La ley de Costos y Precios Justos sigue brillando por su ausencia

Es evidente que los que están detrás de la especulación y el acaparamiento, lo menos que les interesa es que nuestro país avance hacia derroteros que puedan redundar en una mejor calidad de vida del pueblo venezolano en su totalidad. En los últimos tiempos hemos estado viendo como sistematicamente los precios de los productos aumentan de manera desproporcionada y no se puede pretender ni es lógico que el gobierno se enfrasque en una competencia desenfrenada con los comerciantes privados, vendiendo a través de Mercal, Pedeval y los mercados Bicentenarios a menores precios que los privados, que incluso estos, los privados le están dictando pauta a los Bicentenarios para los precios a los cuáles deben vender porque sus precios están a la par en muchísimos rubros que los de los privados.

¿Cómo es posible por ejemplo que una simple latica de atún de 184 gramos ya esté costando sobre 25 Bs.F, es decir el equivalente a 25.000,oo Bs. de los anteriores, que un piche paquete de servilletas esté costando 34 Bs.F, el equivalente a 34.000,oo Bs. de los viejos y así sucesivamente una larguísima e interminable cadena de productos que sistematicamente son aumentados sus precios y como dice el Presidente Chávez, los aumentos del salario mínimo anuales se los tragan los especuladores y uno se pregunta después que ha transcurrido un año (1), trescientos sesenta y cinco (365) días,

¿Donde carrizo está la bendita Ley de Costos y Precios Justos pues?,

¿Donde están las estructuras de costos y donde están los precios justos?.

Entonces escucha a ciertos personeros del gobierno hablando de un fulano control de la inflación que no ha llegado en lo que va de año al 20%, control que no se ve por ningún lado. En verdad estoy convencido, de que no se necesita ser un genio en economía para darse cuenta de que aquí en Venezuela no se justifica desde ningún punto de vista una inflación de dos (2) dígitos, realmente es una grosería, dígame usted, un frasquito de mayonesa en 12.900,oo Bs.

¡Digo!, si es que no le subieron ya de nuevo el precio, porque uno ve en las noticias, un aumento autorizado por el gobierno en los precios del maíz, el arroz y el café, pero y los aumentos precios de los demás productos ¿Quién carajo los autoriza?, como por ejemplo, un litro de jugo de naranja en 18 Bs. que es más agua que naranja sin tener nada en contra del agua por supuesto, el mismo jugo de naranja de la industria Socialista "Los Andes", el de 2 litros, ya va por los 22 Bs.. Y se concluye en lo mismo, ¿Donde está la Ley de Costos y Precios Justos?. Gente como la de FEDCÁMARAS, CONINDUSTRIA, etc., se la pasan hablando paja, más que hablando llorando acerca de los controles, que si son odiosos, que si traen escasez e inflación y bla, bla, bla, bla. ¡Bueno! y

¿Que son las leyes?, ¿Acaso no son controles?. Si con todo y las leyes, el mundo cada día está peor, vuelto un desastre, imaginen sin leyes ni controles ya habríamas desaparecido desde hace siglos.

Lo cierto de todo esto es que la inflación que se viene presentando en nuestro país no se justifica y tampoco la Ley de Costos y Precios Justos está funcionando. Y en verdad es tan fácil hacerla funcionar, el problema está en que haya la disposición y la voluntad para hacerlo ¿Por qué?, sencillamente porque la elaboración y distribución de cualquier producto, cualquiera ¡Ojo!, obedece a un costo inicial y a partir de allí se puede establecer un precio razonable que redunde en una ganacia razonable sin estar martirizando a un pueblo. ¡Coño!, ¿Es tan difícil entender esa vaina?. Si no se hacen cumplir las leyes estamos fritos. Amanecerá y veremos.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1943 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a155501.htmlCUS