La medicina venezolana como muestra de la descomposición de nuestra sociedad

En estos días donde la silicona vale más que la inteligencia, en estos días donde tu vales más por lo que tienes, en estos días donde vales por tu título, por tus influencias…. En estos días donde todo se ha mercantilizado; incluyendo la vida…Cuando niña quise ser médico me crié leyendo El tratado práctico de medicina moderna; bien setentero por cierto que mi papá me obsequio, de allí pronto tendría la iniciativa de hacer mejunjes en cajetas de chimó que lavaba y aseaba, así usando como excipientes, talco, tierra y como principio activo matas medicinales que mamá decía que servían para algo, crecí pensando que ser médico era lo más loable y hermoso que podía estudiar…

Llegué a la universidad y entré estudiando una carrera afín pues me faltaban décimas para completar el promedio y mis padres no contaban con el dinero ni la inmoralidad de comprarme el cupo, cosa que muchos hicieron…Hice el esfuerzo fui excelente estudiante y estuve a punto de cambiarme a medicina, entre otras muchas cosas a través de mis años de universitaria fui observando el criterio mercantilista de la carrera de mi vida y decidí quedarme con la profesión que hoy tengo que igualmente con ella aprendí mucha medicina …

Hoy muchos médicos ven en el “paciente” porque nunca te llaman por tu nombre a menos que tu se lo repitas una y otra vez. Ven en ese “paciente” el sonido del cash, si porque vales para ellos lo que tenga tu seguro, los bienes materiales con los que cuentes si te llegas a complicar.. AH! porque a todas éstas van al hospital como residentes a aprender de la plebe ¡fo!... Allí están todas las parasitosis y enfermedades escabióticas, cochinas y raras según ellos pues así nos ven fuchi. Pa´ aprender, un laboratorio de ensayo y error, pero no importa que esos cobayos de los hospitales públicos sobrevivan, lo que interesa es experimentar para no matar al de la clínica que usa perfume importado de París y a ese si lo auscultan, palpan y miman porque por lo mínimo son 700bs de honorarios por el buche por un ratico en instalaciones pulcras y lindas…

Lamentablemente con dolor hoy escribo sobre esto porque en el Hospital Dr. Luis Razetti del estado Barinas, la medicina no existe, allí no te sanan, te empeoran y además como somos vegueros, pata en el suelo nos regañan porque no sabemos aspirar a nuestros familiares, pues ellos pretenden que en la finca, en la vega nos dan cursos intensivos para arreglar aspiradores de moco y salimos master en ingeniería biomédica.

¡Hasta cuando! el pueblo de Barinas tendrá como hospital un cáncer como este… Somos un pueblo digno, de gente noble pero no pendeja…Hace unos días mi padre murió por mala praxis: abandono de persona y omisión de auxilio… A ti padre que luchaste por un mundo mejor, por un sistema mejor, te mató el sistema.. Pero aquí quedamos tus hijas y lucharemos hasta que más nadie muera injustamente y se termine la incompetencia del residente de emergencia que dice “no puedo dejar sola la emergencia por tu familiar”. Ahora bien me pregunto y tu juramento hipócrita que una vez hiciste en el paraninfo cuando te vislumbrabas en las Bahamas disfrutando de la renta de tu profesión… Sería por eso que ni cuenta te diste del juramento, por otro lado la dejadez de los enfermeros que ahora con año y medio de estudios son enfermeros.

Porque los médicos y enfermeras dejen de usar celulares durante las revistas médicas que ya no son como antes donde aquellos médicos viejos te lanzaban una pregunta acerca del caso y tu tenías que responder y eso te valía una calificación y más que eso aprendías.. Hoy día ya esas revistas para nada existen como otrora, se diluyen entre pines y chats…

Este es un llamado ahogado pero hay que hacerle la guerra mediática a la ineficiencia…..Eficiencia o nada!... y si al baremo de las clínicas y por un sistema de salud gratis, oportuno, eficiente, eficaz, efectivo y sobretodo más humano.

La autora es: Lic.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1202 veces.