Colectivo Pérez Alfonzo "La crisis económica pasa por la disputa de la renta petrolera en el seno de la burguesía nacional e internacional¨

Enero 17 de 2016.-El colectivo de profesionales y estudiantes Perez Alfonzo, cuyo nombre reivindica la obra del padre de la OPEP y nacionalista petrolero Pablo Perez Alfonzo, envio un comunicado publico para contribuir con el debate del desarrollo productivo y la superación del rentismo. A continuación el texto integro de este colectivo, con el cual se puede hacer contacto a través de colectivoperezalfonzo@gmail.com

En la mira política petrolera y control político de PDVSA

En perfecta coherencia con el planteamiento de comprensión de la sociedad, que señala que el determinante en última instancia es la economía, durante un poco más de un siglo, la historia de Venezuela se ha escrito con petróleo, marcando además un carácter rentista en la economía. Es en la historia petrolera venezolana donde se encuentran las causas y consecuencias de las inestabilidades políticas, los derrocamientos de gobiernos, los golpes de estados, y nuestra participación en la lucha de clases en el ámbito internacional.

El tema petrolero en Venezuela fue en primera instancia una discusión sólo del Estado y después de la 1ra Guerra Mundial, el tema gana legitimidad al vincularse con un carácter nacional. Es ahora con la política de Plena Soberanía Petrolera del Comandante Chávez que se suma el carácter popular y revolucionario. Es con la Revolución Bolivariana, cuando se marca un hito en la administración de la renta petrolera, opuesto al que históricamente se venía ejecutando el cual se enmarcaba en el entreguismo de nuestro recurso natural agotable por parte de una burguesía parasitaria al servicio del imperialismo yanqui. El ejercicio soberano sobre nuestro principal recurso, cuenta con una visión geopolítica de integración y de aprovechamiento sustentable para la construcción y desarrollo de la sociedad socialista, con instrumentos estratégicos esenciales como: un régimen fiscal nacionalista, una política de asociación con mayoría accionaria para el estado, una política de inversión social de los excedentes, entre otros. En este contexto, PDVSA entra en escena subordinada a los intereses nacionales, convirtiéndose en la operadora nacional que materializa acciones políticas, sociales y económicas concretas.

La expresión política de "ser un estado dentro del estado", implementada y practicada por la vieja PDVSA, fue sinónimo de una institución autónoma y/o independiente respecto a las directrices del gobierno de turno, por lo que su política propia convirtió a nuestra empresa en el caballo de Troya frente a los intereses de la nación, como lo fue notablemente en los tiempos de la apertura petrolera. Es de recordar que con la apertura petrolera se logró hacer de nuestra principal industria una empresa del estado ineficiente, para luego culminar con su privatización y así estar en sintonía con la globalización neoliberal.

Las prerrogativas del ejecutivo nacional permiten definir de manera directa el gobierno interno de PDVSA, por lo que bajo esta lógica de la compresión del poder, dicha institución se ha puesto al servicio de la política de Plena Soberanía Petrolera, y contando con los cuadros en los espacios necesarios, se le garantizó al Comandante Supremo lo que se requería en su momento para el desarrollo de la geoestrategia bolivariana. La conquistas del resto de los espacios internos en PDVSA o la construcción de la hegemonía revolucionaria a lo interno, sigue siendo un tema de interés. Detrás de este planteamiento está una forma de lucha que si bien no niega la construcción del poder, tampoco niega el uso del poder constituido por el estado burgués, para ponerlo al servicio del pueblo, como bien supo hacerlo el Comandante Chávez desde la primera magistratura.

No debe entonces desde la primera magistratura del ejecutivo, ceder ante las posibles presiones democratistas que surgen del oportunismo pseudorevolucionario, que pretenden trasladar al seno de PDVSA experimentos de la democracia burguesa, dándoles connotaciones progresistas, para trasladar la competencia de la toma de decisiones a espacios amorfos política e ideológicamente. Que sean los resultados del 6D el mejor espejo de estos fracasados modelos democratistas en el seno de la revolución. El control político discrecional de la industria más importante, sensible y estratégica del país, no puede ni debe cederse tan ingenua o ligeramente. Se debe estar alerta para evitar que el oportunismo pueda generar ingobernabilidad en nuestra industria, fragmentación de la clase trabajadora y desviación de la visión estratégica de la política petrolera revolucionaria del comandante supremo Hugo Chávez.

En medio de la revisión del gabinete a causa de los resultados despendidos del 6D, se debe resaltar que la política de Plena Soberanía Petrolera impulsada por Chávez, la cual ha sido la política más exitosa que se haya tenido en cuanto a captura de la renta petrolera e inversión social de la misma. Así lo demuestran las cifras y la estabilidad política-social que disfruta nuestro pueblo, a pesar de los señalamientos irresponsables de los cipayos del imperio. Al mismo tiempo se debe comprender que la crisis económica que se ha intentado construir, pasa por la disputa de la renta petrolera en el seno la burguesía nacional e internacional. En la misma revisión, se debe diferenciar de forma clara la política petrolera como tal, de los actores que circunstancialmente puedan haberle dado dirección, por lo que sea cual sea los actores responsables en cualquier momento, estos deben ser cuadros capaces de dar las orientaciones técnicas y políticas a la altura del momento histórico. A la final, El Ministerio de Petróleo y Minería y PDVSA tienen la responsabilidad y el deber de ser espacios politizados por lo que no se debe caer en esa concepción ambigua que hace de lo político y la técnico asuntos irreconciliables.

Reivindicando la orientación socialista, antiimperialista, soberana y revolucionaria de Hugo Chávez, toda construcción de Plan Estratégico de PDVSA debe apuntar al avance del socialismo, en medio de la disputa por el control y administración de la renta está presente. Debemos estar atentos entonces, de no abrir las puertas al oportunismo pro-imperialista, para desde PDVSA ir socavando las bases de la política petrolera más exitosa y soberana que ha conocido nuestra historia petrolera, en tal sentido tener cuidado con las extrapolaciones indebidas de "democracias" para calificarlas como actos revolucionarios, por lo que hay que aclarar que la democracia revolucionaria es entre las y los revolucionarios.

Colectivo Pérez Alfonzo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4592 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0'' /actualidad/n284302.htmlC0US