Compañero Dante Rivas:

¿Le pago a un gestor, o intento un imposible en la oficina de La California del INTT?

Con mi tercera edad a cuestas (sabia que al llegar ella, la cosa se me pondría chiquitita), por más que intentamos pensar que no es así, que todo es igual, que no existe ninguna diferencia entre 30 y 60 años.

Pero la realidad nos cachetea y nos dice que no es así, burlándose de nosotros.

Sin embargo nos resistimos a rendirnos, y en nuestro ordenador mental hacemos una limpieza sobre lo que es necesario a nuestra edad y lo que no, intentando con ello estar a la altura de las circunstancias. Y así dejamos de lado muchas cosas y dedicamos nuestra atención a lo más elemental en nuestra vivencia, intentando con ello, mantener a distancia, el temido ridículo………

“¡Pero José, por favor! Cuantos años hace que compraste esa camioneta y todavía no la tienes a tu nombre, y con tres traspasos encima” me dijo un compañero revolucionario…

“Ahora todo es diferente”…

“En el mismo día, te dan todo, placas nuevas y el título de propiedad a tu nombre, con el carnet de circulación incluido”…

A pesar de los grandes adelantos que tenemos con nuestra revolución y que nuestro compañero Dante está tratando de enderezar entuertos…

¿El mismo día?... Pensé…

En honor a la verdad, creí que me estaba hablando en chino…

Pero?…La fe mueve montañas…

Con mis papeles completos debajo del brazo, me fui lleno de optimismo a la sede de la California del INTT.

¡¡Placas nuevas no hay!!

Me dijo la primera voz a modo de intentar que me olvidara del asunto (pero igual seguí pa´lante)…

¿Usted tiene cita? (Me acorde der Conde y a punto estuve de correr para Carúpano y olvidarme de Caracas a pesar de los potocientos policías acostados)…

Me hablo de Internet y la planilla, (Que conocí por mi tozudez (Internet) de defender esta revolución de Chávez y su pueblo).

Cuando casi me marchaba cabizbajo, mi vejez vino en mi ayuda:

¿Qué edad tiene usted ciudadano? Me dijo cuándo me marchaba...

60 años joven, respondí…

Póngase en aquella cola…

(La revolución se me paraba frente a mí, y el optimismo regresaba)

Pagué en la taquilla del Banco de Venezuela, lo que exigía la ley, ya que no soy muy amigo de las tarjetas de débitos (cosas de viejo)…

En la cola de la tercera edad espere mi turno…

Pero la pesadilla no terminaba allí…

“José Varela”

Me pare levantando mi mano, y el empleado vino a mi encuentro…

“Señor, aquí en la Gaceta Oficial, no concuerda el número de su anterior cédula, con la que está en el documento de traspaso”

Mira muchacho, mira desde el principio de la Gaceta, esto no es un número de cédula, estos son números de expedientes. Aquí nadie tiene el número de cédula anterior solo el número de expediente.

“No señor, lamentablemente no puedo hacer nada”

A ti te parece, que los dos nombres y los dos apellidos que son iguales en las dos cedulas (la vieja y la nueva) al igual que la fecha de nacimiento, y que sean “extrañas”, a pesar que la Gaceta oficial lo dice claramente.

Fue como si le hablara a una pared, lo que me recordó mi edad y ese algo que nos dice que ya no contamos, para unos cuantos…

Pensé en ese momento en todos los tramites que he hecho en todos estos años, cuando me acogí a la ciudadanía venezolana, si hasta mi apartamento de La Urbina tuve que vender por el paro petrolero para pagar deudas, (el mismo que casi me arruino), mi cambio de cédula no fue un obstáculo, al igual que toda la documentación del banco y con la Gaceta Oficial era suficiente por el cambio de cédula.

¡¡Pero en el INTT, no es suficiente!!

Le dije ya un poco molesto, que todos tenemos el deber de resaltar los logros de nuestra revolución, y debemos aprender el deber impostergable de solucionar supuestos problemas de ciudadanos que llegan en busca de ayuda, que para eso están ellos y no para entorpecer tramites burocráticos…

¡¡No me rendí!!

Fui en busca de la encargada del despacho y explique todo lo sucedido. Después de ver toda la documentación un adjunto de ella, me dijo que todo estaba bien, pero al llevarlo a la anterior oficina para darle curso, nuevamente fue rechazado.

¡¡¡Nadie quería hacerse responsable de “tamaña irregularidad”!!!

Otro adjunto, me dio las mil explicaciones…

Me dijeron que si yo quería, me podían sacar el documento, pero con mi cedula vieja…

Tremendo exabrupto, pensé…

¡Me estaban ofreciendo darme un documento con una cédula que ya no existe!

Preferí no hacerles ver, su tamaño error…

Pregunto si hay en existencia placas nuevas.

Me responden que si…

Me acordé inmediatamente de la cuarta república, al pensar en la primera empleada que

me dijo que no había…

Para finalizar me dijeron que fuera a la notaria que hice el documento.

¿Cuál fue? Me preguntaron…

¡Me sentí como fiera acorralada!!

¡Que me voy acordar después de los años que pasaron, con tantos documentos que he hecho en mi vida! Les conteste, ya algo molesto…

Vaya a la notaria y pida una nota marginal…

Cuando me nombro “marginal”, pensé en mi pueblo atendido de los mismas maneras como a mí y como les hacen la vida chiquitica (tal vez sin intención, pero a los resultados me remito)…

Me fui a la notaria.

El notario como era una persona muy mayor en el momento de hacer dicho documento, ya se había muerto, me dijeron en la notaria. Les pareció una barbaridad lo que me pidieron (que con la Gaceta Oficial era suficiente), y muy amablemente me dieron un nombre de un camarada, para que hablara con él, para que me ayudara en la oficina del INTT, en lo cual estuve en desacuerdo, ya que mi persona quiere hacer los tramites como un simple ciudadano de a pie como es mi pueblo y sin palancas que denigran…

Solo me quedan pocas alternativas…

Dejar todo como esta (que a pesar de todo esta legal) y dejar a mi hijo que solucione ciertos entuertos cuando me muera, en mis pocos cachivaches que le quedaran de mi herencia…

(…)Deseo dejar en claro, que en ningún momento fui tratado de malas maneras, ni despectivamente por causa de mi edad, todo lo contrario. Solo he querido resaltar ciertas fallas que están sucediendo, porque si callamos, en vez de adelantar, retrocedemos, en nuestro intento de que nuestra revolución sea cada día más grande.

Porque estamos en tiempos de revolución compañero Dante…

Y como nos dijo José Félix, no debemos olvidar que:

NECESARIO ES VENCER

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1020 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a158377.htmlCUS