Café venezolano lucha por dignificarse y recuperar mercados

Caracas 28 Abr. ABN. (Wilfredo J. Rojas).- Edgar Guillén sale todos los días al centro de Caracas con cuatro termos llenos de café que logra preparar con tan sólo medio kilo.

Según Guillén, de cada envase de café negro obtiene 36 vasos del tamaño grande, como los que venden en las panaderías y otros establecimientos, y son ofertados por él en tan sólo 500 bolívares y 250 el "negrito."

Por su parte, un encargado de preparar la bebida estimulante en una panadería de Parque Central, en Caracas, asegura que él es capaz de sacarle entre 80 y 90 vasos grandes al kilo de café que, en la actualidad, ronda los 14 mil 500 bolívares el kilogramo - producto comprado en el mercado mayorista de Coche o pagado a los proveedores - por lo que la bebida se puede conseguir en barra en mil 400 bolívares el grande y 700 bolívares el pequeño.

No obstante, queda la duda de si el rendimiento de cada kilogramo de café, es como lo plantean expendedores de café. Esto debido a que la gente en la calle no siempre toma café negro y menos aún grande, generalmente se toma un con leche o un "marroncito", y la cantidad de bebida negra utilizada para prepararlos disminuye.

Al parecer, el elevado precio del café expreso en panaderías y otros establecimientos, se debe a la situación del rubro en el campo venezolano, que depende de los precios que fueron impuestos a escala mundial, hace un poco más de seis años y que estuvieron por debajo de los costos de producción.

Vicente Pérez, representante de la Asociación Venezolana de Productores de Café, sostiene que la situación de los precios del rubro cafetalero generó una baja en la anterior producción a 800 mil quintales de café, lo que provocó una reducción aproximada de 30% de lo que obtenía hace 14 años, la cual era alrededor de un poco más del millón de quintales al año.

A pesar de no manejar cifras exactas para la próxima cosecha de café, Pérez prevé que será superior a la anterior, debido a dos variables importantes: al Plan Café, impulsado por organismos del Estado, y a la rentabilidad por encima de los costos de la cosecha pasada, razones por las cuales pudiera estar cerca del millón de quintales.

La producción de café en Venezuela siempre ha satisfecho la demanda nacional y, de haber una sobreoferta, los productores tienen que exportar porque, según el representante del gremio cafetalero, los industriales se aprovechan de la demanda.

Ante el temor de un déficit del café en el mercado nacional, Pérez indicó que actualmente no se exporta el rubro.

Sin embargo, los productores insisten en la política de exportación para así lograr mercados en el mundo.

"Hay que a hacer una política de exportación para ganarse mercados, porque en el país existen asociaciones que tienen prestigio internacional, pero al ser éstas inconstantes en el envío, pierden los clientes", explicó Pérez.

Los productores cafetaleros esperan que esta variable sea tomada en cuenta, ya que con la producción estimada de un millón de sacos a tres millones, en tres años, hay que competir internacionalmente con promoción, precios, cumplimientos, puertos y calidad.

Para conquistar mercados internacionales, el café venezolano debe mantener su calidad, pero los cafetaleros señalan que esto se lograría no sólo con el financiamiento, sino con capacitación, tanto de los productores como los ingenieros, para que los profesionales del agro no emigren a otros rubros donde les podría ser más rentable.

En cuanto a la comercialización del café dentro del país, los productores no consiguen un sistema más equitativo para que el precio interno no dependa de coyunturas que favorezcan a un solo sector en la cadena de comercialización.

En la actualidad, los precios internacionales del café rondan los 134 dólares y los industriales cafetaleros venezolanos, al parecer, estarían pagando un poco más del precio establecido internacionalmente, debido al temor de quedarse sin el grano.

Antes ocurría lo contrario, a los productores se les pagaba por debajo de los precios internacionales del café, debido a la existencia de malos precios.

Vicente Pérez se mantiene optimista en cuanto a los precios, porque él espera que se mantengan estables hasta la próxima cosecha y, a nivel de consumidor, a pesar de que ha subido, también habría estabilidad.

Cuánto cuesta producir el café

El presidente de la Federación Campesina de Venezuela, Miguel Ulises Moreno, asegura que para mantener una hectárea de café en el país tendría que invertirse entre 800 mil y 2 millones y medio de bolívares, sin incluir la tierra.

Señala que en la actualidad existen en el país 200 mil hectáreas de café bajo el financiamiento del Estado a través del Plan Nacional del Café, cuyas metas estarían en mantener 135 mil hectáreas, renovar 15 mil y fundar unas 50 mil.

Por su parte, Vicente Pérez, de la Asociación Venezolana de Productores de Café, comenta que para producir un buen café se debe invertir por el orden de 220 mil bolívares en un saco de quintal, sin tomar en cuenta la inflación, porque se prevé la subida de los fertilizantes.

Por otro lado, en cuanto a la situación actual del productor del café en el campo y sus carencias, se encuentra la necesidad capacitación y desarrollo social.

Según Vicente Pérez, el 90 por ciento del caficultor en Venezuela tiene menos de cinco hectáreas y no poseen viviendas dignas, sino de bahareque, sin baños y sin servicio eléctrico.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 15294 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) (http://www.abn.info.ve)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n59610.htmlCUS