¿Qué nos hace tener conductas tan diferentes dentro de un organismo público y uno privado?

Organismo Público

No se puede ocultar el hecho de las pésimas condiciones en que están acostumbradas a funcionar los organismos públicos, ni mucho menos el desinterés de los responsables para revertir esa tendencia. No es de asombrar cuando se escucha en la calle aquel que dice “lo público no sirve”. Esta situación causo en mi cierto interés y me formo en mi mente la pregunta ¿Por qué lo público no puede funcionar?

Un claro ejemplo de esto lo pude presenciar durante mi estadía en la ilustre Universidad del Zulia, la cuna de miles de profesionales de la nación que según el deber ser deberían ayudar al pleno desarrollo del país una vez graduados. Cuando una persona con un mínimo de cuatro dedos de frente pisa este recinto debería notar la desidia en que está sumergida esta  casa de estudios por parte de todos los personajes que ven vida en este espacio, donde desde el mal estado de los baños hasta la corrupción campante han hecho de la universidad una pobre puta de algunos que la utilizan solo para sus fines personales.

Cuando mis necesidades fisiológicas se vieron intimidadas por la hediondez y la suciedad que se encuentran en los baños de la universidad me di cuenta que este bendito problema no lo acaba ningún gobierno por mucho que insista, debido a que la principal causa del problema no es la falta de gobierno sino mas bien la falta de cerebro de todos los que tenemos los cojones de llamarnos universitarios. Cuando escucho a los obreros exigir aumentos estando los baños sucios, los pasillos a reventar de basura y la gigantesca burocracia; a las autoridades querer repetir cuando no pueden hacer una memoria y cuenta sin dejar dudas de su gestión, cuando veo la indiferencia, la falta de sentido de pertenencia de los estudiantes que exigen una educación a la “altura de una universidad privada” (como si fuera mejor); es en ese momento que agacho la cabeza y me avergüenzo de mi cobardía para levantar la voz durante todo este tiempo.

Después de pasar por este ente público me toco visitar una universidad privada como lo es la XXXX, donde todo funciona a la perfección, lo más parecido a la universidad que soñamos todas las noches después de haber visto alguna película o serie televisiva de otro continente; y que nos cambia nuestra conducta de una manera tan fantástica, tanto que hasta le damos bomba al urinario (el mismo que se encuentra en los baños de LUZ y al cual siempre lo dejamos sucio pensando que le de bomba el obrero que para eso le paga el gobierno), hasta un por favor y un gracias nos hace decir aquel espectáculo maravilloso que es lo privado, la burocracia no está presente aquí (solo si eres becario) y la corrupción no es mal de morirse.

Entonces yo me pregunto ¿Será que por ser publico un ente no puede funcionar a la perfección? ¿Qué nos hace tener conductas tan diferentes dentro de un organismo público y uno privado? ¿Será  que estamos programados para querer solo lo privado? ¿Por qué  no tenemos sentido de pertenencia? ¿Cómo lograr un sentido de pertenencia?

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2427 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Movimiento Estudiantil, Educación

Actualidad

Anticorrupción y Contraloría Social