UNETE-Anzoátegui se une a la solidaridad nacional con Gustavo Martinez y con los trabajadores de Café Fama de América

Gustavo Martínez, miembro de Marea Socialista, fue despedido de Café Fama de América donde liderizó desde el movimiento obrero la lucha por la nacionalización de la compañía

Gustavo Martínez, miembro de Marea Socialista, fue despedido de Café Fama de América donde liderizó desde el movimiento obrero la lucha por la nacionalización de la compañía

Credito: aporrea tvi

Continua la solidaridad activa en todo el país con el compañero Gustavo Martinez, trabajador injustamente despedido de Café Fama de América. Esta vez dirigentes sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores, capitulo Anzotaegui se pronuncian para darle un respaldo a Martinez y darle un mensaje de aliento y apoyo. A continuación el comunicado completo:



La Federación Unión Nacional de Trabajadores – Anzoategui rechaza el despido del dirigente sindical revolucionario Gustavo Martìnez por parte de la empresa pública Café Fama de América. Gustavo Martínez, dirigente de la corriente Marea Socialista, participó en primera línea en el proceso de nacionalización llevado a cabo por el gobierno del Presidente Chávez en Fama de América, ha defendido en diferentes entrevistas y artículos en Aporrea la necesidad del control obrero y ha denunciado el desastre al que han llevaba a esta y otras empresas públicas la dirección burocrática.

Desde la UNETE-Anzoátegui creemos que este es un nuevo ejemplo que demuestra la necesidad urgente de dar un golpe de timón a la izquierda y recuperar el rumbo revolucionario de Chávez. Llamamos al gobierno a rectificar tanto en este caso como en las políticas económicas que se están aplicando. Fama de América y las demás empresas públicas o nacionalizadas no pueden seguir dirigidas por gerentes y presidentes que se declaran revolucionarios pero no escuchan a los trabajadores e incluso les atacan cuando estos hacen denuncias, exigen sus derechos e intentan desarrollar el control obrero o la organización de sindicatos revolucionarios. Tampoco se debe seguir confiando en los empresarios privados, llamándoles a invertir y entregándoles divisas que siguen utilizando para especular mientras sabotean cualquier medida favorable al pueblo y cargan las consecuencias de la crisis económica sobre las espaldas de los trabajadores.

El camino hacia donde conducen estas políticas es contrario al legado del presidente Chavez, cuando dijo en Guayana; en la construcción de la patria: “No hay otra manera, es el Socialismo Bolivariano, y ahí la Clase Obrera tiene que jugar papel primordial ! ¡Preponderante!... Aquí los que mandan... y van a mandar son Uds. ¡Uds. son los que van a mandar!”

Los trabajadores somos la sangre viva que coloca en marcha las máquinas de una fábrica, enemigos de los capitalistas, constructores del socialismo y sabemos muy bien como producir, supervisar, controlar y desarrollar la productividad de las empresas, no nos llamen solo a producir, ¡producir!, ¡producir!, para solo ser explotados, sometido a ocho horas de esclavitud moderna. No necesitamos un bonito discurso, ni que nos den migajas, o pretendan utilizarnos solo para los proceso electorales.

Los capitalistas y la burocracia son culpables de la actual situación de crisis económica, nos llevan a un desastre de grandes magnitudes, el robo descarado de divisas, la fuga de capitales, la paralización de la producción, la quiebra de las empresas, la especulación, el acaparamiento, la inflación, el desempleo productivo, la descomposición social, las mafias y delincuencia organizada, solo se puede derrotar con la única alternativa revolucionaria socialista del monopolio estatal del comercio exterior unido a la expropiación de las grandes industrias, las tierras y la banca bajo control y administración de los trabajadores, acabando de inmediato con el estado capitalista.
El monopolio estatal del comercio exterior, al no dar más divisas (que salen de la riqueza que producimos los trabajadores) a los parásitos de los empresarios, permitiría industrializar el país - utilizando las grandes cantidades de riqueza acumulada que existen en los bancos y las fabricas-desarrollando nuevos sectores y empresas a través del estado (incluida una verdadera revolución agraria que permita incrementar la producción de alimentos) y crear decenas de miles de puestos de trabajo.

Para que este planteamiento económico sea posible tanto el conjunto de la economía como el estado no pueden seguir dirigidos ni por los capitalistas, ni por burócratas, sino estar bajo la administración de los trabajadores con dirigentes elegibles y revocables de manera inmediata por la asamblea general de trabajadores, sometido a rendir cuenta cada seis meses en asambleas del poder obrero y comunal, unificando todos esos consejos de trabajadores y populares en una Asamblea Nacional revolucionaria de delegados de los trabajadores, campesinos y el pueblo para elaborar democráticamente un plan de los trabajadores y el pueblo haciendo frente a la crisis económica y resolviendo las necesidades sociales. Estos dirigentes tendrán un salario igual al de un trabajador calificado, y no gozara de privilegios por encimas de los trabajadores, estando disponible a ser rotado en el momento que se le exija.

Conscientes de la situación de Café Fama de América y del dirigente obrero Gustavo Martínez, nos solidarizamos y exigimos a nuestro gobierno escuchar a los trabajadores. ¡Reenganche ya de los trabajadores revolucionarios despedidos! ¡Ninguna amenaza de despido o persecución contra los trabajadores revolucionarios! ¡Cárcel a los empresarios y burócratas corruptos!

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2214 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /actualidad/n285903.htmlC0http://NON-VEca = .