¿Hasta cuándo los enquistados en el gobierno mantienen su fuero?

Con mucho estupor he leído hoy en el Diario VEA, dos denuncias que involucran a instituciones del estado, donde se comprueba lo que siempre he dicho: Chávez ganó las elecciones, pero no ha tomado el poder, ese sigue en manos de los de la Cuarta. Pero cuando me refiero a que muchas de las altas funciones están en manos de los opositores al gobierno y al proyecto revolucionario que lidera el presidente Chávez, en la mayoría de los casos, son comprobables, para el que quiera, pero no aparece el correctivo y por lo tanto se sigue atropellando al pueblo.

Hay casos emblemáticos, harto conocidos de irregularidades, atropellos y humillaciones que se siguen cometiendo en las diferentes instancias públicas. Yo he tenido que oír de parte, incluso de porteros, recepcionistas, y trabajadores que a todas luces, por su condición de  clase trabajadora  deberían estar más identificados con este proceso que con la conducta precedente, maldecir al presidente de voz en cuello, cerrar los ascensores para impedir que los usuarios suban por el, los cuales se ven obligados a subir por las escaleras, y como consecuencia viene el malestar por una mala gestión. Esto lo he soportado particularmente en la Fiscalía General de la República, en el Palacio de Justicia de la esquina de Cruz Verde, y en dependencias de la Alcaldía de Caracas de la Avenida Baralt.

No pretendo que las altas autoridades se conviertan en policías y vigilantes, pero alguna manera debe existir para combatir esta práctica tan repudiada, pero a la vez tan difundida. No ha cambiado para nada el trato que se otorga al ciudadano cuando acude a estas instituciones. Al contrario, con la prepotencia propia de algunos “guapos y apoyados”, que casi siempre, lo fueron en las administraciones pasadas, es un suplicio solicitar los servicios en estas instituciones. El tan difundido “vaya y pregúntele a Chávez por que el dice que todo esta perfecto”, o expresiones similares, las encontramos en el día a día.

Las referencias que hago de las dos denuncias del diario VEA, una está referida al mal trato que aparentemente se dio a una trabajadora, que no importa cual sea su credo político, tiene el derecho a ser atendida como ciudadana, y a respetárseles sus garantías  que le consagran las leyes, pero lejos de eso, además de su grave enfermedad, ha sido humillada en su condición de trabajadora del Ministerio del Poder Popular para el Trabajo, y el maltrato que recibió por parte de la médica CLARET MEDINA, en las dependencias del IVSS de Chacao, ¿Quién es el Jefe inmediato de esta médica? ¿No ha llegado a sus oídos el comportamiento que tiene con los pacientes o usuarios? O es que él o ella también son participes del terrorismo que se aplica en esos centros.

El otro caso, está  referido a los desmanes de algunos civiles y militares tanto en Bolipuertos  de Guanta, como  el premio que concedió el Ministro Osorio al Gerente saliente de PDVAL Lara,  al nombrarlo JEFE DE GERENCIAS DE LOS PDVAL CENTRO OCCIDENTE Y LOS LLANOS. ¿Es que tanto la Ministra Sader como el Ministro Osorio no tienen como confirmar estas denuncias y ponerles coto?  El amiguismo, sigue siendo una de las mejores credenciales para llegar a ocupar un cargo en las instituciones públicas. Eso es un secreto a voces, pero una práctica enquistada y muy difícil de erradicar sobre todo cuando no se tiene la voluntad de hacerlo.

Sufro al pensar que es muy probable que no vea los anhelados cambios en cuanto a la práctica de la corrupción en cualquiera de sus facetas se refiere. Es muy probable que sigamos arando en el mar en la erradicación del amiguismo y el tan enquistado slogan que enseñaron los adecos: NO ME DEN, PÓNGANME DONDE HAYA (ellos decía haiga, pero  debo respetar las normas ortográficas).

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1059 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a153391.htmlCUS