(Video y fotos) Video de Llaguno del 11-A contradice declaraciones dadas por Manuel Saenz a Panorama

Vea el video de Saenz
(Windows Media Video. 1.4 MB)

Ira y indignación es el sentimiento general que muchos bolivarianos sienten al ver, una vez más, el documental "Crónica de un golpe" transmitido por segundo día consecutivo por Venezolana de Televisión, en el marco de nuevas revelaciones relacionadas con los hechos del golpe de Estado del 11 de abril de 2002.

A las revelaciones dadas por los periodistas Luis Alfredo Fernández y Delvalle Canelón en el juicio abierto a cuatro personas que dispararon desde Llaguno (declaraciones que aclararon una vez más que los imputados disparaban contra la Policía Metropolitana y no sobre "marchistas indefensos"), se suma la reciente entrevista dada por Manuel Saenz al diario Panorama y publicada el pasado miércoles 6 de agosto. En ella, el locutor de Venevisión admite que la voz que acusó a los imputados de disparar contra marchistas indefensos era la de él: "yo era el que estaba de guardia esa tarde y estaba presentando esas imágenes brutas que llegaron de Puente Llaguno".

Sin embargo, Saenz luego afirma que él no hizo ninguna acusación:

"Yo no digo que disparaban a la marcha, sino que había muertos sobre la avenida Baralt y que las únicas imágenes de personas disparando que habían estaban sobre Puente Llaguno. No digo que ellos son los responsables de esas muertes. Había muertos en la Baralt y los únicos que estaban disparando hasta ahorita son los señores de Puente Llaguno. No hice otra cosa más que describir lo que estaban haciendo, como llegaban descargaban pistolas automáticas y volvían a cargar."

El documental "Crónica del un Golpe" (transmitido por VTV originalmente desde mayo de 2002) muestra el video en cuestión, donde se deja escuchar sin alteración alguna la voz del locutor Manuel Saenz mientras millones de personas veían en sus televisores las imágenes de quienes disparaban desde Llaguno.

En el vídeo, escuchamos la voz de Saenz, quien dice:

"Le han disparado a personas inocentes escondiéndose detrás de paredes. Y vacían los cargadores, y vuelven a recargar sus pistolas automáticas y vuelven a descargarlas una y otra vez contra cientos de manifestantes indefensos."

Más adelante se observa el momento en el que manifestantes chavistas comienzan a llevar a Miraflores a personas heridas de bala. Saenz continúa:

"Ahora observan ustedes como empiezan a verse las bajas. Ya están las víctimas de los disparos. Las víctimas indefensas de estos manifestantes."

Los heridos eran chavistas que habían sido alcanzados por disparos de armas de fuego en la avenida Baralt.

Luego, otra toma de Venevisión muestra personas heridas siendo transportadas a una tienda de campaña que fungía como centro de atención en un patio de las oficinas administrativas de Miraflores. Saenz afirma:

"Ahí están ustedes observando como llegan los heridos de bala a Miraflores. Parece que lo tenían previsto, lo tenían absolutamente previsto porque fíjense que habían armado hasta una especie de hospital de campaña en Miraflores. Estaban atendiendo,como ustedes han visto en el transcurso de esta tarde, a los heridos de bala víctimas de miembros armados del MVR y de los círculos bolivarianos, esto deja de ser una especulación de los periodistas o una especulación de la gente. Ustedes acaban de ver las imágenes de miembros del MVR, con franelas del MVR, disparando con armas automáticas, descargando las armas,volviéndolas a cargar y repitiendo esta acción una y otra vez contra manifestantes indefensos que iban circulando por la Av. Baralt."

Las declaraciones de Manuel Saenz ante el diario Panorama, contrastadas con este video, han hecho que muchos bolivarianos reflexionen sobre el tema. "Carmona, Ortega, los militares golpistas a quienes el TSJ liberó, el cardenal Ignacio Velasco, los que detuvieron y violaron los derechos de Ronald Blanco La Cruz y Rodríguez Chacín... todos hicieron lo mismo que hace ahora el Sr. Saenz: decir que ellos nunca hicieron nada malo a pesar de las evidencias grabadas en su contra", nos comentó un lector.

Profesor de Comunicación Social de la UCV

Manuel Saenz, además de locutor de Venevisión, es profesor en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela. Luchó infructuosamente en los meses de diciembre y enero para lograr que la Escuela de Comunicación Social se plegara al paro golpista promovido por la oposición. En la actualidad continúa dando clases a pesar de los mútiples cuestionamientos que alumnos y colegas hacen sobre su ética y su moral. "¿Realmente un periodista que tergiversa la verdad y emite juicios en el marco de un golpe de Estado tiene la ética suficiente para enseñarnos? ¿Y qué hay de negar todo lo que hizo en el pasado? Está negando cosas que quedaron grabadas, no sólo en nuestras memorias, ¡sino en vídeo!". Esas son las preguntas que tienen muchos estudiantes ucevistas al tiempo que recuerdan las exigencias que el Reglamento Profesoral de la UCV hace a quienes imparten sus conocimientos en la Máxima Casa de Estudios.

Una cosa es segura: el vídeo de Llaguno, manipulado para que el pueblo venezolano sólo pudiera ver lo que le convenía a quienes planeaban el Golpe de Estado, y con la voz de un locutor parcializado y que tergiversó los hechos, tuvo un fin muy claro. En la entrevista dada a Panorama el profesor Saenz nos las recuerda una vez más: "La contundencia de esas imágenes cuando se revisaron dieron su fruto: El Presidente salió del gobierno."

¿Violencia?

Periodistas de varios medios privados (como el propio Luis Alfredo Fernández) han acusado falsamente a Aporrea.org de promover la violencia en su contra, por el solo hecho de desenmascarar sus fechorías y pedir a la Justicia que tome acciones al respecto. Nunca hemos pedido al pueblo que agreda a estas personas, o que traten de tomar la justicia por sus propias manos.

En el caso de Saenz, hacemos lo mismo que hemos hecho en oportunidades anteriores: denunciamos cómo este señor nuevamente ha mentido al país, y le pedimos a los organismos competentes (desde el Colegio Nacional de Periodistas, hasta la Fiscalía y los Tribunales) que determinen hasta qué punto el colaborar en la falsificación de los hechos, el ocultamiento de información y la tergiversación de noticias para provocar un golpe de Estado es un delito. Exigimos fin a la impunidad. El pueblo debe actuar pacíficamente, pero movilizado en la calle, para exigir que se haga justicia y se castigue a quienes han causado tanto daño al país.

¡No a la impunidad!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 21776 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas