Bolívar y la Corrupción

Definitivamente Bolívar es la personificación de principios, virtudes y honestidad como ningún hombre en la historia: su ejemplo es la idealización de lo que debe ser el Servidor Público, sus valores constituyen la norma a cumplir por todo gobernante, sus enseñanzas son una doctrina para los empleados gubernamentales, y su comportamiento preconiza una Ley Moral que deben cumplir los funcionarios al servicio de la patria bolivariana.

Mientras Bolívar dirigía los designios de la Gran Colombia, era imposible para los corruptos desangrar las finanzas del Estado, la pena de muerte tuvo que ser instaurada para detener la ambición desmedida que se instauró en todos los espacios sociales, por una clase dirigente acostumbrada al vicio, al ocio, la vida fácil, la corrupción y la inmoralidad heredada de la colonización española:

Así lo decretó Bolívar: El empleado de la Hacienda Nacional a quien se justificare sumariamente fraude o malversación de los intereses público o resultare alcanzado, se le aplicará irremisiblemente la pena de muerte sin necesidad de más proceso que los informes de los tribunales respectivos

Para Bolívar la Moral Pública es una religión que dictamina el buen rumbo de un gobierno bolivariano:

Una administración deshonesta han quebrado la República: Ella estaba arruinada por la guerra; la corrupción ha venido después a envenenarle hasta la sangre, y a quitarnos hasta la esperanza de mejora.

La conducta ejemplar del Libertador en pulcritud administrativa, constituye un paradigma invaluable para todos los pueblos americanos, especialmente para aquellos pueblos que libertó.

Los códigos, los sistemas, los estatutos por sabios que sean, son obras muertas que poco influyen sobre las sociedades. Hombres virtuosos, hombres patriotas, hombres ilustrados, constituyen la República.

He sabido que hay quejas contra algunos funcionarios públicos, para el Gobierno nada será más útil ni más satisfactorio que corregir los abusos de la Administración, porque nada desea tanto el Gobierno que el verse apoyado por los gobernantes para rectificar la marcha de los negocios, que se acuse a cuantos cometen faltas y todo se corregirá.

Vigilar sobre la legítima inversión de las rentas públicas en beneficio de la sociedad, y acusar ante los representantes del pueblo a los defraudadores de ella; bien sea el fraude de parte de los contribuyentes, bien sea de los administradores, o del propio gobierno que las dirige

Un buen ciudadano debe siempre pensar con respecto a sí mismo, lo que calcularía con respecto a los demás, poniéndose siempre fuera de la esfera de sus intereses personales y de sus propias inclinaciones.

Todo ciudadano debe vigilar sobre la legítima inversión de las rentas públicas en beneficio de la sociedad, y acusar ante los representantes del pueblo a los defraudadores de ella; bien sea el fraude de parte de los contribuyentes, bien sea de los administradores, o del propio gobierno que las dirige.

Hoy todos están llamados a poner en práctica el ideario bolivariano, participando activamente en todas las etapas y componentes de la gestión pública, a través de la activación de los medios de la participación protagónica, desarrollados en un modelo de democracia directa y participativa, así como denunciando todas las irregularidades o hechos de corrupción, ya que como lo decía Simón Bolívar “lejos de degradar al que la hace es una prueba de su ardiente celo por el bien público”.

El mayor reto que tiene el Gobernador Ramón Rodríguez Chacín, es reafirmar los principios bolivariano sustentados en la moral y las virtudes que debe tener todo servidor público, ser bolivariano es ser leal a las doctrinas del Libertador; y para el gobernante, el funcionario y empleado público, la honestidad, el profesionalismo y la transparencia en el manejo del erario público, es una regla inviolable so pena de un castigo ejemplar

Los logros bolivarianos son bien conocidos, la revolución ha distribuido uniformemente su acción de gobierno entre todos los estados del país, incluyendo el Estado Guárico, en el cual se han consolidado los procesos de avance, de manera que todos los guariqueños tienen oportunidades en educación, salud, bienestar, cultura, recreación, deporte y aprovechamiento del tiempo libre y saneamiento básico, ambiente sano, prevención, infraestructura, vivienda, empleo y desarrollo económico, justicia, seguridad y convivencia ciudadana, fortalecimiento institucional, bajo el contexto de los planteamientos de identificación popular, seguridad alimentaria, sensibilidad social, participación ciudadana, inclusión y generación de proyectos y programas de desarrollo regional y local.


Profesor Titular de la UNERG

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1551 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis Eduardo Chacín Chacín


Visite el perfil de Luis Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /contraloria/a158367.htmlCUS