La telefónica colombiana fue privatizada, ahora las transnacionales van por ECOPETROL y el Seguro Social.

La telefónica colombiana fue privatizada, ahora las transnacionales van por ECOPETROL y el Seguro Social.

Durante décadas por todo el territorio colombiano el lema Telecom une a los colombianos distinguió a la principal empresa pública de telecomunicaciones de Colombia. Era tenida como patrimonio nacional de primer orden hasta que el pasado jueves 12 de junio, mediante decretos del Ejecutivo emanados de las facultades extraordinarias otorgadas por sus mayorías en el Congreso, el presidente Alvaro Uribe decidió liquidarla junto con más de una decena de asociadas con las que atendía los sistemas locales de varias regiones. Esa determinación coincidió con la posesión de un nuevo ministro de Uribe que propuso el exterminio de ésta y otras estatales como ECOPETROL y el Seguro Social.

La justificación del magnicidio intenta hacerse por la vía fácil: basta decir que un trabajador promedio gana al año millones de pesos o que existen privilegios insoportables para despertar la aprobación en el observador desprevenido o 'resentido' y, 'por si las moscas', se agrega 'el intento de secuestro' al gerente, que según los informes policiales se trató de fraguar el martes 10 de junio. Se monta un expediente vendible ante la opinión: la combinación de 'sindicalismo con terrorismo' que permite manipular cualquier sondeo de opinión que valide esta nueva(!) creación de la Seguridad Democrática.
El crimen está consumado y los aparentes culpables bien marcados. Por si aparecen dudas se publicitan informes contables globales con acucias financieras sin discriminar los rubros ni confrontar en pesos reales los ingresos en comparación con los anteriores al proceso neoliberal. Tan maquillados como los mismos que las empresas energéticas e informáticas presentaron en Wall Street para atraer inversionistas y embaucar ahorradores, informes que presentados así pueden mostrar cualquier cosa.
Aparecen varios miles de nuevos desempleados como ya pasó con los expulsados del INCORA, INPA, DRI e HIMAT. Mientras tanto los verdaderos culpables se aprestan a comprar acciones de la creada TELECOM S. A o a servir de comisionistas de las inversiones extranjeras que se aprestan con tal fin. Entre 1990 y 1999 las compras en el área de comunicaciones que alcanzaron en América Latina casi 135.000 millones de dólares y ya tienen, gracias a Uribe, otra presa para cazar. Entre tanto, la antigua contraseña comercial, ' TELECOM, une a los colombianos' ha de servir de consigna de la resistencia contra la subasta privatizadora del gobierno, ministros y asesores, empecinados en ofrendar al capital financiero internacional lo poco que todavía queda del país.

Resumen elaborado de un artículo de Aurelio Suárez Montoya (especial para ARGENPRESS.info)

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n7646.htmlCUS