Hace 162 años

El 24 de marzo de 1854 se firmó el decreto que abolió la esclavitud en Venezuela

Caracas, marzo 24 - El Libertador Simón Bolívar inició una campaña a favor de la abolición de la esclavitud en 1816, pero no fue sino 38 años después que el hecho se concretó, cuando el 24 de marzo de 1854, hace 162 años, el entonces presidente de la República, José Gregorio Monagas, firmara el ejecútese del decreto que le dio por entonces una condicionada libertad a 40 mil esclavos que existían en Venezuela.

Específicamente, el 2 de junio de 1816, al arribar a la población de Ocumare de la Costa, Bolívar dictó una Proclama en la que establece: "Esta porción desgraciada de nuestros hermanos que han gemido bajo las miserias de la esclavitud, ya es libre. La naturaleza y la política piden la emancipación de los esclavos: de aquí en adelante sólo habrá en Venezuela una clase de hombre, todos serán ciudadanos".

Pese a estos decretos, pasaron muchos años hasta que después de varias discusiones en el Congreso, en base a un Proyecto de Ley presentado por 31 diputados el 3 de marzo de 1854, superadas las objeciones de que la agricultura se quedaría sin mano de obra, se terminó de aprobar este instrumento el día 24 de marzo.

Un artículo de la recién aprobada ley dictaba: "Queda abolida para siempre la esclavitud en Venezuela".

Este instrumento legal derogó leyes anteriores sobre manumisión que no dignificaba la vida esclava en esa época. Un total de 12.903 esclavos y 11.285 manumisos se beneficiaron con esta Ley, lo que correspondía al 2% de los habitantes de la Provincia de Caracas.

"Yo os esfuerzo, pues a que no abandonéis el tratamiento de esta importante materia. Buscad el modo de abolir la esclavitud sin vulnerar los derechos de los poseedores de esclavos, y acabad de sancionar una ley justa, santa digna de una política ilustrada y consecuente con los principios liberales que nos han guiado hasta aquí", expresó el presidente Monagas, durante la sesión parlamentaria del 23 de marzo de 1854 cuando el Congreso sancionó la ley.

Luego de la aprobación de la normativa legal y el ejecútese del Presidente el 24 de marzo los ahora hombres y mujeres libres colmaron las calles de alegría, sin embargo, algunos continuaron prestando su servicios a los terratenientes en calidad de servidumbre por voluntad propia y también porque una vez libres desconocían qué hacer, pues la ley no contemplaba medidas para garantizarles trabajo, tierras o posibilidades de educación.

Como explica el historiador José Marcial Ramos Guédez, el instrumento legal acordaba grandes indemnizaciones del Estado para los latifundistas, más no la verdadera libertad de los esclavizados.

"La libertad se logró solo desde el punto de vista teórico, desde el punto de vista de la legislación, pero en la práctica, en la vida cotidiana se siguieron manifestando conductas de sometimiento a esta población. Sometimiento en cuanto a explotación como mano de obra, a la que se le llamaba servidumbre, peonaje, asalariado, que trabajaban en pésimas condiciones. En la práctica, la esclavitud continuó manifestándose con una conducta por parte de los antiguos propietarios que seguían siendo los dueños de la hacienda", relató Ramos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4480 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0'' /actualidad/n287881.htmlC0US