¿Hasta cuando las casas de hogar?

Mas de tres artículos he escrito por esta vía manifestando mi indignación por las “Casa Hogar”. Aun quedan en Caracas y otras grandes ciudades de nuestra querida Venezuela unos esperpentos de negocios que fueron exitosos en la cuarta república pero que lamentablemente hoy están en bancarrota no porque no existan viejitos necesitados de su atención, ni porque no tengan  con que pagar estos servicios, muchos de ellos lo hacen con sus jubilaciones y pensiones que hoy son lo suficiente para pasar una ancianidad digna o con familiares cercanos que pueden ayudarlos a pagar.

El problema radica en que con el Gobierno Revolucionario no se juega y ha metido en cintura a estos establecimientos que por años fueron una fuente de enriquecimiento “ilicito” por la especulación a sometían a los inquilinos de esos establecimientos “comerciales” hoy día convertidos, poco a poco, en centros de atención a los ciudadanos de la tercera edad.

Si bien no han sido mucho los avances alcanzados, existen algunos item que se han ido supervisando y controlando tales como: Tarifas, servicio médico permanente, infraestructuras adaptadas al servicio con preferencia a locales de una sola planta, cierta supervisión a la dieta suministrada, etc.

Lamentablemente los dueños o administradores de estos servicios, varios en manos de monjas de ciertas congregaciones religiosas, algunas asociaciones de colonias de inmigrantes  y pocos particulares ya observan que el negocio no resulta tan redondo como en la cuarta por lo que desean cambiar de actividad “mercantil” con el problema de que la revolución no les permite tan fácilmente esta barbaridad antihumana por lo que han desatado una guerra sucia y subterránea de inestabilidad contra sus inquilinos bajando la calidad de las comidas, bajando la cuchilla de la luz a partir de las 10 pm hasta las 5 am., cerrando el agua en las noches y los días domingo, eliminando el servicio de limpieza de las habitaciones los sábado y domingo por los nuevo compromisos laborales contraídos con el personal y establecidos en la novísima Ley Orgánica del Trabajo, prohibiendo a los inquilinos el uso de nuevos televisores o ventiladores se salvan los que ya lo tenían sin embargo me contaron de un anciano que un familiar sacó el televisor a la calle para reparación y cuando lo fue a introducir costó Dios y su ayuda para que se lo permitieran, eliminando el servicio médico e incluso hasta una simple enfermera, cerrando habitaciones de los ancianos que se mudan o fallecen sin buscar nuevos inquilinos esperando dejar vacío el establecimiento para consumar su intención,  etc. etc. 

Es pues necesario que el INDEPABI y el INAS se pongan las pilas y procedan a supervisar estos establecimientos y corregir esas fallas y aquellos que tengan la pretensión de cerrar el negocio no llegue a poner de patitas en la calle a los pocos viejos residentes.

Una de esta casa hogar, ubicada en la Urbanización Los Chorros y que mantiene una operación morrocoy en sus actividades, dispone de un terreno de mas de una cuadra de superficie que de ser cerrado sería excelente para construir un centro comercial o unos cuantos edificios residenciales que le daría una fortuna de varios millones de Dólares a sus propietarios.       


[email protected] 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1001 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a148560.htmlCUS