Al presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), Coronel (EJB) Carlos Rotondaro

Los errores del decreto 7401 y mi caso en particular

Hoy mientras esperaba ser atendido en la caja regional del IVSS en Puerto Ordaz me toco presenciar escenas de consultas de ancianos que solo sentirán frustraciones en relación al mencionado decreto pues considero que se cometieron errores que creo que nuestro comandante o quienes lo asesoran le pasaron por alto, narro algunas de ellas a continuación

Caso más patético

Anciana de 78 años, trabajó como cocinera toda su vida para terceros, ningún patrón jamás le impuso cotizaciones en al IVSS incluida en esas empresas maulas el Instituto Nacional de Nutrición, en Sidor, dependiente del Estado Venezolano.

Consulta acompañada de su hija si es considerada dentro del decreto.

Respuesta.- NO. pues no tuvo la suerte de trabajar para alguien con conciencia que le impusiera en el IVSS, este NO es rotundo, no le queda mas que seguir recibiendo la comida que les dan de lunes a viernes en uno de los comedores populares del barrio Las Batallas en San Félix, sábado y domingo, según su hija que debe frisar los 60 años, deben guardar las sobras sin nevera o esperar el lunes para volver a comer...

Solución: Los consejos comunales deben certificar estos casos y los bancos ya sea del Pueblo o de la Mujer facilitar el dinero en préstamo para pagar las 750 cuotas, previo compromiso de los beneficiarios de devolver un porcentaje de la pensión a estos organismos

Caso dos

Anciano 66 años enfermo, cotizó al seguro 148 cuotas cuando por los años sesenta comenzó a trabajar en El Callao continuó como minero independiente hasta que el mercurio y otros químicos le imposibilitaron continuar.

Respuesta, es considerado dentro del decreto, pero debe pagar Bsf 10.200 en 24 meses a razón de 425 Bolivares mensuales, se retira cabizbajo después de que durante la espera alabó la gestión social y humanitaria del presidente Chávez, al marchar me murmura.- De donde carajo saco Bs 425 al mes si ni siquiera tengo para comprar medicinas para el dolor de las articulaciones y ayudar a mi hija que tiene cuatro niños sin un padre, gano lo que puedo cuidando carros en el mercado de San Félix,

Una probable solución El decreto debiera prever casos como este descontando de la pensión mensual las cuotas faltantes hasta cumplir las 750 semanas

En estos casos del sueldo mínimo recibirían la diferencia entre el valor mensual de la cuota y la pensión que el mismo banco integraría al IVSS.

Caso tres

Ciudadano de 62 años con 440 semanas, salio de Sidor cuando fue malamente vendida a capitales foráneos, está trabajando en una empresa de vigilancia que le impone al IVSS, gana sueldo mínimo y es jefe de hogar, debe pagar Bsf 5200 aproximadamente, según él lo podría pagar en 12 meses ¡ pero¡ debe renunciar a su trabajo pues según el decreto debe de estar cesante y en esta condición no podría pagar las cuotas ni subsistir, Es como el perro mordiéndose la cola.

Posible solución: Que el decreto permita a aquellas personas que tienen un vacíos entre dos o mas trabajos cancelar estos en la medida de sus posibilidades y al cumplir las cuotas optar por su merecida pensión siempre y cuando tengan mas de 60 años de edad y cumplan con su compromiso el lapso que se determine.

Caso cuatro

Educadora , 64 anos con 850 semanas, trabajando en una escuela rural, quiere aprovechar este decreto para pensionarse y no tener que esperar la jubilación por vía normal, ella considera que esperar un mes por su pago es justo tal como lo pregona el Presidente Chávez.

Respuesta. El decreto no contempla a aquellas personas que estén sobre las 750 semanas y estén trabajando. Debe efectuar los trámites por vía normal..

Mi caso

Espere durante 30 años convertirme en un orgulloso venezolano por adopción, pues juré en la cuarta república, jamás pagar por algo que consideraba un honor para mi; convertirme en ciudadano venezolano, mi deseo se cumplió gracias al presidente Chávez cuando en un acto de justicia otorgó la nacionalidad a miles de extranjeros que habíamos hecho de Venezuela una segunda patria. Al no poder, en el primer decreto, a completar mis cotizaciones al IVSS opte por trabajar en una empresa en espera de una segunda oportunidad y concurrí el día 27 de agosto de 2008 a la oficina regional para reunificar las cotizaciones de mi tiempo en Sidor y mi nuevo empleador, cumplí con todos los requisitos exigidos, fotocopia de cedula de extranjero, gaceta oficial en original y copia, copia de la cedula venezolana etc. Y recibí un comprobante firmado y sellado por control de asegurados y con el sello que dice Receptor VII , Cada cierto tiempo consultaba si esto se había realizado tanto en Internet como en forma personal, la respuesta era la misma “esto se demora y debe tener paciencia”, el día 21 de Diciembre de 2009 se me exigió que para efectuar el cambio de nacionalidad nuevamente presentara los mismos recaudos de la primera vez, los volví a presentar y nuevamente fue sellada la solicitud por el mismo departamento y por mismo receptor VII del sello, esta semana al consultar en Internet, sigo en línea con dos números de cedula, recurrí a la oficina regional y se ha expresado que debo volver a presentar los recaudos, en vista de la respuesta efectué un llamado telefónico a Caracas al numero 0800SEGURO1 la operadora que me atendió amablemente me informo que recurriera a la caja regional del IVSS y contactara con el jefe de afiliación, en ese departamento le solicite a una dama que creo cumple funciones de secretaria la posibilidad de hablar con el jefe de Departamento Ingeniero Ricardo Antoni y me expreso que no estaba recibiendo al publico insistí pues después de pasar horas en esperas y consultas y con mi edad, 65 años, considere que no era justo y que por lo menos me escuchara mi reclamo, de una forma poco educada para el cargo y a través de una ventana dijo que no me recibiría por estar ocupado, en esto intervino un señor de barbas que me imagino desempeña algún cargo en esa filial, el me expreso que me atendería la asistente del

ingeniero, lo que sucedió, esta amable joven dama, escucho mi reclamo y en menos de un minuto efectuó en su computador el cambio de nacionalidad después de ver los recaudos en espera que sea aceptada por Caracas me pidió regresar en unos dos días, agradecimientos para ella y disculpas por no poder recordar su nombre.

Creo que lo sucedido es quizás reminiscencias del trato cuarta republicano de atención al publico pero en revolución el funcionario debe estar preparado para dar respuestas a lo solicitado sobre todo en estos servicios que atienden mayormente a ancianos y enfermos y que la mayoría de las veces apenas cuentan con lo suficiente para pagar el transporte a esas dependencias y en caso de no poder atender a una solicitud saber delegar en una tercera persona esta labor mientras se desocupa, el anciano y el enfermo merecen respeto y consideración.

Por ultimo agradecemos los ancianos de este país a nuestro líder Comandante Hugo Chávez Frías su incansable labor a favor de quienes hemos dado nuestra juventud por la grandeza de Venezuela y que el reconoce con todos los decretos que no benefician.

Patria socialista o muerte

Venceremos


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5411 veces.

Luis German Bracamonte Alvarado


Visite el perfil de Luís Germán Bracamonte Alvarado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.