¡Qué pasa con los precios Dios mío!

Los precios se han disparado y la comunidad en general a pedido la presencia y control del Gobierno para con los comerciantes que disponen del salario de muchas familias que finalmente terminan afectadas por el sobreprecio y especulación de productos regulados y de primera necesidad, han jugado a que la gente no tenga más remedio que adquirir los productos donde los consigan y de esa manera crear la matriz de opinión de que en Venezuela, el alza de los precios y acaparamiento es “culpa e Chávez”.

Para mi sorpresa me ha tocado recorrer el centro de Caracas y dos de sus principales avenidas más importantes, como lo son la Av. Urdaneta y la Av. Fuerzas Armadas, junto a un grupo de funcionarias y funcionarios públicos encargados de la fiscalización, regulación, control y sanidad de los productos que por obra divina y “culpa e Chávez” no se encuentran en los anaqueles.

Mi curiosidad comienza justo cuando alguien de la comunidad me dice “revisen los negocios, pero también esos fiscales que no hacen nada, mañana todo vuelve a ser igual” por un momento me sentí indignado y cómplice de estas palabras que se han transformado en una realidad a pesar de que seamos parte de los cientos o miles de funcionarios públicos honestos, que nada tenemos que ver con la ineficiencia e incompetencia de algunos que hacen que la comunidad, generalice.

Así fue, les asignan una Av. que no recorren por completo, ni la mitad, los que habitamos en ella logramos ver como siguen abiertos las panaderías, manicerias, y comercios que expenden productos de primera necesidad al precio que les da la gana, puesto que a los fiscales, les ha dado flojera subir o adivinan el futuro y creen que no conseguirán nada de lo que tanta gente denuncia y reclama.

A diferencia de la recién nacida SUNDECOP a quien exprese en el sitio mi satisfacción y felicitación por ejecutar un procedimiento totalmente legal donde se encontraron más de 14 productos con sobreprecios entre 1 y 20 bolívares por encima, que si los sumamos a 200 personas por día, multiplicado por 1, por 5 o por 20, nos damos cuenta como indirectamente ocurre un robo a la comunidad y que finalmente esta recién nacida superintendencia a dado un parao, 24 horas de cierre, etiqueta en puerta cerrada para que la comunidad sepa que allí existe sobreprecio y a su vez que el responsable del local se ponga a derecho y respete a los ciudadanos y ciudadanas que indirectamente han sido víctimas de los que piensan que la justicia no existe.

¿Qué pasa con el INDEPABIS? ¿Por qué tanta denuncia y tanto reclamo sin su debido procedimiento? Me consta que su presidenta es una Revolucionaria a carta a cabal, ideológicamente clara y comprometida con los principios de esta revolución, pero a tiempo debemos corregir lo que dentro de sus filas de fiscales está sucediendo, dentro del respeto al comerciante, a las leyes y la constitución que tanto ha estado de moda en los últimos 14 años y que muchos ni siquiera se dignan a conocerla.

El 0800reclama debe ser una herramienta que verdaderamente funcione, las verificaciones de las facturas que los comerciantes tanto evaden entregar para declarar menos impuestos, el patear la calle sinceramente y castigar a quien se lo merece, negarnos rotundamente a aceptar un vaso de café o de agua y de esa manera evitar que el comerciante crea que luego del café o el agua, este aceptara otra cosa, es triste ver conductas ajenas a un verdadero revolucionario, es triste ver que de lo que la comunidad de queja, también estamos llenos.

Definitivamente el producto final de todo esto seguirá siendo el jodido pueblo que cree en los voceros que en pantalla dicen una cosa, mientras la comunidad espera la justicia en los negocios que la conforman y que lamentablemente no llegan por estar haciendo cualquier cosa menos el trabajo “Eficiencia o Nada” dijo Hugo Chávez y con eso debemos dormir y levantarnos, no más señalamientos contra esta revolución que ha permitido tanto y que a veces ni sus propios funcionarios respetamos.

Rectificar a tiempo es necesario siempre, combatir contra la burocracia y la corrupción es la tarea más fuerte, pero en algún momento hay que empezar a ganar terreno o si no, estaremos perdidos en el COMBATE.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1258 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a157954.htmlCUS