Hace 196 años el Congreso de Angostura proclamó a Simón Bolívar como Libertador

Caracas, enero 6 - Tal día como hoy, hace 196 años, el Congreso de Angostura le ratificó a Simón Bolívar el título de Libertador, reafirmando el nombramiento que en 1813 ya le había sido otorgado por el entonces Gobernador de Caracas, Cristóbal Mendoza, con el apoyo del pueblo y la Municipalidad.

"El general Bolívar queda condecorado con el título de Libertador que usará en todos los despachos y actas del gobierno, anteponiéndolo al de Presidente, y lo conservará como una propiedad de gloria en cualquier otro destino y en el retiro mismo de los negocios públicos", refiere parte del decreto emanado por el mencionado Congreso, que define al prócer de la independencia americana como "Libertador de Colombia, Padre de la Patria, Terror del Despotismo".

El Congreso de Angostura inició sesiones el 15 de febrero de 1819 y culminó sus funciones 20 de enero de 1820. Durante el acto de instalación de esta máxima instancia legislativa, Bolívar pronunció el que está considerado como uno de sus más célebres discursos, en el que reitera la necesidad de perpetuar una nación republicana, fundamentada en la soberanía popular.

El 6 de enero de 1820 el Congreso de Angostura le confirió al ilustre caraqueño el título “que debía usar en todos los despachos y actas de gobierno, anteponiéndolo al de Presidente y habría de conservarlo como una propiedad de gloria en cualquier otro destino”.


Acta y Discurso

Las primeras sesiones del Congreso de Angostura iniciaron el 15 de febrero de 1819 y culminaron el 20 de enero de 1820.

En el acto de instalación de esta máxima instancia legislativa, Bolívar ofrece uno de sus más célebres discursos, del que se extraen los siguientes extractos:

“El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política. Por las leyes que dictó el primer congreso tenemos derecho de esperar que la dicha sea el dote de Venezuela; y por las vuestras, debemos lisonjearnos que la seguridad y la estabilidad eternizarán esta dicha. –A vosotros toca resolver el problema–. ¿Cómo después de haber roto todas las trabas de nuestra antigua opresión podemos hacer la obra maravillosa de evitar que los restos de nuestros duros hierros no se cambien en armas liberticidas? Las reliquias de la dominación española permanecerán largo tiempo antes que lleguemos a anonadarlas: el contagio del despotismo ha impregnado nuestra atmósfera, y ni el fuego de la guerra ni el específico de nuestras saludables leyes han purificado el aire que respiramos. Nuestras manos ya están libres, todavía nuestros corazones padecen de las dolencias de la servidumbre. El hombre, al perder la libertad, decía Homero, pierde la mitad de su espíritu”.

“ El gobierno republicano ha sido, es y debe ser el de Venezuela; sus bases deben ser la soberanía del pueblo, la división de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y de los privilegios. Dignaos, legisladores, acoger con indulgencia la profesión de mi conciencia política, los últimos votos de mi corazón y los ruegos fervorosos que a nombre del pueblo me atrevo a dirigiros. Dignaos conceder a Venezuela un gobierno eminentemente popular,eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad”.

El 6 de enero de 1820, el Congreso de Angostura le confirió al ilustre caraqueño el título de “Libertador de Colombia, Padre de la Patria, Terror del Despotismo”. Se transcribe a continuación el texto publicado en el Correo del Orinoco del 15 de enero de ese mismo año:


CORREO DEL ORINOCO, N° 49, 15 DE ENERO DE 1820.

Exmo. Señor Libertador Presidente de Colombia.

Exmo. Señor:

El Soberano Congreso ha determinado que en testimonio de la alta consideración que le merece V. E. por sus virtudes cívicas, aun más que por sus hechos inmortales, sea su Presidente mismo quien comunique a V. E. el siguiente decreto:

“El Soberano Congreso deseando dar al Jefe y al ejército libertador de Cundinamarca un testimonio del reconocimiento nacional ha venido en decretar y decreta lo siguiente:

Art. 1°-El general Bolívar queda condecorado con el titulo de Libertador, de que usará en todos los despachos y actas del gobierno, anteponiéndolo al de Presidente, y lo conservará como una propiedad de gloria en cualquier otro destino y en el retiro mismo de los negocios públicos.

Art. 2°-Su retrato será colocado bajo el solio del Congreso con esta inscripción en letras de oro: “Bolívar Libertador de Colombia, Padre de la Patria, Terror del Despotismo” y más abajo en pequeños caracteres: “Decreto del Congreso de Angostura a 6 de enero de 1820″.

Art. 3°-No solamente los vencedores de Boyacá, sino todos los individuos del ejército que emprendió esta campaña memorable, incluyendo los que perdió en el paso de los Andes, los patriotas que se le reunieron, y las personas que se han distinguido extraordinariamente en favorecerlo, sean hombres o mujeres quedan declarados y serán reconocidos por Libertadores de Cundinamarca. Sus nombres se inscribirán con la separación y clasificación correspondiente en la columna del triunfo de Boyacá decretada por la Asamblea de Bogotá.

Art. 4°-Los Libertadores de Cundinamarca llevarán la decoración de una medalla en que esté grabado y esmaltado de rojo su nombre, y debajo estas palabras: “Cundinamarca libertada, 1819″. Esta medalla orlada de una corona de laurel, esmaltada de verde, será de oro guarnecida de esmeraldas para los generales, de oro sin guarnición para los oficiales y ciudadanos empleados, y de plata para los soldados y ciudadanos sin destino público. Los militares la llevarán pendiente de una cinta roja en el segundo ojal de la casaca, y los ciudadanos de una cinta azul celeste.

Art. 5°-Las viudas de los militares muertos en la campaña llevarán pendiente del cuello la decoración correspondiente a sus maridos, como partícipes de sus trabajos y de su patriotismo.

Art. 6°-Los nombres de los Libertadores de Cundinamarca se proclamarán por bando con música militar y salva de artillería en las capitales de departamento y plazas fuertes, y en las demás ciudades con la posible solemnidad en todas las fiestas del aniversario del Establecimiento de la República, quedando desde ahora inscritos en los libros municipales y en todos los registros públicos. Tendrálo entendido el Supremo Poder Ejecutivo, y dispondrá lo necesario a su cumplimiento.

Dado en el Palacio del Soberano Congreso, capital de Guayana, a 6 de enero de 1820.-10°”.

Lo traslado a V. E. sin embargo de haberse comunicado oficialmente por su vía correspondiente, a nombre y por acuerdo del Congreso. para su satisfacción personal.

Dios guarde a V. E. muchos años. Palacio del Soberano Congreso el mismo día.

Exmo. Señor.

El Presidente del Congreso, Francisco Antonio Zea.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4522 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /actualidad/n283671.htmlC0http://NON-VEca = .