Pildoritas 12 (año VI)

¿Vehículos a precio justo?, ¿ Sueño o realidad?

Por fin, después de que la estafa con los vehículos, nuevos y usados, en este país ha sido la mina de oro, que produce, a una especie de mafia delincuencial, organizada, ganancias exageradas en perjuicio de quienes por necesidad deben hacerse a este medio de transporte, o simplemente porque como es una aspiración de muchos tener un vehículo, a veces hacen malabarismos para adquirirlo, el gobierno por iniciativa parlamentaria, discutirá una ley que regule este renglón.

Todo muy bien, pero casi que como en todas las leyes con seguridad va a funcionar aquello de que quien hace a “Ley hace la trampa”, ya aquí y pienso que en todo el país esta funcionando una modalidad que es la del poder que las concesionarias le dan a un tercero, y este es quien termina vendiendo el vehículo con ganancias exorbitantes, por otro lado existe los del llamado cupo para los empleados de las ensambladoras que no es sino una forma creada para que no sea el concesionario quien aparezca vendiendo el vehículo sino el empleado y por esa vía se incrementa el precio.

Ya he oído comentarios en medios radiales y en conversaciones de que lo que va a pasar para burlar el control de registros y notarias es que en el documento a protocolizar se coloca el precio regulado, pero por debajo de cuerda se obliga al comprador a entregar cualquier cantidad, de la cual no queda prueba pues generalmente se solicita dicho pago en efectivo.

Lamentablemente a pesar de los esfuerzos comunicacionales que el gobierno ha hecho para crear conciencia de la denuncia, casi nadie se atreve a denunciar y si lo hace, pues simplemente no prospera porque los estafadores saben hacer tan bien las cosas, que no queda prueba que le permita al organismo ante el que se coloca la denuncia poder proceder, así que la cosa no es tan fácil, o mejor es casi que imposible evitar que se siga abusando de la necesidad de la gente por obtener un vehículo nuevo o usado.

¿La solución cual es?, es la pregunta de las sesenta mi lochas, nadie la tiene a no ser que los compradores tomen conciencia y se nieguen a dejarse estafar con sobre precios, y que además exijan recibo por cantidades de dinero que exceda al que aparece como precio de venta en los documentos de traspaso de propiedad, así los vendedores inescrupulosos, tendrán que entrar por el aro o quedarse con su carro sin poder venderlo.

El argumento que siempre oímos es que los vehículos fueron importados con dólar libre porque el gobierno no les asignó los dólares oficiales, la gente se come ese cuento y cae en la trampa, por ello habría que encontrar la manera de que el público en general se entere del precio oficial de importación de los carros por cada importador, para que así se les caiga ese argumento que por cierto opera, no sólo para los vehículos sino también para las partes y repuestos, igual que para rubros como medicamentos, entre otros, lo cual, por cierto, hace muy difícil que la inflación seda a la baja pues se encuentra con la palanca especuladora de los inescrupulosos que obstruyen todos los esfuerzos del gobierno para bajarla.

Algo tiene que pasar para que estas prácticas del montón de “Zuloagas” que “especulan pero dan empleo”, sea sometido a las leyes y por ejemplo se repita en todo el país, lo que se hizo con este delincuente de cuello blanco y los que como él esconden por miles los vehículos, no solo sean obligados a venderlos bajo la supervisión del estado al precio justo, sino que sean castigados con todo el peso de la Ley.

Amanecerá y veremos.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1643 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a157944.htmlCUS