Estamos bien...pero vamos mal

Contrario a la frase inverosímil que dijo el imbécil aquel en la cuarta república, está al parecer si resulta muy verosímil ya que se puede estar bien (hasta el 5 de diciembre del año 2012) y hacer todo lo posible por ir mal, por echarlo a perder fungiendo de presidentes electos.

Los beneficios políticos y sociales sólo se han logrado con decisiones políticas muy acertadas tomadas por quien al parecer es el único que vive estudiando y actuando en el alto gobierno. Hugo Chávez Frías. Los demás unos inseguros con miedo a no acertar y que le reclamen. Nadie se lanza.

Vamos mal porque con medidas como la de subirle el precio al dólar, es falso que va ha disminuir la demanda del mismo. Eso solo es posible en bienes y servicios. En mercancía. En cosas donde intervenga la actividad humana para hacerlas, prestarlas, o mejorarlas continuamente. El papel moneda se hace de vez en cuando para sustituir los papeles viejos y no es algo con el que uno se pueda sentar como un sillón o con el que nos podamos alumbrar como la energía eléctrica. Ni hablar del dinero electrónico.

Como alienados imitadores nuestros ministros y presidentes de bancos caen en el error de los capitalistas neoliberales: pensar que el papel moneda es mercancía, que es un valor, que es un bien. Las monedas no son los tomates que busca Giordani. Falso. El dinero es el medio no el fin, pero los imbéciles especuladores creen que teniendo el medio aseguran el fin. Cuidado! Los que devaluaron los premian.

Si la devaluación es tan buena, pongamos esa vaina en 100 bolívares por dólar y todos seremos ricos. Entonces nos queda esperar o actuar. Si esperamos a Chávez, puede que se haga muy tarde enderezar. Si actuamos, no sabríamos cómo ya que siempre lo hacemos por iniciativa del partido psuv, y a éste lo dirigen unos poquitos desde Caracas sin consultar a nadie y están cuadrados con la medida.

Hablando de tomates, estoy de productor agropecuario en Yaracuy y puedo decirles que el precio del tomate bajó de 25 Bs a 5 Bs el kilo al consumidor final y los intermediarios nos lo están pagando a 2 bolívares a puerta de conuco. Baja de precio porque hay abundancia y no escases como dice nuestro Burócrata amigo Giordani. Se dan cuenta que todo se mueve en el campo más rápido de lo que parece desde el escritorio. Misterios de la ciencia. Debería haber menos inflación entonces, pero ya verán.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 966 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /contraloria/a159360.htmlCUS