de las instituciones del Estado.

Despuntó enero 2014, y las perspectivas económicas son francamente fea.

Enumeremos algunos aspectos:

Escasez. Siguen disparados los índices y ahora más que antes. Los productos regulados no se ven ni en los mercales, pedevales y muchos menos en Bicentenario. Se consiguen a través de los bachaqueros y trajinadores de los diferentes mercados, a precios exorbitantes.

· Hoy antes de escribir este artículo, me topé con una persona que llevaba un bulto de harina de trigo (trae 12) en sus hombros. Le pregunté el precio: “está a 350, pero me lo revendieron en 750”, respondió. Es decir, a 62 bolívares el kilo, y eso a precio de mayorista.

· La leche descremada, brilla por su ausencia, y la que aparece de vez en cuando es la Canprolac, a 100 bolívares la lata (regulada, a 30).

· La pasta, pasa de 30, porque los regulados, por favor, díganme dónde se consiguen

· Si vas por pollo, el kilogramo más barato que he conseguido, luego de mucho patear, a 65.

· La carne de primera pasa largo los 100 bolívares.

· El queso, dan ganas de llorar por lo caro que se puso.

· Mantequilla, no hay…

· Aceite, no hay… se consigue el de soya, a más de 50 bolívares el litro (regulado cuesta 6).
Harina, no hay desde hace años, y cuando llega, “la matazón es grande”.

· La cera desapareció, así como los productos de limpieza.

· La papa, bueno, cuesta el ojo de una cara, a 70 el kilogramo.

· El atún, ese Margarita de 350 kilogramos, que rinde bastante, se fue de las manos. Antes se conseguía a 25, ahorita pasa de 60.

Dejemos los alimentos de un lado, y continuemos con la inflación.

Tomen nota, que lo que viene, es duro…

Se acerca una nueva devaluación. Sí, otra, de los actuales 6.30 a 11 o 12, dicen los economistas, y todos los indicios parecen darles la razón.

Extrañamente, a la fecha, el Gobierno no ha habilitado los 400 dólares Cadivi, pues se espera que cuando lo haga, el dólar esté al mismo precio del Sicad para viajeros extranjeros (11 bolívares).

El aumento de la gasolina, no es novedoso, ya el Presidente anunció que la elevará, falta el precio y fecha.

A todas estas, la promesa del gabinete económico y del Presidente Maduro, de acabar con el dólar negro, cayó en el vacío, y éste está más vivo que nunca, rondando los 70.

Las reservas internacionales, bajaron 28% en 2013, y se espera que sigan en descenso, pues el déficit del gobierno es de 15% del PIB, lo que quiere decir, que para cubrirlo, se hará lo siguiente:

uno, devaluación en puerta, lo que ayudaría a financiar cerca de la mitad; dos, impresión de más bolívares para soltarlos a las calles, y con ello, que el demonio de la inflación siga su curso irrefrenable hacia los 100, en busca del récord de Carlos Andrés Pérez.

Por cierto, para este año se espera una inflación entre 60 y 70%, por los números más conservadores. Economistas agresivos, la sitúan en torno al 90%. Recuerden que en 2013, la inflación cerró en 56%, la quinta más alta desde 1950, y una de las 10 más elevadas del mundo.

El gobierno no parece tener la resolución para enfrentar y abatir la inflación, pues cada vez se contradice; sigue creando más burocracia, pero nada de apretarse el cinturón para disminuir los cotos y el déficit fiscal.

Acaba de promover una reorganización de los ministerios, que entre todos, suman 111 viceministerios. No son conchas de ajos, para un pequeño país de 30 millones de habitantes.

¿Qué presupuesto resiste pagar nómina de empleados públicos, superior a los 3 millones de funcionarios?

Pero en el gobierno, eso no parece importar, y sigue el relajo de la maquinita que imprime bolívares y los suelta a las calles, sin respaldo.

Fíjense este dato: en 2008 los billetes de 100 bolívares, representaban el 3% de las piezas; 5 años después, son el 25%.

Quiere decir, que el dinero cada día se nos vuelve agua en las manos, y no estamos lejos que el Presidente anuncie la creación de billetes de 200, 500 y hasta de 1 millón de los viejos.

Ese futuro, está más cerca que nunca, porque lo que viene es feo…
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 116609 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Marcano

Rubén Marcano

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /contraloria/a179997.htmlC0US