Los revolucionarios se hacen sentir

Nueva dinámica de la AN: la MUD obligada a asistir mientras bancada de la Patria no se deja apabullar

Asamblea Nacional

Asamblea Nacional

Credito: Panorama Digital

Caracas, febrero 1º - La dinámica en la Asamblea Nacional (AN) cambió del cielo a la tierra. En apenas un mes, luego de su instalación para el período 2016-2020, pasa de todo en la nueva correlación de fuerzas que, por primera vez en 17 años, tiene a la oposición con mayoría en los curules.

La oposición, con 109 diputados, está en proceso de “adaptación” a su nueva condición: el primer cambio es que está obligada a asistir a todas las sesiones y dejar en el pasado sus habituales inasistencias al Hemiciclo.

En la cuarta sesión rozaron “el pasado”: la oposición no tenía a los 84 diputados necesarios para llamar a la sesión.

Ahora, es perentorio acudir a la convocatoria de la directiva. Para la última sesión ordinaria, se vio cómo la diputada Nora Bracho (UNT) llegó al Palacio Federal a bordo de una moto, entaconada y con su almuerzo en mano —un combo de comida rápida— ya que la hora pautada fue 2:00 de la tarde.

El chavismo, por su parte, siendo minoría —54 legisladores- hace tanto ruido con su presencia que no le da respiro a sus pares de la MUD.

Un aspecto a destacar es que “la bancada de la patria”, como se denominan los diputados del Psuv, no se ha dejado apabullar: siempre llegan con algo para hacer resaltar sus 54 curules.

Tras el incidente protagonizado por el presidente de del Parlamento, Henry Ramos Allup, de ordenar el retiro de las imágenes del Libertador Simón Bolívar y el expresidente Hugo Chávez del Palacio Federal, los oficialistas se presentaron en la siguiente sesión con retratos de Chávez y Bolívar, en rechazo a la medida tomada por Ramos.

Luego, sobre el curul del diputado Víctor Clark colocaron decenas de ejemplares del Libro Azul de Chávez, entregado a todos los diputados, y en el que se define la necesidad de recuperar la conexión con el subconsciente histórico del país, basado en la rebelión militar de 1992.

En este sentido Julio Chávez (Psuv), afirma que pese a la “minoría circunstancial” que tienen, se mantendrán firmes por los más de cinco millones de votos que obtuvieron el 6 de diciembre. “En situaciones adversas es donde se ponen a prueba las revoluciones, y creo que estamos saliendo bien parados”, sostiene.

Francisco Torrealba (Psuv), es uno de los que más enfrenta a sus pares opositores. Cuando sus contrarios intervienen, él les refuta sus argumentos: “¡Así como en la cuarta!”, grita. No hay debate en el que permanezca en silencio, sea desde su curul o de pie hace sentir su rechazo.

Ramos por su parte, pone orden y no se deja confundir, manda a callar a los que él llama “los saboteadores” y a sentarse en su curul al que no esté en su lugar. Si algo ha dejado claro es que, por su experiencia, a él “los griticos” no lo ponen nervioso: “Yo tengo kilometraje”, ha dicho.


Clark, secretario de la AN durante varios años en el período anterior, aunque muy joven, ha sacado provecho a su experiencia del periodo anterior.

Cuando la MUD presentó el proyecto de la Ley de Otorgamiento de Títulos de Propiedad a Beneficiarios de Misión Vivienda Venezuela, incluido como punto en el orden del día, el bloque opositor tuvo “un peloncito” que advirtió Clark: no entregaron el proyecto con la exposición de motivos y los primero artículos como correspondía, dijeron que “lo estaban presentando para luego darle su primera discusión”. ‘Torearon’ el incidente.

Por otra parte, los medios de comunicación, sin acceso al Parlamento en periodos pasados, ahora son testigos de la nueva dinámica. Más de 100 medios de comunicación, entre nacionales e internacionales, se han paseado por el Palacio Federal Legislativo desde el 5 de enero cuando se instaló la AN con 163 diputados.

Hasta la fecha no ha habido una convocatoria a la que los trabajadores de la prensa no hayan abarrotado el palco destinado en el Hemiciclo. Los parlamentarios del Psuv, como el expresidente de la AN, Diosdado Cabello, son de los que más interactúan con los medios en esta etapa inédita del Poder Legislativo.

Y, al margen de la estridencia de duros discursos, los saludos y las conversaciones entre los diputados del Psuv y de la oposición siempre han existido, pero ahora son más frecuentes y con más sentido del humor.

Los más jóvenes como Stalin González (UNT), Miguel Pizarro (PJ), conversan a menudo durante las sesiones con Héctor Rodríguez y Víctor Clark, quienes bromean entre ellos. Durante las sesiones, hay un diputado que camina sin cesar de un extremo al otro. Se trata de Julio Borges, jefe de fracción de la MUD, pocos son los momentos en los que se sienta en su curul, mientras más allá, uno de los hijos de Ramos Allup suele recorrer libremente el Hemiciclo, durante las sesiones, a veces como espectador de la plenaria, otra desde la parte alta, observando todo detalladamente.
Así transcurre, en sus primeras semanas el día a día de la nueva AN, con debates encendidos y con el cambio en la correlación de fuerzas los diputados de la oposición que se sienten a sus anchas y una fracción oficialista que parece multiplicarse en sus intervenciones.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 6591 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /actualidad/n285099.htmlC0http://NON-VE